Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.


Deja un comentario

Dentro

Poemario Disidente

(Ocurre dentro. Fuera pro-curamos)

A veces me explosiono tanto que me siento incapacitado para buscar un trozo con el que pueda llegar a decir que me pertenece. Y me siento una tarde sin brisa, una verbena sin música o un menú sin vino. No llego a ser capaz de intermediar con el aullido que llevo dentro. Y es probable que precisamente en ese momento necesite vaciarme para volver as empezar, aunque sea para volver a detonar.

En el transcurso de ese proceso puede que esté muy mutable, ausente, poco locuaz y a veces expectante…mente en silencio, sin saber muy bien si busco algo o a alguien, si he de transgredir y permitir que todo sea. Definitivamente el armazón no está bien construido, porque como un soldado he de ponerme un uniforme para ir preparado a una nueva batalla.

Photo by joséluis vázquez domènech

Anuncios


Deja un comentario

Jorge Oteiza eyaculando sobre la bandera

El Gran Oteiza

Jorge Oteiza vuelve a ser noticia. Quienes no le conozcan, quizás se sorprendan ante esta nueva aparición. Quienes saben de él, probablemente celebrarán la osadía que siempre le caracterizó, ese coraje que siempre le llevó a enfrentarse con todo poder y toda política. A mí siempre me pareció un abuelo entrañable. Rudo y bravío, pero entrañable. Fuera del rebaño, un torrente que con urgencia transformaba su realidad en pensamiento, su combate en continua transgresión.

Sus actitudes eran consecuentes con su indisciplina y, por tanto, con el buen hacer del género humano. A veces me gustaba despistarme leyendo cosas de él. Era igual coger un ensayo antropológico, que religioso, o artístico. Su locura era una puerta abierta a la razón indomable. Su trabajo experimental era un laboratorio de alta creación. Hubiera sido un placer, poder auscultarlo…, creando sin contemplaciones.

Sigue leyendo