Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.


Deja un comentario

Movimiento BDS

Boicot, Desinversiones y Sanciones

 

Google Images

Google Images

Ahora que vienen el sol y los viajes, tiempos de comprar y gastar, piensa. Hay movimientos, formas de solidarizarnos, acciones comunes que pueden ir más allá. Puede que algunos hasta se pongan nerviosos, e incluso te tachen de todo menos de pacifista. Hay campañas, y también posicionamientos personales llevados a cabo con reflexión y análisis crítico. Cada vez que el dinero se mueve beneficiamos a alguien. Solo se trata de redirigir esos beneficios, para contrarrestar mil y una violaciones que suceden cada día.

El Movimiento BDS se lanzó el año 2005, y no hay mucha información al respecto. Enfrente, tiene a todo un imperio que Occidente pone sobre un pedestal y que tiene manos libres para hacer uso del bien y del mal como el gran justiciero universal.

Tal y como señala Omar Barghouti, cofundador del movimiento, “El BDS es un movimiento no violento de derechos humanos que aspira a la libertad, la justicia y la igualdad para el pueblo palestino, basado en el derecho internacional y los principios universales de derechos humanos. Su lucha no violenta nunca ha sido contra los judíos o contra los israelíes en tanto que judíos, sino contra un régimen injusto que esclaviza a un pueblo con la ocupación, el apartheid y la negación de los derechos de los refugiados, reconocidos por la ONU.

Se necesita una desobediencia civil generalizada contra ésta y todas las demás leyes draconianas de Israel, como hizo el movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos y el movimiento antiapartheid sudafricano. Las leyes injustas y contrarias a la ética no deben obedecerse. Las personas de conciencia deben desobedecerlas colectiva y activamente, y eventualmente repudiarlas”.

Necesitamos tantas cosas… Pero estamos abandonados, sin fuerza, sin respaldo, sin los medios… Mientras Palestina continúa desplazada, al otro lado del muro, programada para desintegrarse lentamente, muy lentamente…

Es inconcebible tanta desidia y tanto respaldo institucional al opresor. Nos debemos a la paz, pero para ello hemos de luchar por la justicia y tenemos que ser conscientes de la importancia de estar en movimiento…

Colaboración para Iniciativa Debate