Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.

El Enamoramiento y la Ilusión

1 comentario

MiCita con las Palabras.

El enamoramiento esconde una situación especial de riesgo, capaz de hacer creer al hombre que es bueno por naturaleza

Photo by Joséluis V. Doménech

Photo by Joséluis V. Doménech

Anuncios

Un pensamiento en “El Enamoramiento y la Ilusión

  1. ¿Y si fuera exactamente al revés? Alguien enamorado solo ve dos ombligos, confía ciegamente en su próxima y exclusiva dosis de placer, y su percepción del mundo se focaliza en un trocito tan pequeño de realidad que el resto de la humanidad (y lo que a ella le suceda) le importa un pimiento. ¿Qué concepto de bondad natural puede vendernos alguien en ese estado cicatero?

    Nunca aprecié a los enamorados; me gustan los que aman.

    Me gusta

Deja constancia de tu paso, porque así sabré que has venido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s