Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.


Deja un comentario

El Estado

MiCita con las palabras.

La ingente cantidad de recursos que tiene el Estado es directamente proporcional a sus posibilidades para amedrentarte y ocultar precisamente todo aquello que tú quieres descubrir o destapar. Y desde el interior de dicha entidad es la policía y no la política, quien nos gobierna.

(Su reforma o demolición, es necesaria)

Photo by Joséluis Vázquez Doménech

Photo by Joséluis Vázquez Doménech