Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.


Deja un comentario

Puedes detener su tiempo. Carta (imaginaria) de un habitante de Icaria a un ciudadano europeo

7 Sin manecillas

Puedes detener su tiempo.

Cada vez que el tibio amanecer se aproxima, despierto a la vida impregnado de sueño y decadencia.

En pocos años, en nombre de la unión, del futuro y de la estabilidad, han invadido nuestras vidas, y estamos disgregados, rotos sin esperanza, y al borde de la locura. Mirar atrás no fomenta mi ánimo. Hacerlo más allá de Grecia, me reencuentra contigo, vecino embadurnado de miedo.

Sin tiempo para procesar los acontecimientos, pasamos de la vida cotidiana al furor de la impotencia. Absortos en la incredulidad y en las noticias, no solo han roto nuestras alas, sino también nuestras fuerzas. Sigue leyendo