Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.

Nos aproximamos hacia el amor

Deja un comentario

Desatando nudos. Nos aproximamos hacia el amor

La sociedad occidental idealiza el enamoramiento y lo presenta como un objetivo a perseguir, convirtiéndolo en la clave para alcanzar la felicidad y huir de la vida cotidiana. Y miles de creyentes, fieles a dichos principios, orientan sus acciones en dicho sentido, con enormes expectativas para ser célebres protagonistas de su propia biografía.

Con el enamoramiento comienza el “renacimiento”, hay una nueva forma de observar el mundo, un margen de esperanza en el intrincado laberinto de las pasiones y de los deseos.

“Yo, atendiendo únicamente a la llamada de mis sentimientos, abrazo la posibilidad de un amanecer irrepetible, que abrirá sus ojos para presenciar la escena de la dicha de quienes aman. Antes de que el último rayo desaparezca, compartiré mis sueños contigo. Así es mi deseo. Y no he de rechazar esta brillante idea, que se apodera de mí, y la hago mía, antes de que mi mirada se pierda en la densidad del horizonte”.

Quien se dice sentir bajo los efectos de dicho proceso repite estas palabras, y con ellas comienza a creer que ante su mirada se abren las puertas que dan acceso a la posibilidad de amar, porque ya está bebiendo sus jugos, antes incluso de que haya sido capaz de dirigirse hacia su fruto ansiado, antes, incluso, de haber experimentado.

Y sin planteamiento previo, lejos de cualquier argumentación racional, un gran número de personas en todos los rincones del mundo, va descubriendo la existencia del amor…

¿Hasta que punto somos capaces de mitificar esta sucesión de hechos?. ¿Hasta que punto nos dejamos arrebatar por una experiencia supuestamente superior a nuestras fuerzas?.

Magritte, "Les amants"

Magritte, “Les amants”

La respuesta la encontramos en la misma esencia que otorga gran pujanza a este sentimiento. Una influencia que se sostiene en una absoluta fidelidad que forma parte de la creencia.

Pero la constancia se debilita. A nuestro alrededor el escepticismo parece tener con el tiempo una mayor presencia de adeptos. Parece ser que se va generando en nuestro entorno cierta actitud de recelo, un convencimiento de que existe otra realidad que poco o nada tiene que ver con los mitos que hasta ahora han estado presentes en tantos hogares.

Podríamos decir que, en realidad, las vivencias que transcurren en el día a día no coinciden con la puesta en escena que se había venido estableciendo desde hace mucho tiempo.

El cambio nos sorprende cuando intentamos perfilar el ritmo cansino que lleva el universo de los sentimientos. Y la historia nos delata que la construcción amorosa no ha sido una y única, sino que dependiendo del momento histórico nos encontramos con sucesivas transformaciones que facilitan que cada cultura tenga su propia identidad.

Al margen de que sean las propias experiencias personales las que van posibilitando que haya infinidad de concepciones respecto a esta emoción, ello no impide que podamos ir diseñando un marco en el que se puedan observar otras articulaciones en las relaciones sociales. Es decir, nuevas formas de vivir el amor y la sexualidad.

@socioamores

Anuncios

Deja constancia de tu paso, porque así sabré que has venido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s