Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.

Mafalda

1 comentario

Imagino que dentro de la niña que llevamos dentro, somos legión quienes la recordamos con afecto. Y ahí está, sentada en un banco de Oviedo, ajena al ruido del mundo, pensando qué “atrasado está el progreso”, e interrogándose todavía “¿por qué esa vida que uno se gana tiene que desperdiciarla en trabajar para ganarse la vida?”.

Que disfrutéis de vuestros días…

Photo by Joséluis Vázquez Doménech

Photo by Joséluis Vázquez Doménech

 

Un pensamiento en “Mafalda

  1. Ayer justamente estuve pensando en Mafalda, lo mucho que me enseñó, lo mucho que me acompañó, y como me hubiese deseado tener una hija que se le pareciese. Nadie nos quitará la Mafalda que llevamos dentro, esto seguro.

    Me gusta

Deja constancia de tu paso, porque así sabré que has venido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s