Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.


Deja un comentario

Lina Morgan

Breves:

Ahora que ya han pasado unos días y la fiebre popularizada parece haber amainado, no puedo seguir reprimiendo más los deseos de gritar que he tenido estos días. Lina Morgan fue una actriz digna de ser catapultada a los altares del espectáculo por algunos esperpentos del cine español. Su afamado humor estaba completamente encorsetado y adolecía del más mínimo interés. Y pretender hacernos creer que fue una figura artística sin precedentes es como intentar convencernos de que el sol sale por Antequera.

El aval que le ofreció durante tres décadas José Luis Moreno es un claro indicio de lo que quiero transmitir. Y las últimas palabras que el productor ha dedicado a la reina de la tierna comedia musical española reflejan a la perfección cómo se construyen los púlpitos: “Hay artistas y mitos, y Lina Morgan es un mito”.

Ya está. Ya me he quedado más tranquilo!

 

Google Images

Google Images

Anuncios