Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.


Deja un comentario

Barack Hussein Obama

Breves

Barack Hussein Obama ha sido “un gran presidente”. No hay más que ver el legado que deja: Donald Trump.

Nos espera una lucha titánica para ver quien desinforma más y mejor. Saber lo que va a ir sucediendo entre bambalinas va a ser cada vez más difícil. Hay que prepararse para aprender a observar dentro de la niebla…

En la estación no se va a detener ningún tren. El último ya ha salido, y tú, estás dentro de él. El túnel se acerca…

Photo by joséluis vázquez domènech

Photo by joséluis vázquez domènech

Anuncios


Deja un comentario

Represión

MiCita con las palabras:

La conspiración que hemos sufrido durante siglos para intervenir e incluso fiscalizar nuestro placer ha estado tan presente, que ahora ya somos capaces de construir nuestra propia cárcel…

(y vivir permanentemente bajo la niebla)

Photo by Joséluis Vázquez Domènech

Photo by Joséluis Vázquez Domènech

 


Deja un comentario

Los domingos

Breves:

Cuanto más se detiene el tiempo (ligado éste al trabajo, al ajetreo y al ruido), más propensos somos a la añoranza. De lo cual se puede derivar que la aproximación total al silencio, nos lleva a profundizar completamente en nuestro drama. Los domingos en general detenemos nuestras vidas, y a punto estamos de sabernos engañados y comenzamos a interrogarnos sobre los musgos que nos custodian. Y justo antes de respondernos, regresamos al resto de las jornadas, sin tiempo para cambiar ni de semblante.

Los fines de semana son un peligro para el sistema, porque bien sabe éste que tendemos a interiorizar y  a buscar nuestras telas de araña. Por ello el capitalismo despliega toda una serie de ocios a la carta, para no rendirnos a nuestras evidencias, y seguir el curso de los relojes y los horarios, atados siempre a la misma pelea.

Y así, cuando llega ese supuesto día de descanso, muchas veces nos sentimos extraños, más si cabe cuando estamos solos o fuera. Maniatados por la excesiva querencia a mirarnos en la desnudez más absoluta, esa que duele y te observa con todas las heridas, esa que duele y no te deja atravesar la niebla.

Photo by Joséluis Vázquez Domènech

                                                                 Photo by Joséluis Vázquez Domènech