Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.


Deja un comentario

Igualdad

MiCita con las palabras:

No has de desarmar a nadie (ni tan siquiera con palabras) para que se aproximen a tí. Bien al contrario, es tu obligación ofrecer todas las armas, incluso para que puedan negar o desestimar tu propia influencia.

joséluis © Praga 2013

Photo by Joséluis Vázquez Doménech

Photo by Joséluis Vázquez Doménech

Anuncios