Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.


1 comentario

Libertad de expresión también para quienes no piensen como yo

(Denunciémonos por todo y nos vemos en los juzgados)

Si algo debemos recomponer en nuestro comportamiento es nuestra querencia a la crítica y a cierto descontrol cuando se trata de ver la paja en el ojo ajeno. Es mucho más dificultoso de lo que podemos llegar a creer, ser imparciales en todo momento y considerar cada acontecimiento siguiendo los mismos criterios.

El revuelo que ha causado un autobús en España bien podría ser fiel reflejo de lo que viene ocurriendo en el universo de las redes sociales, donde sin tiempo para la reflexión y caiga quien caiga la ciudadanía se descubre como inquisidora profesional en base a algunos juicios que son, a mi entender, los que no dejan en buen lugar a quienes los promueven contra viento y marea.

Antes de hacer un pequeño análisis sobre ello quiero dejar constancia de que mi sorpresa deriva no tanto por lo que significa el mensaje que se traslada por parte de esa organización ultra católica y la posterior reacción de miles de personas, sino por la falta absoluta de criterio empleado para ello, ya que es del todo incomprensible (y creo que inadmisible), que no se actúe del mismo modo cada vez que sospechamos que algo indeseable, falso, contraproducente, bárbaro o calamitoso sucede en nuestra aburrida vida cotidiana.

Es decir, la imparcialidad no puede llegar a producirse cuando somos capaces de intentar exterminar una frase que nos produce asco, y no hacemos lo propio con la biblia, o con los telediarios, o con el sistema educativo o con las bases militares, siendo todos estos ejemplos claros objetivos contra los que podríamos proclamar la misma aversión y, por tanto, exigir la misma censura.

Las cosas así conviene aclarar que ya hace tiempo tomé la determinación de que impedir la circulación de ideas e informaciones no podría ser nunca motivo de celebración, ya que sería enorme el enredo que podría llegar a causar, y siempre habría quien se quedara sin voz ni voto a falta de fundamentos evidentes para su condena. La libertad de expresión ha de ser total, transversal, y sin limitación alguna (exceptuando la incitación y/o propagación del asesinato o la violencia). Y si de lo que se trata es de no permitir a un grupo de personas, por muy descerebradas que sean, lanzar sus mensajes, yo me apeo en la próxima parada.

Si por algo se caracteriza el fundamentalismo es por pensar a pies juntillas que toda idea no proveniente de sus cavernas ha de ser rechazada y, aún mejor, desmenuzada. Sé que hay creencias y sus imprevisibles consecuencias, que hay argumentos y perversos efectos derivados de muchos de ellos, pero yo no soy quien para poner una raya y delimitar con ella un espacio con las ideas que serán bien recibidas. Por tanto, no puedo acceder a encarcelar el pensamiento de algunos mientras al mismo tiempo doy rienda suelta a muchos de mis principios que, a buen seguro, colapsarán las entrañas de otros que habitan más allá de mis intervenciones.

Mi reacción es de sorpresa, primeramente, porque necesitaría saber qué efectos puede tener un eslogan, que difieran de aquellos que vivimos a cada instante en esta sociedad violentada, y por los que tan poca gente pone el grito en el cielo. Para que nos entendamos, la incitación al odio que se traslada a toda la ciudadanía  a través de ese ingente número de imágenes iracundas y agresivas que visionamos cada día en televisión…, ¿no es suficiente “delito” para echarse las manos a la cabeza y no permitir la entrada de pantalla alguna en nuestras casas?, la propaganda neoliberal que acompaña a los discursos de decenas de tertulianos y periodistas…,¿no representa un peligro atroz y fulminante en el devenir de nuestras vidas?…

Walt Disney no ha hecho sino proponer un modelo del amor romántico fuera de lugar, y su influencia es tan devastadora y tan denigrantes sus efectos en la estructura mental y emocional de las relaciones afectivas que aún no comprendo como no han salido hordas de personas (defensoras de los derechos de los niños) a quemar salas de cine por ataque tan vil a otros modelos de convivencia.

Creo que no hace falta llegar a exponer las cien mil calamidades que acompañan nuestras biografías y que podrían representar, sin lugar a dudas, la cruel maquinaria  que abastece toda existencia humana.

En consecuencia, todo indica que hemos de resolver sin mayor dilación qué vamos a ser capaces de permitir y qué estamos dispuestos a prohibir.

Elly Strik picture. Photo by joséluis vázquez domènech

Elly Strik picture. Photo by joséluis vázquez domènech

Bien pudiera parecer para un importante sector de la población que es sencillo saber dónde pueden estar los márgenes de la incorrección o de la contra-indicación. Pero yo no lo sé y, por tanto, dejo navegar por los caudalosos ríos hasta un barco lleno de cazadores y rufianes.

Y mi reacción es también visceral porque observo nuevamente cómo se apela a cierta conmoción para empujar un tren que hace tiempo perdió al maquinista. En demasiadas ocasiones somos protagonistas de ataques de “histeria colectiva”, que cuando llegan a su apogeo permiten que seamos gobernados más por procesos emocionales que por planteamientos racionales.

Sería del todo improcedente poder llegar a pensar que yo no deseo lo mejor para la población transgénero (por poner el caso que nos ocupa), o que con mi teoría lo que permito es que cualquiera pueda decir lo que le viene en gana en todos los frentes de nuestra sociedad, y que esto devendría en un caos sin precedentes. Mas no hay por qué preocuparse. Nuestra sociedad ya está más que acostumbrada a vivir bajo el yugo de la maldad (y no observo grandes reacciones por ello) y, por otro lado, sigo sin encontrar fundamentos razonables capaces de consensuarse en alguna ley que no nos pareciera injusta.

Con todo, es la igualdad el valor por el que deberíamos luchar más enconadamente. Y de igual a igual, dejo hablar a un votante del PP y a un antimilitarista, y dejo que escriba un artículo un fascista o una anarquista, porque de lo contrario, seguro estoy que sería yo uno de los ejecutados por la magnitud de mis palabras.

