Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.


1 comentario

Indignación

MiCita con las Palabras.

La puerta de salida de la indignación no está en movilización alguna. No se trata de tomar las calles, sino del más elemental efecto de nuestros propios acontecimientos; ser consecuentes con uno mismo.

(Para empezar, indignémonos con nosotros mismos)

Photo by Amaia Jensen

Photo by Amaia Jensen

@socioamores