Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.


Deja un comentario

Kauas pilvet karkaavat

¿No sabes qué hacer este fin de semana? Te invito al cine

Nubes Pasajeras

Perseverar en el intento de seguir en el camino es probablemente el eje sobre el cual giran las vidas de las personas. Las cosas así, muchos son los directores que pretenden mostrarnos cómo es ese tránsito, y muy pocos los que consiguen aproximarnos a él de una forma fideligna, desnuda. Probablemente uno de los mejores realizadores del momento, Kaurismäki puede vestirnos en medio del silencio, rociarnos con la excentricidad más envolvente, y abrazarnos incluso dibujando nubes en el horizonte. Odia a Hollywood, a Bush y dar una entrevista sin tener una botella en una mano y un cigarrillo en la otra. Todo indica que es incapaz de rodar una escena sin estar borracho o de resaca, pero desde sus grietas renace la tristeza hecha hombre. Su cine nos mantiene erguidos. Gracias!

Google Images

Google Images

Puedes comprar la película por dos euros
https://www.filmin.es/pelicula/nubes-pasajeras
Título original, Kauas pilvet karkaavat (Drifting Clouds)
Año, 1996
Duración, 96 min.
País,  Finlandia
Director, Aki Kaurismäki
Guión, Aki Kaurismäki
Música, Shelley Fisher
Fotografía, Timo Salminen
Reparto, Matti Onnismaa, Kari Väänänen, Elina Salo, Kati Outinen, Markku Peltola, Markus Allan, Sakari Kousmanen
Productora, Coproducción Finlandia / Francia / Alemania
Género, Drama | Trabajo/empleo. Melodrama. Comedia dramática
Sinopsis
Historia de un matrimonio (Ilona y Lauri) cuya relación y dignidad son puestas a prueba por los duros golpes de la vida. La pareja no suele correr riesgos y vive en un modesto apartamento de alquiler. Pero Ilona (Kati Outinen) pierde su empleo como camarera en el restaurante Dubrovnik, en Helsinki. Por si esto fuera poco, acaba enterándose de que Lauri (Kari Väänänen) ya hace un mes que ha sido despedido de su trabajo como conductor de tranvía.
Premios

1996: Festival de Cannes: Nominada a la Palma de Oro (mejor película)

1996: Festival Internacional de Sao Paulo: Premio de la Audiencia

1996: Premios Jussi: Mejor película, mejor director, mejor guión, mejor actriz, mejor actriz de reparto

Anuncios


Deja un comentario

Love Life

ContraCorriente (buscando nuevas miradas).

La campaña ‘LoveLife, No Regrets’ está promovida por la Oficina Federal de Salud Pública de Suiza. Ya sabemos que en todo anuncio va implícito un mensaje, y así podremos observar  la distancia que separa a las instituciones españolas (por ejemplo) de las helvéticas. Pero hay un hecho que otorga a esta campaña un valor añadido, y es su clara apuesta por la vivencia del placer, para disfrutar la vida y alejarse de toda sensación de miedo o culpabilidad. Amar la vida es también vivir la sexualidad.
Disfruta!


Deja un comentario

De anuncios

Iberdrola dixit

“Soy Alberto y como yo hay 650.000 personas que cobramos los dividendos de Iberdrola. Con este dinero disfruto del verano con mi familia. Iberdrola eres tú”.

“Soy Ricardo y como yo hay 650.000 personas que cobramos los dividendos de Iberdrola. A mí este dinero me permite renovar mi carnet de socio en el club de mis amores. Iberdrola eres tú”.

“Soy Marta y como yo hay 650.000 personas que cobramos los dividendos de Iberdrola. Con este dinero completo mi pensión y vivo más tranquila. Iberdrola, eres tú”.

“Soy María y como yo hay 650.000 personas que cobramos los dividendos de Iberdrola. Con este dinero mi hijo puede mejorar su inglés. Iberdrola eres tú”.

No sabía si guardar este post en mi sección de Amor, Literatura, Poesía o Cuentos. Hace un mes o así que leí uno de estos anuncios en prensa, y lo retuve en mi memoria. Sabedores de la estrecha amistad que nos une a la mayoría de ciudadanos con dicha empresa, vuelcan todo su arsenal armamentístico haciéndonos ver que su viabilidad reposa en miles de personas de toda clase social que depositan su confianza en ellos, beneficiándose además de un extra que les ayudará a mejorar su calidad de vida.

Por un lado hay un menosprecio absoluto hacia sus propios accionistas, dado que la carga negativa de la imagen que proyectan la extienden con toda perspicacia hacia otras 650.000 personas que como tú, pueden perfectamente contribuir a su política de liquidación y derribo. Y, por otro, se pretende disfrazar el expolio asignándose valores propios de sentimientos “cautivadores”, como lo son veranear en familia, acudir a la Catedral todos los domingos, mejorar la escasa pensión de una viuda, y ayudar de cara al futuro a una consternada madre que desea que su maravilloso niño aprenda inglés.

Las grandes empresas lo son porque tienen todos estos medios para seguir bailando al compás de su música, y porque pueden permitirse el lujo de reirse de nosotros a la cara sin que nada podamos hacer, excepto dejar constancia de su juego sucio.

Photo by El Jueves

Photo by El Jueves