Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.


Deja un comentario

La violencia como estrategia: 01

Introducción

Photo by Joséluis Vázquez Domènech

Photo by Joséluis Vázquez Domènech

En un primer momento me parecía juicioso observar e incluso delimitar las diversas opciones de la violencia, pero dada la urgente necesidad de toparme con el terreno que pisamos he resuelto concretar con la más dura de las circunstancias, esto es, con las diversas expresiones de los Estados en su relación con la violencia. Y todo porque a día de hoy hay una excesiva participación de sus agentes en la transmisión de conflictos liderados por ellos mismos.

Comúnmente se reconoce desde la Sociología la solvencia del ejercicio del poder considerando que quien lo ejerce tiene el derecho de uso de la intimidación y la amenaza. Un uso no regulado explícitamente en toda su extensión, pero que casi siempre se realiza desde las diferentes jurisdicciones estatales. Los cuerpos militares o policiales no son solo presencia para promover el orden, también lo son para defender las tropelías de quienes los dirigen, y ese es el comienzo de todo capítulo para explicar la debacle, la sinrazón asentada en el ejercicio del terror.

  • Hablaré así del corto trayecto que hay que recorrer, dada su propia negación y su estrepitoso fracaso, para sacar a la luz ese ejercicio de violencia legitimada, pero injusta, cruel y despótica.
  • Y expondré del mismo modo la necesidad de desestimar las conjeturas insidiosas o aquellas que defienden las injusticias, puesto que estamos en la obligación de alejarnos de las teorías sociales y políticas que no terminan de concretarse en nuestras vidas. Es decir, hay que dar paso a la realidad, y no seguir dando cobertura al principio de ningún mandato que no proceda del pueblo si estamos hablando de democracia, o no alabar la existencia de Constituciones si son inoperantes en gran medida.
  • La controversia mayor con la que nos enfrentamos es saber cómo destapar al propio Estado, mostrar que su poder de coacción es casi siempre ilegítima, y poner en evidencia que más allá del reino de la razón lo que impera es el gobierno de la fuerza.

Ni que decir tiene que quien sale enormemente debilitada de esta conjetura es, además del propio Estado, la Democracia. Pero ello a estas alturas de la vida no nos convierte en pesimistas ilustradores de la historia, sino en reconocedores de una nueva desventura. El Estado moderno está concebido como una verdadera maquinaria, cuyo objetivo único es tener la capacidad para reparar cada cierto tiempo las fisuras de su aparato represor e ideológico. Y dado que es imposible su efectividad sin alguien que lo dirija, queda expuesto abiertamente que quien lo hace no solo es enemigo del pueblo, sino también aniquilador de su esperanza.

En la ecuación Estado, Violencia y Democracia, todo apunta a pensar que despejada la segunda incógnita se resuelve mejor el problema, pero me dispongo a dibujar otra parábola, porque sin el modelo actual del Estado habría mucha menos violencia, y ello determina que es hacia éste donde hay que redirigir la mirada.

  • Los tres poderes supuestamente independientes son anhelo de una libertad enclaustrada. Sus ilusiones no duran más allá de toda puesta en escena, y si no les acompaña una igual repercusión en toda la ciudadanía, se desintegran…

Se puede ser libre, pero no en el mercado sino en la vida, y se debe ser igual en las verdaderas condiciones de partida. Para eso está el Estado y ese debería ser el papel de la Democracia, pero se inventaron sin complejos nuevos tipos de violencia…

  • Y frente a ellos, de cara al futuro, solo cabe la salida, y reformular nuestras condiciones de vida. ¿Puede, más allá del Estado, darse un nuevo paradigma?


Deja un comentario

¿Cómo funciona el poder?

Guerra externa en el PSOE

Deberíamos sonreír, asistiendo como estamos a la maravillosa debacle del Partido Socialista. Ya hemos escrito mucho sobre ellos, pero nos queda lo mejor, la retransmisión en directo de su degradada implicación en el funcionamiento de las élites.

