Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.


Deja un comentario

De policías, mujeres y putas

De policías, mujeres y putas

Ya sabemos a estas alturas que los uniformes transforman, y según cual sea el diseño elegido, proporcionan mayor seguridad, altivez, distanciamiento, y altas dosis de arrogancia y corporativismo. Ocurre en innumerables grupos laborales, desde los diferentes estamentos sanitarios de un hospital, hasta las oscuras estancias eclesiásticas.

Pero hay uniformes que, además, se llevan con una fiel adhesión al poder. En muchos casos, quienes se visten con ellos, ascienden a otro plano y se creen miembros con derecho a represalia. Es decir, en cualquier momento pueden proceder a fortalecer su “don de gentes” y disuadir a los viandantes. Sigue leyendo

Anuncios