Ni las más nefastas opiniones vaticinan el colapso de la civilización, por muy aciagas que éstas sean. El verdadero y mayor peligro de aletargamiento lo sostienen quienes desean retener en sus únicas creencias el triunfo de su supuesta liberación.

Más allá del derecho penal hay otras fórmulas para castigar los actos insolidarios, pero éstos también son tantos que precisaría de un autobús londinense para poder mostrarlos.

Muchas son ya las personas juzgadas y encerradas porque un Tribunal ha decretado que es delictivo escribir, decir o hacer “ciertas cosas”. Y así, no me gustaría colaborar limitando el derecho a difundir algunas ideas, con las que ni comulgo ni con las que deseo ir a misa.

Si tal y como he manifestado en numerosas ocasiones, lucho contra la desinformación y el acoso de la propaganda mediática más hostil, también hago lo propio en favor de la libertad de expresión. Y lo que no puedo hacer y nunca haré, será combatir por mi libertad y obstaculizar la de quienes no piensan como a mí me gustaría.

Incluso creo que puede ser positivo dar visibilidad al apogeo de la abnegación por la ignorancia y permitir que aflore ese submundo lleno de estupidez, para así poder tomar nota y no precisar de la arbitrariedad de ningún juez.

Y no hay que alborotarse por ello; entre todos los tweets que han circulado por el mundo en los últimos cinco años, hay trillones que podrían considerarse ofensivos y punitivos, y si dejáramos que la decisión de encarcelar a alguien estuviera en tus manos, dime…, cuántas prisiones llenarías.

La justicia española ya lo hace (condenar a cautividad por comentarios en redes sociales), y maldita la gracia que tiene. A mí ya me es igual, que un niñato escriba alabando a Obama o que una mojigata se meta en el frente popular. Lo importante es dejar información sobre la mesa, para que quien quiera la coja, y quien no la quiera sea capaz de librar su propia batalla.

No me parece oportuno asistir al espectáculo de observar quién va a ser el siguiente “titiritero” que alguien desea encerrar. UPN y COVITE acaban de anunciar sendas demandas a la televisión pública vasca (EITB) por incitación al odio contra España, en el juzgado el primero y ante la Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia los segundos. Todo ello por unas declaraciones vertidas en un espacio de humor en el que se pregunta a algunos entrevistados por su relación con España. Resultado, programa retirado de las pantallas y de internet el sábado por la tarde.

Bien, vamos a denunciarnos entre todos y nos vemos la mitad en los juzgados.

Colaboración para Iniciativa Debate


1 comentario

Intelectuales, políticos y artistas, siguen dando el cante

Manifiesto por un gobierno de progreso

Son como una plaga, que aparece muy de vez en cuando, y traen en sus alforjas palabras llenas de despropósitos. Que precisamente a ellos tengamos que convidarlos para que repasen el significado que otorgan a algunos términos dice mucho de su indiferencia con el buen uso del lenguaje. En sus bocas, llenas de nostalgia de otros tiempos al que llamaron transición y dinamización de “culturas socialistas”, observamos con  asombro y cierto desconcierto cómo esculpen y salivan lo que entienden por progreso.

No hace falta ser un lince para adivinar en muchos de ellos esa proximidad latente con un periodo en el que fueron tratados como reyes, del mambo de políticas de adhesión y amiguismo. Y además, no se retractan de ello, sino que embisten con el signo de su intelectualidad un tanto innoble, intentando convencernos de la imperiosa necesidad que tenemos para admitir que hay una solución para sacar a España del atolladero y, para que de una vez por todas, éste país tome rumbo hacia un florecimiento cultural sin precedentes.

Joaquín Sabina, Antonio López, Baltasar Garzón, Miguel Ríos, Pepe Viyuela, Vicente Molina Foix y toda la troupe socialdemócrata hacen un llamamiento para que “no se puedan permitir cuatro años más de un gobierno del PP,  que ha traído el empobrecimiento y el incremento de las desigualdades”. Olvidan decirnos que Felipe González luchó como un auténtico guerrero para enriquecer a unos pocos, someterse a las órdenes del imperio, militarizar su territorio, plegarse al llamamiento de las grandes empresas y vivir a cuerpo de rey con sus amigos del alma. Pero eso son nimiedades, especulaciones de teorías conspiratorias sin valor alguno. 

Photo by Joséluis Vázquez Domènech

Photo by Joséluis Vázquez Domènech

El PSOE es un partido de chichinabo, conmovedor hasta en sus últimas incongruencias. Porque no lo olvidemos, este panfleto audiovisual de muy mal gusto lleva su sello, rodeado de artistas, políticos y sindicalistas que conforman un paraguas de indudable catadura moral surrealista. Quieren convencernos de que el progreso pasa por Ciudadanos y dicho partido, asociándose con Podemos para de una vez por todas avanzar a ritmo de boleros.

Sorprende que éste último partido no haya sacado ya un comunicado distanciándose de semejante tropelía, con contundencia, pero entiendo que todo vale en esta etapa en la que con la boca pequeña pueden decirse hasta las más grandes tonterías.

