Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.


Deja un comentario

Manos a la obra

Reflexionando 

Si mostramos un excesivo interés en cómo los demás pueden interpretar nuestras vidas, es posible que poco a poco avancemos con el desconcierto de no saber muy bien qué estamos haciendo con la propia.

Si, por el contrario, somos capaces de ser conscientes de nuestro propio ser y alentarnos con todos sus significantes, es probable que vayamos abriendo alguna brecha que merezca la pena. 

Porque tal y como decía Montaigne: “Solo podemos andar con nuestras propias piernas, y sentarnos con nuestro propio culo”.

Photo by joséluis vázquez domènech

Anuncios


Deja un comentario

Dentro

Poemario Disidente

(Ocurre dentro. Fuera pro-curamos)

A veces me explosiono tanto que me siento incapacitado para buscar un trozo con el que pueda llegar a decir que me pertenece. Y me siento una tarde sin brisa, una verbena sin música o un menú sin vino. No llego a ser capaz de intermediar con el aullido que llevo dentro. Y es probable que precisamente en ese momento necesite vaciarme para volver as empezar, aunque sea para volver a detonar.

En el transcurso de ese proceso puede que esté muy mutable, ausente, poco locuaz y a veces expectante…mente en silencio, sin saber muy bien si busco algo o a alguien, si he de transgredir y permitir que todo sea. Definitivamente el armazón no está bien construido, porque como un soldado he de ponerme un uniforme para ir preparado a una nueva batalla.

Photo by joséluis vázquez domènech


Deja un comentario

Breves

“Libertad”

La “libertad” ha llegado para quedarse. Y solo cuando seamos capaces de contrarrestar el espectáculo alienado al que obedece seremos capaces de vislumbrar su falsedad.

(Esa ola es el efecto perverso, el sueño que esperas una y otra vez, pero que no te lo ofrecen sino como espectáculo. Y siempre, se va. Y se lleva con ella hasta el último verso que pudiste llegar a recitar, hasta la primera mirada tras el despertar. Tú eres la rama rota, arrastrada hasta la orilla para que puedas contemplar otra vez desde la distancia el estallido como alegoría de la posibilidad).

Phpto by joséluis vázquez domènech