Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.

Amigos y aliados

Deja un comentario

De amigos y aliados

La amistad en el juego de la estrategia internacional, poco tiene que ver con el valor que le asignamos a esta expresión en el entramado de las relaciones sociales. En el plano político, y para ayudarnos a clarificar en que consiste dicha relación, basta una negociación para que dos, dejen de ser amigos, y se conviertan en aliados.

Aliados

Photo by Joséluis V. Doménech

Quizás ese término sea ya por principio el generador de unas consecuencias devastadoras, en las que el enemigo se verá obligado a sufrir los efectos perfectamene planificados en toda una serie de pactos acordados para tal fin.

Es posiblemente, de entre los términos más amables, el que esconde en sus entrañas el principio más beligerante. Cada vez que los paises aliados entran en acción, queda la puerta abierta para una nueva guerra.

Hace tiempo que aprendí que en la mayoría de las guerras no se disparaba con armas de fuego real. En la mayoría de las reuniones, los amigos aliados disparan con sus medios de comunicación, minando insistentemente nuestro acceso a la información y, sobre todo, “suplicando” nuestra adhesión.

Los medios utilizados pueden ir desde la perversión más absoluta, hasta la confiscación de nuestra paciencia. Y siempre, respaldando su comportamiento en una necesidad imperiosa de defendernos de los ataques constantes de los supuestos enemigos.

Si queremos aprender a diferenciar dentro de la ética periodística en qué bando se sitúa cada informador, no hay más que aprender a leer los dardos envenenados que dibujan con sus palabras. Al igual que no existen misiones militares sin guerras, los aliados no tienen Editoriales sin francotiradores.

El supuesto cuarto poder, sometido a innumerables análisis sociológicos desde hace décadas, es una hipótesis ya caduca. Ese poder, emana del mismo que sustenta el primero, y no hay estrategia económica o política sin el arduo trabajo de muchos periodistas. No hay ninguna invasión, sin que antes nos la hayan vendido… (su ayuda humanitaria)

El precio, es incalculable. No el precio que le cuesta al poder hacerse con sus medios (que ya lo es), sino el precio de nuestra sumisión y nuestra aceptación del juego.

Cada día, despertamos con la misma noticia. Este hecho, ya esperpéntico de por si, dice mucho del estado saludable de las alianzas, y del estado deplorable de los medios. La misma noticia…, significa, que de las millones de noticias que pudiera haber para informarnos, una, es la misma en todas las portadas. Una parodia, concatenada tras otra, para prolongar su interminable batalla.

A los ojos de la mayoría, los ataques perpetrados en Boston son una noticia tremendamente dolorosa, un atentado inmisericorde, un hecho inconcebible, y uno de los acontecimientos que más le han impactado en los últimos días.

Para los mismos ojos, los miles de inmigrantes ahogados en el estrecho y en todos los mares del mundo, no suponen atentado alguno. Disecados por la pobreza, aislados por los imperios, fatigados ya en la juventud de sus vidas, amordazados al presente deshabitado, y esclavizados en sus propias tierras…, a esos mismos ojos, el sufrimiento y la muerte de estos inmigrantes, no es noticia.

Porque las noticias nos las regalan los burgueses, no los recolectores de hoja de coca de los campos colombianos. Nos las traen nuestras televisiones, no las mujeres que marchan a por agua caminando por los desiertos. Porque las noticias, son solo eso, los anuncios de Occidente, y el olvido del mundo.

Mis reticencias hacia el periodismo en general no son fruto de la indignación, ni tan siquiera de rabia alguna. Están, sin lugar a dudas, causadas por mi adhesión al Periodismo.

Pero hay que reconocer que lo más triste no es el periodismo, sino los lectores que con él, avanzan por el mismo camino.

Por todo ello, y por alguna razón más, plantéatelo; si tienes un amigo periodista…, es más que probable, que sea tu aliado.

Anuncios

Deja constancia de tu paso, porque así sabré que has venido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s