Así es, ha llegado un nuevo manifiesto, y llaman a “todos los ciudadanos y ciudadanas a unirse a esta exigencia democrática”. No se lo pierdan, llaman a un gobierno de PSOE, Ciudadanos y Unidos Podemos una exigencia democrática. Este deseo se resume muy bien en el discurso de Manuel Rico: “No es inevitable que haya un gobierno del Partido Popular en los próximos cuatro años. No es una maldición ese castigo. Podemos cambiar la situación si efectivamente apostamos por un acuerdo entre los tres partidos que han obtenido la mayoría social y la mayoría parlamentaria. Hablo de Ciudadanos, hablo del PSOE y hablo de Podemos. Los tres partidos coinciden en la regeneración democrática, coinciden en la defensa del Estado del Bienestar y de las conquistas sociales, coinciden en la reforma democrática de las instituciones y en la limpieza y en la transparencia, y coinciden en una nueva dinámica económica. Yo creo que se pueden poner de acuerdo en un mínimo común denominador y abrir paso a un gobierno de cambio y progreso”

Las cosas así, les urjo a que nos concreten qué entienden por progreso, qué entienden por regeneración democrática o qué entienden por limpieza y transparencia, porque sobra decir que el PSOE, no solo adolece de todo ello, sino que forma parte, sin ningún tipo de dudas, de la creación de un sin fin de mecanismos que han apoyado sin descanso la involución democrática en España y en el mundo. (Me temo que a estas alturas también tendrían que darme su definición de “Democracia”).

Si ya es un pequeño delirio su propuesta, cabe decir también que su mayoría social no considera importante unir a la CUP, por poner un ejemplo, porque como ya sabemos a estas alturas, ni son progresistas y mucho menos defensores de regeneración institucional alguna. Son así ellos, demócratas que luchan incondicionalmente por la causa. Eso sí, pero no por una causa democrática, sino por su causa.

Cansa ya tanto manifiesto maniqueo. Y siento enormemente la ausencia de todas estas firmas en innumerables casos de arbitrariedad política e injusticias que se han dado en España desde la transición. Pero es que ahí reside el quid de la cuestión. Son ellos mismos los protagonistas de dicha transición, y nosotros los espectadores a los que nos obligan  una y otra vez a asistir a sus fiestas y bailes de salón. 

Son quienes sin vergüenza alguna salen en la foto para ver su propio reflejo, inundado de gracia.

Colaboración para Iniciativa Debate

 

 

 

 

 


Deja un comentario

¡Políticas Anti-terroristas!

Quien adjetiva manda. Y viceversa

¿Os imagináis una noticia de éste tipo?

“…En una operación conjunta llevada a cabo por los servicios nada secretos de varios países, y tras varios años de exhaustiva investigación en los que han sido analizados miles de documentos, han sido apresados varios presidentes de gobierno e importantes mandos internacionales de los que hasta ahora no se han filtrado sus nombres, dándose por hecho su participación en la organización y financiación de diferentes comandos que podrían haber participado indistintamente en derrocamientos, invasiones o incluso en golpes de estado, ejecutados con su consentimiento y con el respaldo de muchos de los actores políticos y de la diplomacia internacional”.

No. No solo es difícil de imaginar, sino que a ojos de insignes periodistas y dirigentes de casi todos los medios de comunicación se trataría de noticias conspiranoicas que no llevan a ninguna parte. Así es, a ninguna parte que no sea el pozo sin fondo donde ellos guardan las miserables decisiones que todo lo pueden cambiar.

Pero para que todo sea más preciso y nos demos cuenta del impacto que supondría alterar el orden y el fondo de muchos de los acontecimientos que nos narran (acercándonos más a lo que ocurre en realidad), vamos a imaginar un incidente mucho más próximo y que, probablemente, se entenderá mejor…

“Detenidos cinco militares españoles que pretendían viajar a Siria y así unirse a las fuerzas de la OTAN. Cada vez son más los hombres que salen de España con destino a países de Oriente Próximo a luchar en nombre de una extraña paz que sólo ellos conocen. Este último año, según datos ofrecidos desde el Ministerio del Interior, han sido ya más de 2.500 los jóvenes que se han movilizado, y se cree que vienen normalmente del sur de la península, aunque últimamente también se han notado movimientos importantes en las zonas de Castilla y Aragón. 

Se les ha incautado numeroso armamento de asalto, munición, y diversos  mapas de la zona, donde se piensa iban a actuar bajo el mando único del máximo representante europeo, del que se dice ha sido visto últimamente coordinando diferentes maniobras con agentes de varios de los estados participantes. Y dos de ellos están acusados también de captación y adoctrinamiento para integrar a potenciales combatientes en sus filas. 

Por ello, esta madrugada, y ante el peligro inminente del comienzo de los ataques, desde el juzgado número 1 de Madrid se han llevado las diligencias oportunas para encarcelar a los supuestos terroristas, que llevaban ya meses incorporados a filas y dispuestos a dar la vida por la Alianza. El juez Isidoro Arribas Bravo ha pedido prisión incondicional para todos los detenidos, y se espera que en próximos días puedan prestar declaración.

Fuentes próximas a La Moral han filtrado numerosa información en la que se podía comprobar que familiares de los detenidos también habían decidido incorporarse hace unos años a grupos similares que actuaron en países como Libia y Afganistan. Todo parece indicar que se puede tratar de células muy bien dirigidas y estructuradas y a las que se tiene, por tanto, un fácil acceso, mayormente desde un pensamiento cristiano radicalizado, fagocitado los últimos años con un considerable aumento de la instalación de bases militares en todos los países próximos a los círculos de los Estados Unidos, país éste donde se cree se formó el primer grupo de estas características, allá por los primeros años de la década de los sesenta.

Pensando en cómo evitar que un mayor número de jóvenes puedan encauzar su rabia a través de grupos de este tipo, y teniendo en cuenta la precaria situación económica en la que viven muchos de ellos, se piensa ya en una nueva legislación que ponga muchos más obstáculos y sea menos permisible con la posibilidad de que cualquiera pueda tener acceso a las armas.

Y nos llega una última hora en la que el propio gabinete adjunto a la cartera de Asuntos Exteriores ratifica que en los dos últimos meses han cruzado la frontera desde el aire unos 500 soldados que se van a prestar a realizar entrenamientos y ejercicios de combate en varios países limítrofes con Rusia, en el marco de unas maniobras que han sido declaradas de primer orden.

No olviden que mañana, en el Especial Informativo que conduce Ana Rebaños, tendremos más datos sobre estos sucesos que están generando cierto temor y que serán analizados, como siempre, con el rigor que caracteriza a todos nuestros invitados.”