Felipe González ha sacado las tanquetas, y como ocurre cada vez que hay un “golpe de estado”, sus admiradores llaman a filas, mientras el resto asiste con miedo al más que posible hundimiento de su embarcación.

La fortaleza andaluza ha hecho llegar su llamada hasta a los reservistas jubilados, y entrará en Madrid como solo lo hacen los grandes caudillos, armados de todo su orgullo y prepotencia.

Pero que ésto no os lleve, por favor, a pensar que Pedro Sánchez sea un bendito. Todos sus movimientos pidiendo la voz de los militantes se han producido para guardar sus espaldas en el cargo, no para liderar un proceso socialista y obrero. 

En este partido no hay entre sus líderes y valedores quien pretenda dirigirlo hacia latitudes que busquen la justicia social y la paz.

Así que lo que estamos presenciando es el movimiento más convulso de los cimientos del poder, y no lucha ideológica alguna para esperanza de los más ingenuos.

Y muy nerviosos estarán miles de afiliados con cargo, empleo relacionado o posibilidad de acceso a él, porque han de posicionarse sí o sí, midiendo sus porcentajes de éxito porque de ello dependerá la tajada que puedan llevarse o… no.

EllY Strik Picture

EllY Strik Picture

Si yo fuera militante de base socialista, iría raudo y veloz a poner barricadas toda la semana a la N-IV, porque por allí ha de pasar el grueso del ejército, y la garantía perpetua de los valedores de la supremacía y la autoridad.

P.D.: A Felipe González solo le falta encadenarse al Palacio de la Bolsa de Madrid y desde allí arengar a sus amigos para impedir el triunfo de la democracia.

 


Deja un comentario

La violencia como estrategia

Coleccionable

Photo by Joséluis Vázquez Domènech

Photo by Joséluis Vázquez Domènech

Septiembre viene siempre cargado de fascículos, de filósofos que nunca mueren, de aventuras filemonas, de coseres y cantares, de idiomas imperialistas, de minerales de pego, y de soldaditos con sus armas. Muchas armas, que son muy importantes.  

Para contrarrestar tamaño acontecimiento he decidido subirme al tren y ofreceros, desde el primer recortable hasta el último, y de forma gratuita, un maravilloso coleccionable sobre Papá Estado y su excesiva querencia hacia la violencia. Ya sabéis, para leer con tiento y sin prisas. Todos los viernes, hasta agotar mi existencia!

“La literatura, la ciencia y el arte deben ser servidos por voluntarios. Solo con esa condición conseguirán liberarse del yugo del Estado, del capital y de la mediocridad burguesa que los ahoga.”

Piotr Kropotkin


Deja un comentario

Elecciones País Vasco

Primer análisis fundamental

Desde un aspecto sociopolítico, hay una cuestión que, indudablemente, debemos poner sobre la mesa (entre otras cosas porque no lo van a hacer los demás, no al menos del mismo modo).

Estamos ante la constatación de un proceso selectivo en el que la ciudadanía vasca considera innecesaria la presencia de los partidos estatales como representantes de sus deseos. Este hecho forma parte de un largo proceso que habita en el imaginario colectivo, como respuesta a las políticas y discursos beligerantes que hemos sufrido en el País Vasco desde Madrid con excesiva asiduidad, tanto por parte de los populares como por parte de los socialistas. Recordemos, por ejemplo, el año que Julio Medem presentó el documental La Pelota Vasca (La piel contra la piedra), un año de ataques constantes y de vejaciones continuadas, a la que prosiguieron otros acontecimientos que culminaron en 2009 con la lehendakaritza en manos de Patxi López de un modo un tanto rastrero e ilegítimo.

El desplome del PSOE viene además respaldado por una abierta indisposición social hacia un partido que está completamente secuestrado por las élites y el poder (representados por los que han dado en llamar Barones), y que se refleja muy bien en la figura de un Felipe González arrogante y dispuesto a hacer saltar por los aires los deseos de una amplia base social del propio partido, cada vez más lejos de sus verdaderos dirigentes. Y si sumamos a ello las políticas liberales y su alineación con Bruselas y los designios de la OTAN, queda un poso difícil de olvidar.

