Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.

El sueño de mis palabras

Deja un comentario

Pemario Disidente.

(de aquellos sueños, estos lodos)

 

He escrito algunos poemas.

La mayoría permanecen escondidos, y los pocos que quedan, olvidados

Los que afloran lo hacen porque les importa bien poco su vida

Y entre dentelladas no riman ni con el hueco de la escalera

Prefiero arrojar todas las piedras sobre mi tejado,

antes que permitir que un verso persista en esperanza alguna

Si he de creer que algo queda

no tengo más que matar hasta salvar mi última palabra.

 

Siempre están abiertas las urnas para depositar en ellas el reflujo de un soneto burgués

o la alitosis de un romance viajero

Para escribir hoy día hay que abrirse las venas,

y denunciar hasta la falacia de esa propia seducción que yerra

Un graznido me recuerda que ni un sueño posterga tanta miseria

 

Este mundo no necesita poemas,

sino envenenar todas las letras

y cubrirlas con tiento y un poco de levadura

Photo by Joséluis Vázquez Doménech

Photo by Joséluis Vázquez Doménech

 

 

 

Anuncios

Deja constancia de tu paso, porque así sabré que has venido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s