 

Photo by Joséluis Vázquez Domènech

Photo by Joséluis Vázquez Domènech

Hablamos de la ley o de su ausencia. De su interpretación y su viraje hacia allí donde descansan los rescoldos del poder. Del indiscriminado acto de violencia en el que se está convirtiendo gran parte del acontecer de nuestras vidas.

…De quién cuenta la historia oficial.

Somos receptores de la continua amenaza que representa la normalización de un discurso intrusivo, que nos invade y del mismo modo nos hace protagonistas de sus fragmentos despedazados. Hablamos de la ley y sus premeditadas negligencias, enmarcadas para disuadirnos de poder ir contra ellas. De Estados y de sus documentos secretos, que amparan sin ser vistos lo que luego procedemos a observar ya anestesiados, inyectados en sangre y tolerando las banalidades de todos sus males.

Muchas son las narraciones dirigidas para mostrar quiénes son nuestros enemigos, y muy pocas aquellas que se plantean dónde están confinados los monstruos que todos podemos llegar a ser.

Sociológicamente nos han instruido para disculpar sin temor el acto de cualquier guerra, y para insensibilizar la voluntad humana ante tanta brutalidad. Y de ahí han de surgir mil y un interrogantes, hasta situarnos frente a esos referentes que respaldan la destrucción de muchos pueblos y que nos obligan a convivir supeditados al trauma y los vínculos de sus violencias.

¿Qué es terrorismo? ¿Quién decide cuándo es terror, cuándo guerra, cuándo ayuda humanitaria? ¿Es posible parar algún día la injerencia, la venta de armas, y la mentira? ¿Qué diferencia hay entre un soldado que actúa bajo el mando de una determinada organización invasora, y otro que piensa que lo hace obligado por su patria? ¿Dónde queda el límite para llamar a unos mercenarios, a otros militares, a otros rebeldes (estos son los más graciosos) y a otros defensores de sus democracias? ¿Quién dicta las leyes que hacen posible que este mundo sea un pernicioso invernadero del mal? ¿Cómo es posible que tengamos la obligación ética de tener que asumirlas por la sencilla razón de que estén escritas?

Las erupciones no cesan, y las nubes vienen cargadas de injusticia y de metal

colaboración para Iniciativa Debate

 


Deja un comentario

Carta abierta a todas aquellas personas que Podemos luchar por el cambio

Interpretaciones para el Debate

Probablemente es el momento para redirigir la mirada a este movimiento que ya se convirtió en partido, y a una nueva perspectiva crítica (positiva a mi entender) capaz de analizar toda una serie de acontecimientos que ni podemos, ni debemos olvidar.

En una primera exposición que ya efectué antes de las votaciones europeas, dejé constancia de una de las brechas más significativas que me distanciaban de sus planteamientos. Su ausencia de ideología no solo se está agudizando, sino que se está escorando (aunque ellos no lo manifiesten) hacia ese espacio donde los cimientos del poder pueden asentarse con mayor seguridad.

La moderación cada vez más evidente de todos sus discursos, y una serie de detalles que no pasan desapercibidos nos ayudarán a modelar mejor los espacios donde cada posición política se asentará para comenzar la carrera hacia la presidencia del gobierno.

Quiero mostrar mi rechazo absoluto a ese bipartidismo que ha menospreciado a toda una sociedad en su conjunto y ha dejado que se instaure en España una política mercantilista que ha convertido en capital de cambio la sonrisa humana. Pero ello nunca puede ser óbice para que otro partido que desee alterar el rumbo de los acontecimientos no pueda ser estudiado en profundidad para que podamos adivinar qué se oculta en medio de todas las estrategias.

Así, estamos obligados a comenzar con la primera piedra de toque y, por tanto, averiguar la razón de ser de unos movimientos que no respondían (aparentemente) a las maniobras de los dueños de los medios de comunicación. Es del todo ilusorio creer que el respaldo mediático que se ofreció a Podemos fuera una anécdota que se podría resumir en el tirón de su líder. Tal y como funciona nuestro sistema político, con el aval incansable de un periodismo que recluta legionarios a base de talones exquisitos, se hace necesario responder a ésta pregunta. ¿Por qué, de repente, una corriente económica e ideológica próxima al neoliberalismo (atresmedia) sirvió de altavoz al nuevo eco de la ilusión?

Motivos exógenos a la propia formación no le eluden de responsabilidad a la hora de clarificar todo este episodio. Puede ser cierto que la necesidad más urgente en las altas esferas del poder fuera buscar un refugio donde atrincherar a probables desestabilizadores del orden, más aún en un momento donde los movimientos sociales comenzaban a recobrar fuerzas y tomar las calles. Por ello, no dejamos de lado esta probabilidad: Podemos puede ser el escenario más apropiado donde depositar la rabia acumulada y ese ardiente deseo de derribar los muros de las élites y sus finanzas. Así, qué mejor que un partido nuevo que amortigüe lo que podría ser un golpe en el centro de flotación a un entramado político que se vería asediado por continuas manifestaciones y rebeliones.

Seguir reflexionando desde el oportunismo y la óptica de quienes pueden salir beneficiados de todo ello, es más que probable que nos ayude a eliminar el vaho de nuestros cristales. Y tenemos que al mismo tiempo que se consigue un estupendo sparring, se dinamita la fuerza que desde la transición necesitan tener doblegada, asestando el golpe definitivo a cualquiera de sus esperanzas. Izquierda Unida y todo el trabajo realizado por miles de personas desde las bases populares (procurando agrietar los muros del poder) no verá nuevamente fruto alguno a sus denodados esfuerzos. Aunque en su debe también deberíamos hacer constar que tiempo tuvieron para extremar su discurso y ser más pragmáticos y populistas (en su buena acepción) con su aventura.

