Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.


Deja un comentario

Peccatum

MiCita con las palabras:

Si retomamos el precepto religioso en el que se mantiene la idea de que el pensamiento es el primer escalón hacia el pecado, dudo mucho de que haya sobre la tierra un solo individuo que no haya “necesitado” regenerar su falta. (Este es uno de los grandes éxitos de la religión cristiana, democratizar la imperfección, el defecto y la mancha, para que todos y cada uno de nosostros sintamos en algún momento la carga de su sentencia)

Photo by Joséluis Vázquez Doménech. Ilustración Marta Elena Martín

Photo by Joséluis Vázquez Doménech. Ilustración Marta Elena Martín