No hay que dar muchas explicaciones sobre la “intachable” trayectoria del PP hacia una continuada confrontación que, incluso, pudo maquillar Arantza Quiroga, pero que ya se encargó la cúpula de apartarla del camino.

Por tanto, podemos determinar sin grandes vacilaciones, que ambos partidos son hoy un lastre para la mayor parte de la ciudadanía vasca, y como tal las dos formaciones están recibiendo un “maltrato” acorde con sus propios movimientos. Tardarán unos años en volver a conseguir verdadero protagonismo.

Lógicamente, la aparición de Podemos ha favorecido que miles de electores escaparan de un partido que hace mucho tiempo dejó de tener relación alguna con las políticas de izquierdas. Pero curiosamente, y al mismo tiempo, ese mismo partido ha mitigado la debacle socialista, al no terminar de consolidar el espíritu de la verdadera construcción de un movimiento que exigía una mayor implicación social, y así minimizar el ánimo combativo de un gran colectivo que se ha quedado en casa viéndolas pasar.

Así es, la Historia reciente, pasa factura. Y el país de la lluvia se desprende de la mochila, para caminar más ligero y subir a la montaña sin la España rancia y obsoleta, amiga de la polémica y las más estúpidas de las bravuconadas.

A volar se ha dicho! Bye bye…

P.D.: os dejo un tweet de un socialista; responsable de comunicación del anterior Gobierno de Patxi López (ahí es nada)

Socialistas, os voy a ser franco: estoy hasta los cojones de todos nosotros. No sé si coger el tren en Atocha y no bajarme hasta París.

Photo by Joséluis Vázquez Domènech

Photo by Joséluis Vázquez Domènech


1 comentario

Breves

Así funciona el mundo

Los policías estadounidenses tienen dos problemas. Ser policía, ya es uno. El otro, parece encontrarse en algún despacho donde se toman decisiones nada alentadoras. Por aquellos lares matar puede hasta convertirse en una costumbre. Y matar a un negro, en un acto celebrado bajo la más estricta de las anécdotas estadísticas. En el último año, 123 eran afroamericanas. La última víctima ha sido un niño de 13 años. Todos los informativos se olvidaron de dar eco a esta noticia, y nos inundaron contándonos historias sobre lo malo que es el presidente de Siria. Las dos noticias son las dos caras de una misma moneda: Estados Unidos echa la moneda al aire, y caiga como caiga, alguien muere. El niño ya no existe, y a los niños sirios que aún viven les queda lo peor. Todo indica que les están apuntando desde Turquía y Arabia Saudí. Israel acaba de comprar un arsenal capaz de destruir un sueño en un segundo. El niño se llamaba Tyree King, y el periódico que acabas de comprar lo financia el Banco Santander. Están preocupados por saber quién será el próximo presidente que les de mayor estabilidad. Le gustaba jugar al baloncesto, y no le dieron tiempo ni para ponerse las botas…, antes de morir.

Google Images

Google Images

https://www.washingtonpost.com/news/post-nation/wp/2016/09/15/columbus-police-fatally-shoot-tyree-king-13-year-old-with-a-bb-gun/?utm_term=.db5ed10a445a

 

 


1 comentario

El Azar

La Ignorancia Crea

Photo by Joséluis Vázquez Domènech

Photo by Joséluis Vázquez Domènech

El azar se estremece cada vez que el hombre incinera su vida cotidiana, con sus horas de trabajo eclipsadas sin remedio
Exige salir a flote en intervalos intempestivos, como en los lapsos que solo saben amarrar los forasteros
Apenas hay distancia entre su despunte y los sueños más confusos y, tal vez por ello, desborda hasta los límites que nos escoltan
No podemos detallar su presencia porque dejaría de ser para convertirse en duda…
Aun así nos sostiene más que la razón pragmática de cualquier amor  que perdura, porque imprime en su textura la emoción más fracturada y repentina 
Cada vez que viene atropella, y todos los suspiros dejan de bostezar parea convertirse en vida.
Si alguien sabe de sexo es el azar, porque es el único momento que vuela.