El auge de Podemos ha sido constante, y las apariciones televisivas el detonador perfecto. Hay que subrayar este hecho, porque del mismo modo que ese punto es una de las causas que permite amplificar sus voces, lo va a ser también ahora de su enojo por la llegada de las críticas desaforadas. Es decir, lo que no es de recibo es hacernos creer que el impulso no se debía a la inestimable ayuda de la Sexta, y sí en cambio la nueva etapa de acoso e intento de derribo programada y ofrecida por las diferentes televisiones. Ambas situaciones germinan desde el mismo centro de operaciones.

El afianzamiento de esta fuerza resulta un hecho, y el bombardeo de encuestas poco serias mostrando su liderazgo todo un acontecimiento. Una fase en la que insistentemente nos venían mostrando la hipotética victoria de esta formación también descubre los requiebros que se están realizando para movilizar el voto del miedo.

Probablemente, se les ha ido de las manos. Pero el supuesto plan sigue su curso y todo indica que redoblarán fuerzas para ser capaces de aplacar los movimientos de Podemos. Antes de las elecciones generales el Partido Popular habrá purgado la mayoría de sus “casos de corrupción” y llegará más oxigenado al envite final.

El otro partido representa al perfil sociológico más difícil de asumir y comprender de España. Los de Ferraz, teóricamente, deberían estar renegociando sus deudas con los bancos y sus gentes porque estaban llamados a desintegrarse, respaldados por su propia estupidez. Pedro Sánchez ha asumido el papel a la perfección y está escribiendo uno de los capítulos más tristes justo en el preciso momento en que cualquier organización socialista debería acometer las más profundas de sus transformaciones. Y sus teatrales movimientos están llegando tarde y son tan irrisorios que merecen el mayor de los oprobios. El P.S.O.E. sigue representando a la saga de políticos que hay que procurar descartar cuanto antes. Lo esperpéntico es que sigan aguantando el tirón y todavía queden incondicionales capaces de mirarles a los ojos, a pesar de los esfuerzos que siguen haciendo por mostrar el rostro más inhumano e indecoroso con su adhesión incuestionable al régimen monárquico, financiero y elitista. Las cosas así, su batalla interna con los afiliados seguirá siendo de calado cuando las coaliciones o pactos concretos sean su única salida, aunque también tengo que recordar que a muchos de sus seguidores les será igual arre que so; todo sea por proseguir copando las tan apreciadas cumbres del poder.

Tempus Fugit News

Tempus Fugit News

Y ello, si no se produce una de las maniobras más deprimentes de la que ya dejé constancia; la foto la dibujan Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Alberto Garzón  juntos, porque puede ser uno de los mayores reclamos (en función de cómo se estén gestando las diferentes posibilidades) de un buen número de ciudadanos. Sería el punto final a la meteórica carrera de los profesores universitarios. No deberían dar ese paso bajo ningún concepto; constatarían la nula apuesta por revolución alguna, y destruirían el sueño de las izquierdas en el momento menos oportuno desde la muerte del gran dictador.

Es complejo poder indagar en todos esos aspectos que desde fuera inciden directamente en el devenir de Podemos, pero no lo debe ser tanto procurar hacerlo desde dentro. Tenemos movimientos internos, actitudes y realidades que han de ayudarnos a cerrar el círculo, y no perder detalle para hacer un boceto más asumible en términos más objetivos.

Quiero mostrar solo unos detalles que para mi son representativos de un camino, y al que necesito prestar atención. Desde luego, muchísima más atención que la que sus enfervorizados seguidores le van a conceder.

Es cierto que hemos vivido y vamos a presenciar una enconada serie de ataques que no conocerán freno hasta después de las elecciones generales, generalmente sin mucho fundamento, y con el único objetivo de destrozar esta formación. Por ello muchas personas se sienten incómodas ante tanto desenfreno y tanta injuria, pero inclinarnos a la necesidad de observar críticamente todo lo que está sucediendo no debería ser recibido con esos gestos de reprimenda y animadversión. Es más, cada vez veo más urgente un espacio dentro del propio partido que acoja una mirada crítica, antes de que releguen al olvido aquellos orígenes que parecían abrazar la causa de los más desfavorecidos.

Y así prosigo. Uno de los fracasos existentes en el plano socio-político es la distancia cada vez mayor que se está produciendo entre la clase dirigente y la clase que verdaderamente está sufriendo las consecuencias de esta guerra sin cuartel contra el estado del bienestar. El movimiento 15M se presentó como conductor de ese sufrimiento y lo canalizó a través de la calle. Las dos corrientes más significativas de Podemos indicaron desde un principio que los indignados eran su referente, aunque ya dejaron claro que el déficit organizativo que representaban había que suplirlo como lo han hecho. Pero, ¿qué hay de real en el reflejo social de esta pantalla? La respuesta no favorece lo que en principio parecía iba a ser. El movimiento no fue capaz de aglutinar a ese colectivo obrero damnificado, y Podemos, mucho menos. Y ahí radica una grave penalización, dado que ese vacío reconduce la lucha política sin que quienes más sufren puedan engancharse a esperanza alguna. Y hay que recordarlo, esto no tiene marcha atrás. Si analizáramos quiénes representan o lideran la mayoría de círculos en los diferentes municipios, y quiénes han sido los principales candidatos, nos daremos cuenta que las clases medias y bastante bien acomodadas, copan ese mercado (desde la cúpula hasta sus bases). Negar esto seguirá amordazando una realidad que necesita oxigenarse.

