Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.


Deja un comentario

Actuar en consecuencia

Breves:

Son las leyes

Sabemos cuales son nuestros objetivos. Por tanto…, sabemos también quiénes los obstruyen. Hecha la ecuación, solo hay margen para políticas que favorezcan el resultado.

Un partido que se digne a representarnos debe construir un nuevo modelo de actuación que castigue al culpable. Los mercados financieros, las grandes multinacionales, las agencias de calificación, el eurogrupo, el fmi, el banco central europeo, la otan, los magnates de los medios… y algún que otro embaucador.

Hay solución. Solo debemos obligar a un partido a que cumpla dicha condición, y al pueblo, que asuma su labor. Hemos de elaborar nuevos códigos que impidan que quienes ocupen esas plazas puedan jugar con nuestro poder de decisión.

Sus normas y sus acuerdos no nos valen. Tampoco su democracia. Por mucha ley que sean , las actuales son el germen de una nueva humillación.

Y como este escenario no existe, hay que crearlo. Y a eso, lo llaman Revolución.

(…si vuelves a hacer lo mismo, no darás con la ventana que da al mar)

Photo by Joséluis Vázquez Domènech

Photo by Joséluis Vázquez Domènech

Anuncios


Deja un comentario

No hay ningún error

Eliminando Interferencias

Que el Fondo Monetario Internacional haya empujado a Grecia hacia el abismo, no es un error, es el resultado de un almuerzo cubierto de menosprecio y altas comisiones de interés.

Que Obama encadene  al soldado que filtró la matanza de civiles en Irak, no es un error, es su estrategia, diario de la guerra una y otra vez.

Que el director del Banco Central Europeo, lo fuera del Banco Mundial, y vicepresidente de Goldman Sachs International, no es un error, es la lógica, que nadie debe detener.

Que el rey de Holanda contraiga nupcias con la hija de un profanador de los derechos y constructor de las políticas agrarias y comerciales del mundo, no es un error, es la recta tangente que nos ayuda a resolver la ecuación.

Que el anunciante de tu mágico fútbol sea un Emirato, o su vecino de Qatar, no es un error, es la forma de prorrogar tu reflexión.

Que el Parlamento Europeo atienda a las grandes empresas de nutrición, no es un error, es el fundamento de las cadenas de distribución, para que tengas en cuenta tu próxima indigestión.

Sigue leyendo