Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.


Deja un comentario

17 M (Día Internacional Contra la Lgtbfobia)

Transexualidad

Uno de los primeros artículos de la Declaración de los Derechos Humanos debería comenzar por respetar y facilitar la construcción de la identidad y orientación sexual de las personas, independientemente de su sexo biológico y de sus preferencias e inclinaciones.

Ello con el propósito de contribuir al desarrollo integral y saludable de cada persona, favoreciendo así una vivencia plena y propia de los sentimientos, de las emociones y de los afectos, sin la cual, todos estaríamos anclados a los usos y normas generalizadas, constriñendo la particular expresión de nuestras diferentes identidades.

De nada sirven nuestros supuestos derechos y libertades (sin distinción de raza, color y sexo) si tras ellos conviven las barreras, y esas etiquetas que proclaman lo atípico o desigual como enfermedad o patología a erradicar.

Un porcentaje muy elevado de nuestras posibilidades para conseguir momentos de felicidad y equilibrio vital pasa, sin duda alguna, por la necesaria manifestación y expresión libre de nuestras emociones, por la necesaria armonía entre la elección de género y las características sexuales corporales heredadas al nacer, así como por el consiguiente derecho a poder proclamarlo y compartirlo sin ser juzgado.

Photo by Joséluis Vázquez Doménech

Photo by Joséluis Vázquez Doménech

Sin esa opción surge una especie de expropiación de los sentimientos, un complejo conflicto personal, que conlleva a arrastrar el dolor y la no aceptación. Y lo que es peor, la vivencia con unas patologías añadidas que nada tienen que ver con la realidad y que incapacitan para la consecución de una vida plena.

No existe enfermedad alguna en esos modos de vivir el sexo y el amor en conflicto con la asignación de un cuerpo equivocado. Lo que hay es tan solo la dificultad de poder traspasar los límites establecidos en nuestro entorno. Una persona transexual necesita de todos los medios que podamos ofrecer para que pueda hacerse real una identificación entre su mente, su cuerpo, su placer, su erotismo, su sexualidad y su vivencia en comunidad. Y para ello, han de facilitarse todas las ayudas, desde las terapias necesarias hasta las operaciones que se tengan a bien realizar, y siempre, de modo gratuito.

Esto no es un capricho (Basta con exponer la cifra de suicidios que se da dentro de este colectivo, un 20% superior a la media). Forma parte de la necesidad de poder convivir con los vínculos afectivos con la misma facilidad que pueden hacerlo todos los demás.

Colaboración para Iniciativa Debate


Deja un comentario

La vida de Adèle

¿No sabes que hacer éste fin de semana? Te invito al cine

La vida de Adèle

Una película sobre el primer amor, sobre la identidad sexual, sobre la adolescencia, y sobre la vida.  Una película verdadera, dado que vas adentrándote en ella sin fisuras, con la presencia de dos extraordinarias actrices, Léa Seydoux y, sobre todo, Adèle Exarchopoulos.

La polémica viene de la propia autora del cómic “El azul es un color cálido”, sobre el que se basa el guión. Julie Maroh sostiene que es un emotivo relato sobre lesbianas pero realizado sin lesbianas, lo que viene a decir que La vida de Adèle está rodada por un heterosexual y para el disfrute de los hombres.  Imagino que ésta impresión está ceñida a las escenas de sexo.

Hoy quiero trascender la polémica y dejarme acariciar por el inmejorable sabor de boca que deja esta intensa historia de amor.

Google Images

Google Images

http://www.pelispedia.tv/pelicula/blue-is-the-warmest-color-la-vida-de-adle/

Título original, La vie d’Adèle – Chapitre 1 & 2 (Blue Is the Warmest Color)
Año, 2013
Duración, 180 min.
País,  Francia
Director, Abdellatif Kechiche
Guión, Abdellatif Kechiche, Ghalya Lacroix (Novela gráfica: Julie Maroh)
Música, Varios
Fotografía, Sofian El Fani
Reparto, Adèle Exarchopoulos, Léa Seydoux, Salim Kechiouche, Mona Walravens, Jeremie Laheurte, Alma Jodorowsky, Aurélien Recoing, Catherine Salée, Fanny Maurin, Benjamin Siksou, Sandor Funtek, Karim Saidi
Productora, Wild Bunch / Quat’sous Films / France 2 Cinema / Scope Pictures / Vértigo Films / RTBF / Canal + / CNC
Género, Romance. Drama | Drama romántico. Adolescencia. Erótico. Homosexualidad. Cómic
Web Oficial, http://laviedadele-lefilm.com/
Sinopsis
Adèle (Adèle Exarchopoulos) tiene quince años y sabe que lo normal es salir con chicos, pero tiene dudas sobre su sexualidad. Una noche conoce y se enamora inesperadamente de Emma (Léa Seydoux), una joven con el pelo azul. La atracción que despierta en ella una mujer que le muestra el camino del deseo y la madurez, hará que Adèle tenga que sufrir los juicios y prejuicios de familiares y amigos. Adaptación de la novela gráfica “Blue”, de Julie Maroh.
Premios
2013: Festival de Cannes: Palma de Oro (Mejor película) y Premio FIPRESCI2013: Premios César: 8 nominaciones, incluyendo Mejor película2013: Globos de Oro: Nominada a mejor película extranjera2013: Critics Choice: Mejor film de habla no inglesa y mejor intérprete joven

2013: Premios BAFTA: Nominada a Mejor película de habla no inglesa

2013: Círculo de Críticos de Nueva York: Mejor película extranjera

2013: National Board of Review (NBR): Mejor actriz revelación

2013: Premios del Cine Europeo: Nominada a Mejor película y mejor director

2013: Independent Spirit Awards: Nominada a Mejor película extranjera

2013: Satellite Awards: 3 nominaciones, incluyendo mejor film extranjero

2013: Premios Guldbagge: Mejor película extranjera

2013: Premios Goya: Nominada a Mejor película europea