Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.

Todo va muy bien en Siria

Deja un comentario

Todo va muy bien en Siria

Nuestra mirada se pierde cada día con la noticia de una nueva “masacre civil” en territorio sirio, mientras la “diplomacia internacional” sigue perforando con sus garras el objetivo final, que es destronar a una clase dirigente en Oriente Medio, para sustituirla por otra.

Como ya mencionamos en una anterior intervención, no se trata de ninguna revuelta popular incendiaria contra el régimen de Bashar Al-Assad, sino de una medida contribución de los estados hegemónicos para minar la influencia chií entre los países árabes, e ir cercando a Irán, consiguiendo de ese modo un nuevo modelo administrativo y de poder en la zona, en la que la franja política que va desde Teherán hasta Líbano cruzando por Siria, pasaría a buen recaudo.

Resulta curioso que a estas alturas de la Historia, todavía se siga dando crédito a supuestas revoluciones o plataformas reivindicativas como las que nos están intentando mostrar del modo más efectivo; a través de un bombardeo informativo donde ni se cuenta la verdad, ni se nos advertirá sobre las estrategias perfectamente diseñadas.

LA IMAGEN DE LA GUERRA

¿Cómo es posible que aún sigamos creyendo en guerras planificadas que siempre se nos están justificando como “intervenciones responsables para proteger a los civiles”? Mi sorpresa va en aumento cada vez que todos exclaman el horror de las matanzas y nadie se detiene a pensar que justo esas matanzas son parte de una guerra que ya ha comenzado cuando el Ejército Libre Sirio (cuyo nombre ya es un insulto a nuestra inteligencia), ha sido creado, armado y diseñado exclusivamente para gestionar los acontecimientos tal y como están sucediendo. Este ejército es suní, es decir, enemigo público número uno de Siria e Irán. Y no surge de la reunión de 10000 indignados que se juntaban en la plaza de Damasco a tomar un te!. Es un ejército construido (al igual que se hizo en Libia) y financiado en este caso por Arabia Saudí y Qatar, y respaldado por Estados Unidos, la OTAN y Turquía, precisamente para que haya revueltas, mueran civiles, y de ese modo procurarnos la gran noticia de que han de ir a protegerlos por medio de una intervención.

Ahora nos queda escuchar la ingente labor de diplomacia que harán unos y otros para tratar de frenar el curso de los acontecimientos, cuando en realidad todo ya está diseñado, para al cabo de un tiempo decirnos que la situación es caótica y que el “militarismo” de Siria será una obligación.

Ese caos, no lo ha generado el presidente sirio, del mismo modo que no lo generó Gadafi antes del bombardeo de Trípoli. Ese caos, como la mayoría de los caos que ocurren en el mundo, son antecedentes creados para conseguir unos objetivos definidos exhaustivamente por los servicios de inteligencia correspondientes. Ello no significa que los presidentes sirio y libio sean personajes dignos de tener en consideración. Muy al contrario. Pero lo que sí significa es que el mundo tiembla cuando una serie de poderes así lo estiman oportuno.

El parlamento de Ankara ya discute la necesidad de establecer “corredores de ayuda humanitaria”, que junto con fuerzas especiales británicas y qataríes se instalan en Homs. ¿A alguien le suena que esta ciudad haya sido bombardeada por el presidente sirio? ¿Alguien se puede creer que el presidente sirio bombardee esa ciudad para matar a 20 niños?

Los acontecimientos que se van sucediendo están respondiendo perfectamente a los intereses manifiestos. Socavar el apoyo iraní y sirio que profesan muchos árabes, instaurar un nuevo régimen suní, y desequilibrar el posicionamiento de fuerzas en la región.

La guerra ya ha comenzado. La “intervención” de nuestros medios de comunicación neutrales e independientes se realizará cuando una serie de factores converjan para que todos nos creamos a pies juntillas que sí, que nuevamente los tanques han de invadir un país para detener la represión de civiles. Y, en la antecámara, Obama discutiendo con sus asesores de imagen la posibilidad de dejar el protagonismo a Turquía y la OTAN, para que su reputación no se deteriore de cara a las próximas elecciones.

Así es este mundo. Así de terrorífico y denigrante. Las cosas van muy bien en Siria. Porque tal y como estaba previsto, el sonido de las balas adormece la sensibilidad de nuestras neuronas.

No puedo dictaminar cómo puede terminar este conflicto. Pero todo apunta a que si fuera habitante sirio o iraní, o bien abandono mi hogar, o me apunto a las milicias anti-imperialistas; milicias que serán tachadas y representadas como ese ejército de fieles al dictador; pobres ciudadanos engañados por el régimen corrupto.

Occidente no está engañado, no. Además, está sedado, que es peor.

P.D.: El niño de la imagen, murió.

Anuncios

Deja constancia de tu paso, porque así sabré que has venido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s