Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.


Deja un comentario

Soy una mujer inconveniente

ContraCorriente (buscando nuevas miradas).

Las caramelitas en calzas

Desde Argentina, buena sesión de humor con la interpretación de una canción de Liliana Felipe, recordándanos la conveniencia de rodearnos de mujeres inconvenientes. A disfrutar!

 

Soy una mujer inconveniente, me lo dijo ayer mi presidente.
Que nunca seré embajadora, por no usar tacón de señora.
Y porque con la diplomacia, no pegan mis múltiples gracias.

Soy una mujer inconveniente, tienes que tomarlo relajadamente.
No te amo más que a mis gatos, pero te amo mucho de a ratos.
Ni lo suficiente alcanza, y ahora me besas la panza.

No soy tus pantuflas ni soy tu madre, no soy tu gobierno, ni tu comadre.
No prefiero adentro ni afuera, ni me colmará una chequera.
Soy una mujer que entre otras cosas, exhibe, ostenta una…
Una… una historia indecorosa.

Soy una mujer inconveniente, de ésas que son fieles relativamente.
Dicen que no tengo moralina, porque me desnudo en la cocina.
Dicen que no tengo moraleja, me gustan muchísimas… cosas.

Soy una mujer inconveniente, ráscame la espalda delicadamente.
Siempre tengo ganas muchas ganas, ganas de tenerte aquí en mi cama.
Tráeme el desayuno en la mañana, y al súper que vaya tu hermana…

No soy tus pantuflas ni soy tu madre, no soy tu gobierno, ni tu comadre.
No prefiero adentro ni afuera, ni me colmará una chequera.
Soy una mujer que entre otras cosas, exhibe, ostenta una…
Una… una historia indecorosa.

 

Anuncios