Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.


Deja un comentario

Breves

Anaïs Nin

Decía Ángela Anaïs Juana Antolina Rosa Edelmira Nin Culmell que no vemos las cosas como son, sino que las vemos como somos. Es una apreciación atinada, qué duda cabe.

Pero yo creo que innumerables veces nos da por ver las cosas al revés, probablemente porque lo que más nos cuesta en la vida…, es saber quiénes somos…

Photo by joséluis vázquez domènech – Painted by Antonio Montalvo

Anuncios


Deja un comentario

La Huella

Violencias

Por extraño que parezca es más fácil perdonar, y lo difícil y probablemente imposible es poder llegar a olvidar. Porque lo que se exige no es custodiar el alma y bucear en la causa de todo mal, sino salir a las calles porque la vida ha de progresar. La vida de los otros, de los espectadores y de los canallas, de los comerciantes de tu culpa y de los que te callan sin pestañear.

Nada parece estar contaminado porque los desagües ya llevaban tiempo oliendo muy mal. Y en el hedor que nos rodea no es sencillo hacer ver que el más mínimo arrebato de poder hunde sus garras con tanta facilidad que hasta los pájaros no cesan de cantar.

A un lado y a otro y detrás de todas las puertas del mundo puede aparecer la sombra, cualquier sombra, y con ella una nueva punzada que a veces no te deja ni respirar. Otras veces jadeas, porque puedes reconocer que un nuevo episodio te va a marcar. Nada es efímero cuando el dolor atraviesa hasta la zona intercostal.

Te puedes acostumbrar. De eso no cabe la mayor duda. Los torturados y los sitiados en épocas de guerra lo saben. Hasta a la falta de vida en el penúltimo aliento. Las manzanas no caen por la teoría de la gravedad. El hombre atiza las ramas hasta que se cansa de golpear. No es la gravedad. Es el hombre. Tu padre, tu compañero, tu amigo…

Y está tan cerca que ofrecer su cabeza no solo es impensable, es hasta ilegítimo poder mostrar las manos manchadas de sangre porque el culpable reside en el mismo hogar, o viene de visita cuando está dispuesto a “jugar”. Cerca, tan cerca que la familia se pliega, se cubre con su capa y deja de ver lo que ya habita en su piel.

Cuando ya no queda nada para extirpar es cuando deja de ser importante hasta la capacidad de sufrir. Y pensar se convierte en una pesadilla, y todas las reflexiones se hacinan golpe a golpe, hasta quedar incrustadas en la memoria como lo hacen las enredaderas en las paredes y muros de cualquier hogar.

Y resulta insoportablemente escabroso incluso poder llegar a olvidar…

Photo by joséluis vázquez domènech


1 comentario

Oposiciones

Algo no funciona

Hace un par de meses tuve la oportunidad de comparecer en un recinto lo más parecido a una enorme fosa rectangular, sobre la que se habían dispuesto en filas (recordando la perfección organizativa de los desfiles militares), miles de mesas y sus respectivas sillas, esperando a que llegara la nueva hornada de opositores. Los nervios estaban a flor de piel, y daban ganas de hacer una encuesta a pie de examen para saber qué opinaban respecto a un interrogante que no me dejaba tranquilo.

Había varias pruebas y una inmensa puerta, abierta a la esperanza, para cada una de ellas. Me situé en el hall por el que íbamos a desfilar quienes pretendíamos realizar el examen para en un futuro próximo trabajar en el ámbito de la “Orientación Sociolaboral”. Y la pregunta que me venía una y otra vez era intentar saber cómo era posible que hubiera allí casi más “expertos” en orientación que desempleados en las calles. 

Algo no funciona, pero ahí seguimos, dando el cante allí por donde pasamos…

Photo by joséluis vázquez domènech


Deja un comentario

Breves

Modos de Ver

El tiempo es necesario. Esperar el final de un discurso, la bajada del telón, la última caricia, los créditos y la siguiente canción… Hay que saber permanecer, para no establecer la apreciación como la respuesta idónea. Fragmentamos la realidad si no alcanzamos a comprender, y para ello…, es necesario sentarse a ver…

 


Deja un comentario

Breves

“Libertad”

La “libertad” ha llegado para quedarse. Y solo cuando seamos capaces de contrarrestar el espectáculo alienado al que obedece seremos capaces de vislumbrar su falsedad.

