Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.


1 comentario

Manos a la obra

Reflexionando 

Si mostramos un excesivo interés en cómo los demás pueden interpretar nuestras vidas, es posible que poco a poco avancemos con el desconcierto de no saber muy bien qué estamos haciendo con la propia.

Si, por el contrario, somos capaces de ser conscientes de nuestro propio ser y alentarnos con todos sus significantes, es probable que vayamos abriendo alguna brecha que merezca la pena. 

Porque tal y como decía Montaigne: “Solo podemos andar con nuestras propias piernas, y sentarnos con nuestro propio culo”.

Photo by joséluis vázquez domènech

Anuncios


2 comentarios

Escapar de la mentira

Fake news

No han cambiado tanto las cosas. Las mentiras sirven, normalmente, para ocultar otras historias, o infravalorar las que se están ofreciendo, tergiversando de tal forma el marco de la realidad que al cabo del tiempo no hay por donde pillarlas…

O si. Que Jesucristo se dedicara a hacer milagros porque se aburría en vida, que Cristobal Colón fuera el primero en llegar a América, o que el comunismo sea el veneno de Occidente…; son eso, construcciones no culturales sino de poder, y la mayor de las veces, descalabros históricos difíciles de remediar. Es decir, elaboraciones del engaño en las que se ha puesto tanto empeño que cuesta creer que otra opción fuera posible.

Del mismo modo ocurre en la fotografía. Desde sus orígenes, ésta también se dedicó a alterar la realidad ofreciendo imágenes victoriosas de guerras camufladas de compasión. Mentir no es un arte, es una estrategia que no tiene otro lucro más que el cálculo personal de un resultado favorable hacia los intereses de quien ejerce dicha acción. 

Puede ser que hoy en día se haya expandido potencialmente, sencillamente porque hay muchos más medios que la favorecen y disponemos de más instrumentas para activarla.

Dejó hace tiempo de ser un mecanismo biológico de defensa para pasar a ser el constructo informativo más importante del siglo XXI. Actualmente los medios de comunicación mienten tanto que es difícil encontrar una verdad. Hablaremos sobre ello en próximas entregas…

Para hacernos una idea de cómo algo inexistente puede llegar a formar parte del imaginario colectivo, solo decir (como ejemplo) que no hay evidencias, ni arqueológicas, ni históricas a través de crónicas solventes que puedan ratificar, ni de lejos, que hubiera vikingo alguno capaz de decorar su cabeza con un casco que llevara cuernos. Es decir, jamás los vikingos fueron a guerra alguna con dicha ornamentación, y en su “representación” no hay más que el deseo de transmitir una idea de un ser despiadado y cruel.

Hoy hay muchos seres señalados como despiadados y crueles en la nebulosa simbólica del capitalismo, y no tendremos más remedio que dejar constancia de ello. O bien, de otros seres macabros de verdad capaces de recibir todos los honores después de haber sido protagonistas de la barbarie.

Y en unos cascos más modernos está también el constructo de la mentira más abrupta a la que estamos asistiendo éstos días. En los cascos blancos salvados por Israel, cascos que a poco que nos descuidemos serán idolatrados en alguna convención dedicada a la paz. (Continuará…)

Photo by joséluis vázquez domènech