Si hubiéramos de crear un perfil medio de quienes se han emocionado con el nuevo partido, la población urbana, treintañeros, gente con estudios secundarios o superiores, y pertenecientes a las nuevas clases medias o altas (obreros y profesionales cualificados, trabajadores de la Administración y servicios, y empresarios) dibujarían su mejor adhesión, y las clases menos pudientes, autónomos o agricultores no serían su mayor baza. Y lo más grave, tampoco parece haber intención alguna de subsanar dicha ausencia. Puede ser cierto que sociológicamente los sectores más desfavorecidos queden atrapados en un bucle de resignación (y sin deseo alguno de acudir a votar), pero ello no debería ser causa para que prosigan los mismos criterios de fidelización política. Y además, siendo realistas, Pablo Iglesias y su equipo deberían abandonar cualquier llamamiento a los más desfavorecidos si nada hacen para integrarlos en el proceso (y en su organigrama). Aunque parezca contradictorio, como ya ha reflejado Thomas Jeffrey Miles, “los más activos a favor del movimiento pertenecen ellos mismos en su mayoría a grupos de población que ya tenían más posibilidades de ser cooptados por el establishment, que todos aquellos que están más amenazados por la crisis”.

La Asamblea celebrada en Vista Alegre ya dejó claro cómo se distribuye el poder y en manos de quien queda. El hecho de que los vencedores hayan sido respaldados por una mayoría aplastante de los votos no dota a esa opción de ser la más exigente y defensora de las causas más justas, solo significa que su líder tiene un tirón sin precedentes.

E igual ha sucedido en las últimas votaciones para elegir a sus candidatos para las autonómicas, siendo mucho menos representativas las listas no apoyadas por la dirección oficial.

La novedad, el poco tiempo empleado en su formación y otros condicionantes han posibilitado cierta desconfianza en el buen avance de la creación de todos los círculos y en la presentación de candidatos. Por ello desde arriba ven necesario atar en corto todos los movimientos. De ahí también el recelo para presentarse a las municipales con su nombre. Es entendible dicho miedo, pero también se ha de cargar con las consecuencias de sus propias decisiones. Sigo manteniendo que Podemos no debió presentarse a las elecciones europeas, y que la etapa de construcción del partido hubiera sido mejor prolongarlo para dotarlo de una mayor consistencia, tanto política como organizativamente. El cambio de discurso efectuado también forma parte de esa falla, junto con el hecho de que diferentes “cabezas visibles” pueden patinar también con sus declaraciones, denotando que no hay coherencia interna, o que de haberla, deja mucho que desear.

El País Vasco y Navarra ya han presentado sus credenciales, y desde altas instancias parece que va a quedar claro que habrá dificultades para quien desee pactos con la Izquierda Abertzale, al margen de que muchos círculos o incluso la representante navarra, Laura Pérez, no vea con malos ojos pactos programáticos para conseguir el tan ansiado cambio político en la comunidad foral.

Google Images

Google Images

Tras las últimas elecciones en Andalucía no parecía del todo acertada esa “ingerencia” desde Madrid, y todo indica que a última hora se han impuesto las condiciones de Teresa Rodríguez, tres exigencias que ayer mismo corroboró Pablo Iglesias en rueda de prensa; que la Junta no contrate con bancos que desahucian familias sin darles alternativa, que Díaz se comprometa a reducir altos cargos y a cambio readmita a profesores y maestros interinos, y que imponga tolerancia cero a la corrupción y exija responsabilidades políticas a los expresidente Manuel Chaves y José Antonio Griñán al margen del resultado de la investigación judicial sobre los ERE en que están inmersos.

Pero más allá de estos cambios y cómo se resuelvan las negociaciones, quiero dejar claro que las reflexiones aquí expuestas no responden a una interpretación mia sui géneris, sino que vienen determinadas por sus actos al incumplir lo que ellos mismos prometieron, esto es, que en todo momento las bases iban a ser quienes decidirían cómo y con quién deberían pactar (o no). “Tal y como aparece en los documentos organizativos aprobados en la Asamblea Constituyente Sí Se Puede, los pactos electorales se decidirán por todos los inscritos e inscritas en Podemos de cada territorio, que constituyen cada Asamblea Ciudadana Territorial”. (Ione Belarra)

No hay explicación alguna para perdonar críticas hacia Podemos ante evidencias que consideramos importantes, y que con cualquier otra figura política no hubiéramos dejado pasar. Asumo que miles de flechas ya se han lanzado para herir el progreso de este partido, y que les esperan meses difíciles enfrentándose directamente a las cloacas del poder y sus mercenarios. Pero no me parece prudente que por ello hayamos de abandonar un espacio crítico, sobre todo si se procura efectuar con prudencia, con trabajo, y sin ningún ánimo de ofensa ni de derrumbe. Bien al contrario, somos muchos quienes deseamos una urgente transformación que termine regenerando el cielo político. Pero también somos muchos quienes exigimos cambios de mayor calado y un mayor esfuerzo para que los más afectados vean un poco de luz en el oscuro escenario que nos ciega.

Quiero terminar con una última interpretación de los hechos, que sostiene una de las razones por las que se va a minar la pretendida ascensión al poder. Las clases asentadas y que no temen a la crisis, porque sus bolsillos están candados y a buen recaudo, no necesitan de la asimilación ideológica de ningún tipo para perpetuar sus intereses o sus maquillados cambios. Les vale con que sus tipos de interés estén defendidos, desde uno u otro bando. En cambio, desde la izquierda, o más bien desde la zona de no confort, es necesario cuestionar los principios, la concepción del mundo y los discursos, porque se espera de ellos una transformación: la transformación soñada que nunca llega.

El activismo siempre será mínimo, por lo que los momentos de desazón y de regresión aparecerán constantes, sobre todo cuando las erupciones ya hayan dejado su impronta. Y estamos ahora en uno de esos momentos, ratificable (para mí sin ninguna duda) con los datos de participación en la elección de candidatos para las autonómicas, próximo al 20%. Una tasa bajísima que bien debería hacer pensar a quienes creen controlar los funcionamientos de las nuevas democracias a través de las redes sociales.

Aunque pueda parecer contradictorio en un partido liderado y apoyado por un gran número de universitarios y estudiantes, va a ser precisamente el significante y la reflexión política la que vacíe cuantitativamente las arcas de la nueva formación. Ésta solo se encontrará cómoda en la ausencia de todo rigor político y fundamentación de sus obejtivos. Y cuanto menor sea el grado de profundización de los pensamientos, mayor será el porcentaje de posibles votantes. Y ellos lo saben, y es a todas luces, preocupante. Y lo digo cabizbajo, porque este giro permite la estandarización de la atonía política y, con ella, la desconexión absoluta con los principios originarios del cambio.

