Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.

La censura tomando cuerpo de ley

Deja un comentario

Eliminar del discurso público a todas aquellas personas que lo único que desean es vislumbrar otras perspectivas se ha convertido en mandamiento para el Capital. Es igual que hablemos del virus, de la guerra o del santo grial. Si con ello estampas contra la pared el discurso oficial te conviertes en detrito social, señalado e insignificante intelectualmente.

Estos últimos meses presenciamos un nuevo capítulo, en una Alemania que vuelve a tender puentes con el totalitarismo. Una Alemania que modifica el código penal para aumentar los delitos relacionados con la libertad de expresión. 

Son muchas las personas allí que han mostrado su desacuerdo con ese ferviente deseo de llevar la OTAN hasta las puertas de Moscú, y dichas personas sufren la difamación por presentar otros argumentos, otra mirada más transigente con la paz.

Lo explica muy bien la politóloga Ulrike Guerót en su nuevo libro «El fin de Europa», escrito junto al historiador Hauke Ritz. Tratan de explicar (entre otras cosas) cómo se ha llegado al conflicto en los últimos 30 años. Con otra narrativa, claro está, y las críticas recibidas incluían hasta la petición de retirada  de su plaza titular en la universidad.

Pero además de la difamación, les cerca una legislación que pretende castigar cualquier aproximación a Rusia y hasta cualquier simbología que pueda ser identificada con este país.

La nueva inquisición es mucho más sutil, sencillamente porque la posibilidad de arrojar la piedra y esconder la mano les resulta extremadamente fácil a las élites, con la ayuda de los impresentables medios de comunicación.

Las modificaciones del código penal de las que hablamos no son sino una intimidación, un claro aviso para navegantes sin velas que les protejan.

Estamos indefensos, y ni la locuacidad más cuidada ni la poesía pueden derribar los muros que han levantado. Más que nunca faltan voces, más que nunca en medio del barro no podemos caminar para mostrar ningún horizonte.

Toda la información que se publica es parcial. Y los discursos confluyen en la misma puesta en escena. 

Muchos activistas están pidiendo a gritos que la ciudadanía alemana no vuelva a cometer la torpeza de implicarse en una nueva guerra con Rusia. Pero tienen todas las de perder; ni siquiera los partidos políticos de «izquierdas» están por la labor de luchar contra este incendio que ha quemado hasta los bosques expropiados a la civilización.

Anuncio publicitario

Deja constancia de tu paso, porque así sabré que has venido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s