Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.


1 comentario

Oposiciones

Algo no funciona

Hace un par de meses tuve la oportunidad de comparecer en un recinto lo más parecido a una enorme fosa rectangular, sobre la que se habían dispuesto en filas (recordando la perfección organizativa de los desfiles militares), miles de mesas y sus respectivas sillas, esperando a que llegara la nueva hornada de opositores. Los nervios estaban a flor de piel, y daban ganas de hacer una encuesta a pie de examen para saber qué opinaban respecto a un interrogante que no me dejaba tranquilo.

Había varias pruebas y una inmensa puerta, abierta a la esperanza, para cada una de ellas. Me situé en el hall por el que íbamos a desfilar quienes pretendíamos realizar el examen para en un futuro próximo trabajar en el ámbito de la “Orientación Sociolaboral”. Y la pregunta que me venía una y otra vez era intentar saber cómo era posible que hubiera allí casi más “expertos” en orientación que desempleados en las calles. 

Algo no funciona, pero ahí seguimos, dando el cante allí por donde pasamos…

Photo by joséluis vázquez domènech

Anuncios