Si creéis que podéis, por favor, repensar en qué consistía aquella indignación, y dónde quedan los rostros más marcados por la crisis.

Si podéis, por favor, hacer llegar mis palabras a quien proceda.

Un abrazo, joséluis

colaboración para Iniciativa Debate


1 comentario

La importancia del autorretrato

O la necesidad de construir un espacio propio

Desde las ciencias sociales y de la información nos van llegando con asiduidad pequeñas indagaciones que tienen una importancia igual a cero y, que además, esconden una realidad que está pidiendo a gritos ser desvestida de todas sus galas. Dan por hecho que allí donde las redes sociales proclaman un nuevo acontecimiento es donde ha de estar la noticia, pero lo que consiguen es respaldar la liquidación de toda reflexión crítica y aupar a los altares a esos avezados pupilos capaces de dictar las más absurdas sentencias con ciento cuarenta caracteres.

Desde los aclamados territorios de la investigación y con la ayuda incansable de los fabricantes de  nuevas tecnologías han tenido a bien contentar nuestro indisciplinado fervor por la novedad, y de ese modo nos ofrecen miles de aplicaciones que van llenándonos de deshechos y vaciándonos de contenido.

Siendo el objetivo entretener al consumidor podemos observar cómo confluyen en él ambas manifestaciones, y cómo consiguen con facilidad que éste se sienta protagonista de su propia historia. El selfie es el paradigma perfecto de este tiempo y el que mejor revela el proceso en el que estamos encauzados. Deja constancia abiertamente de la trascendencia de un yo elaborado sin discurso alguno, y la dificultad de los sujetos por liberarse de la cadena que están construyendo.

Y es aquí donde deberían de arreciar infinidad de análisis y de consideraciones respecto a nuestra relación con las nuevas tecnologías, el uso que hacemos de ellas, y el desuso que hacemos de nuestras vidas.

¿En qué consisten los nuevos entretenimientos?

Hace ya tiempo que están emergiendo identidades que rebasaron el umbral del individualismo. Estamos embarcados en una nueva ola conductual donde las normas vienen dictadas antes de universalizar el libro de instrucciones. La atomización resultante es un delirio de personajes que más allá de aislarse en sus propias redes, y más allá de congratularse con su constante presencia erótico-festiva, lo que termina por financiar es la destrucción del sujeto como actor social, y lo único que consigue es la atracción de “otro como yo” incapaz de detenerse a pensar y clarificar en qué consiste tanta y tan aclamada diversión.

En las grandes ciudades y en las pequeñas urbes, en la capital y en la periferia, un nuevo espécimen moderno se ha arrojado a los pies del sistema con una facilidad que asombra, y su deseo de compartir la experiencia encuentra en el selfie el ventilador necesario para expandir su sonrisa más allá de su preocupante situación laboral, sentimental, o psicoanalítica. El objetivo no es otro que mostrarse ante los demás como lo hace todo el mundo, es decir, sin detenerse a pensar que igual estaría bien encuadrar la imagen en una realidad significante, y no en los parámetros de los que ya se encargará Instagram de formalizar debidamente.

Este tipo de fotografía es fiel reflejo de los procesos de cambio. El individuo ha pasado al plurindividualismo. Aquella capacidad de tomar decisiones, de aislarse en burbujas recolectoras de su propia vida, de subrayar las vivencias del yo desde personalidades libres y autocomplacientes, e incluso de reivindicar espacios íntimos que construir desde los márgenes, ha dejado paso en breve espacio de tiempo a la masificación de unidades contemplativas que vienen a hacer, en la mayoría de los casos, lo mismo.

Dibujamos una ciudadanía que se organiza en torno a unos criterios de consumo, y donde la capacidad de rebeldía se desata en los días de lluvia de algún concierto “memorable”. Una pluralidad de individuos a los que les cuesta detenerse a reflexionar, a mirar otros mundos más allá de ese círculo donde el instante vale más que cualquier razón que le llevara a él.

Pero esta secuencia se extiende a casi todas las capas de la población, con la diferencia de que algunas tienen un poder adquisitivo y otras no. Lo importante es estar, aparecer en el momento oportuno, no tanto para que todos sepan que estuvimos allí (y que hay una huella imborrable que lo testifica) sino para que uno mismo sienta que participa, y que camina al lado del mundo, incluso en las largas noches de invierno.

Seguimos en la lucha por el reconocimiento. Eso es invariable. Lo que cambian son las formas. García-Alix dice que una foto de nosotros mismos es el disfraz que mejor luce. Y precisamente ese movimiento rápido, en cualquier parte, a cualquier hora, que termina guardado en un móvil y expuesto en el escaparte de la red social sigue buscando un pequeño hueco, al que se le puede atribuir un poco de vida… y esperanza, pero lo que encuentra es una realidad aparente sustituida por la grandilocuencia del momento.

AUTORRETRATO II

Photo by Joséluis Vázquez Doménech

El espejo, el papel impreso o una pantalla son un soporte adecuado para vernos. El primero impone, el segundo se marchita y la última eclosiona en un momento, buscando al siguiente instante un nuevo emplazamiento. El selfie es otro entretenimiento, donde no hay desgarro, ni intención manifiesta de representar ningún mundo interior (ni exterior), tan solo un instante dulcificado por un gesto que además muestra ese signo erróneo de la falsificación del momento. No procura la reflexión, y por ello mismo nos distancia de una narración solvente.

Esta inmersión que sin darnos cuenta hemos hecho en el universo de la inmediatez ha traído consigo muchas secuencias que se traducen muy bien en todo lo que venimos reflejando. Pero también viene a señalarnos la necesidad que tenemos de detenernos a meditar, de mostrar esa solvencia particular para mirar de frente al mundo y posicionarnos ante él, para dejar la impronta de nuestras luces y nuestras sombras.