(Esa ola es el efecto perverso, el sueño que esperas una y otra vez, pero que no te lo ofrecen sino como espectáculo. Y siempre, se va. Y se lleva con ella hasta el último verso que pudiste llegar a recitar, hasta la primera mirada tras el despertar. Tú eres la rama rota, arrastrada hasta la orilla para que puedas contemplar otra vez desde la distancia el estallido como alegoría de la posibilidad).

Phpto by joséluis vázquez domènech


Deja un comentario

Breves

De Votos

Hace poco leía que casi cien mil personas con discapacidad no pudieron ejercer su derecho al voto en las últimas elecciones al estar declaradas incapacitadas por una sentencia judicial.

Es una discriminación difícil de asumir. Si somos iguales ante la ley, el derecho de sufragio habría de ser universal. 

Y añado. ¿Sería posible alterar esta triste realidad y que, precisamente, quien pudiera ir a votar fuera dicho colectivo, y dejáramos inactivas a todas aquellas personas que acuden raudas y veloces a contaminarnos con su querencia hacia las urnas?

Los resultados serían, cuando menos, mucho mejores.

Yo propongo recoger firmas para ello o, en su caso, ser consecuentes con la decisión y aplicar drásticamente la ley: no permitir votar a todas las personas que, de verdad, están incapacitadas para ello. 

P.D.: Si queremos cambiar las cosas, ¿no deberíamos actuar de diferente manera, y abrir la ventana a un nuevo mundo? 

Photo by joséluis vázquez domènech

 


Deja un comentario

Breves

La era del vacío

Tal y como escribió Lipovetsky, la lógica individualista con  el sempiterno derecho a la libertad se instaló hace ya tiempo en las costumbres y en todos los actos cotidianos. En nuestra post-modernidad, si algo reina, es la indiferencia de la masa, deseando vivir el aquí y ahora en medio de una cultura tan despersonalizada que dan ganas de salir corriendo y no volver.

Sin anclajes sólidos estamos deslizándonos de un lado a otro obsesionados con la posibilidad de poder expresarnos gratuitamente, porque damos prioridad al solemne acto de la comunicación y apenas si damos importancia al contenido de nuestra acción. Y entusiasmados en medio de la infinita posibilidad de relación, caemos al vacío en el narcisista acto de querer ser escuchados por miles y, lo que es peor, lo hacemos sin darnos cuenta de que lo que queríamos era liberar el yo y lo que conseguimos es hacer del yo la preocupación central de nuestras vidas.

Como no nos reciclemos a tiempo el neoliberalismo nos va a dar tal bofetada que cuando nos cruce la cara ya no sabremos si ha sido un huracán o la ingratitud humana la que ha convertido nuestras relaciones en un cementerio de superyos seduciendo incluso mientras soñamos. Por de pronto, ya nos ha dejado completamente dislocados. Y ahora, lo que viene, va a ser un pozo sin fondo de publicidad constante para curarnos de tamaña enfermedad. “Libres” como nos dejaron ahora nos toca restaurar las heridas que, supuestamente, las hicimos nosotros mismos con nuestras propias manos. Así es, tiempo de corrección para superar el espectáculo de la culpa. Tiempo de reciclaje para superar tanta pérdida y tanto dislate.

El espectáculo no puede ser más deprimente: “Yo nunca pierdo; o gano…, o aprendo. Toda crisis es una posibilidad para crecer. Las oportunidades se nos presentan cada día pero no las vemos. Un problema te abre las puertas para que hagas acopio de tu mejor esfuerzo. Un emprendedor ve oportunidades allá donde otros solo ven dificultades. El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse. No te des por vencido ni aun vencido (esta es insuperable). La suerte es para los débiles que no se han esforzado nunca…” Y así, un caudaloso río con millones de palabras para vender no ya la moto, sino hasta tu conciencia. Atracados por un sistema que para llenar sus arcas ha vaciado nuestras mentes, y luego hace un llamamiento masivo para que éstas mismas nos liberen, porque son nuestra fortaleza…, una vez que ya han sido domesticadas.

La sociedad nunca puede avanzar con el aislamiento de las personas que la integran. Pero la libertad es un anzuelo gratificante para sentirte héroe por media vida, y hemos picado. Vaya si hemos picado!

Google Images