El autorretrato te obliga a mirar, a construir, a diseccionar. Es un proyecto que transita hacia lo que van a ver los demás, y en el que te posicionas para querer transmitir; una imagen, una sensación, o tan solo una referencia. No vale con mostrarte. No es una rutina individual para que se convierta en espectáculo social. Puede, y debe muchas veces, ser una zona gris, para escapar de cualquier tendencia, y seguir reivindicando ese espacio propio por el que debemos luchar.

Publicado en Iniciativa Debate y en Ssociólogos.com


Deja un comentario

Mi pequeña lucha

Obama no descansa

“Si amenazan a Estados Unidos no tendrán un lugar seguro donde refugiarse”

https://www.youtube.com/watch?v=HZCPNzaKxcc

El 05 de diciembre de 2011 escribí un artículo (y lo publiqué). Ha llovido mucho desde entonces. Pero sobre todo, lo que ha habido, es una serie de movimientos para amedrentar a la población mundial y con ello poder tener la excusa perfecta para adentrarse en Siria, y dejar constancia de quién manda en el mundo, y cómo deben hacerse las cosas.

Hoy es otro día triste, y van tantos ya, que uno piensa que esta “política”  no tiene fin, y que mientras los nuevos gobernantes no tengan la osadía de clamar contra Estados Unidos e Israel estamos destinados a vivir continuas calamidades y guerras represivas destinadas (y esto es lo más terrible) a llenar las arcas de unos pocos individuos a los que no les importa nada la aniquilación de millones de personas.

La rabia y la impotencia se apoderan de mi con mayor frecuencia. Cuando descubres tras las ventanas de cada jornada que todo lo que publican los medios deja de ser verdad para convertirse en oscuridad, algo por dentro explota, por la sencilla razón de que están jugando miserablemente con la vida de miles de niños que van a volver a observar sus cielos llenos de bombas y misiles, rodeados esta vez de  negras mariposas sin alas.

Mi pequeña lucha lleva mucho tiempo gestándose para intentar bloquear en parte las voces audaces de los que se agitan sin cesar para que no se pueda descubrir qué está sucediendo en el mundo. Voces que te acorralan, que te persiguen sin descanso, y que discurren sin fundamento mientras sus bolsillos se llenan de miseria. “Periodistas” y gente que no tiene más que escribir unas cuantas consignas identificativas de su ignorancia y de sus atropellos.

Mi pequeña lucha es propia la mayoría de las veces de quien “está siempre con la teoría de la conspiración”, o de quien es tratado de comunista, o de ingenuo, o de simplista, o de tantas cosas que uno ya no puede sino mirar la vista atrás e intentar protegerse con sus palabras.

Y hoy lo hago, protegerme con mis palabras, y las comparto con vosotros. Yo no soy futurólogo. Soy sociólogo. Y tan solo hago lo posible para auscultar lo que acontece a mi alrededor y procurar darle forma. Hoy hace casi tres años que escribí lo que viene a continuación…

Una nueva guerra planificada: Siria

(y una nueva guerra informativa)

Parece que todo va perfectamente. Tal es así, que todos ya dan por hecho que el presidente de Siria es un asesino en potencia. Lo que casi nadie dice es que desde hace tiempo se está gestando una nueva “guerra civil”, donde, como siempre, saldrá victoriosa la alianza demoníaca que irrumpirá en dicho pais como salvadora, nuevamente, de una más que planificada estrategia de nuevo orden, auspiciada por los grandes estados del gran Obama, sus amigos de la arabia saudita, y los honrados trabajadores de la otan.

¿Cómo es posible que una y otra vez se repita la misma farsa, y la ciudadanía se someta a las controladas informaciones que desde todos lados nos llegan? La respuesta es muy sencilla. Casi nadie se esfuerza por saber. Ni siquiera quienes saben que nuestros medios están completamente manipulados. Saben de esa realidad, pero del mismo modo también son absorbidos, porque salvo que uno acceda por propia iniciativa a investigar qué sucede en el mundo, es difícil poder contrastar lo que nos están contando día a día, noche tras noche…

Hoy, como ayer, hay unos objetivos bien determinados. Los sunies saudies, retomarán la senda ya marcada que, casualmente, se enfrenta a Siria e Irán y, lógicamente, dará acceso a nuevos márgenes en el suculento mercado del petróleo, perfectamente dirigido por las mismas familias capaces de intervenir en la demolición de unas torres, o en el levantamiento de un régimen en Libia.

Y así las cosas, bandas armadas (ajenas al mandatario sirio), ya han asesinado a miles de personas, y aquella primera “realidad” que parecía diagnosticar a Bashar Al Assad como primer delincuente en potencia, deja abierta las puertas a otra realidad nada desdeñable; los acontecimientos sirios también están siendo contaminados e incitados por grupos que están perfectamente armados, y pagados. ¿Quién está detrás de estos grupos y de esta convulsión que va a terminar… como va a terminar?

La Liga Árabe ya ha realizado perfectamente sus deberes. Ahora, vendrá la OTAN, con sus emisarios humanitarios; especialistas terrestres, navales, de la fuerza aérea, y de ingeniería. Y prepararán el terreno, bien a través de una guerra civil ayudando a los “rebeldes”, bien dejando paso a otros actores, que realizarán el trabajo sin complejos.

Google Images

Google Images

Al cabo de un tiempo, podremos ver cómo cae un nuevo régimen, cómo la comunidad internacional ha prestado ayuda para derrocar a un hombre malvado, cómo la población siria es martirizada y miles de habitantes son eliminados por efecto de los populares daños colaterales.

El presidente de Siria, como el de Rusia, como el de Estados Unidos, como el de Bahrein, y como el de Francia, es lo que es (no puedo desplegar mi concepto a través de unas concretas palabras porque muchos no me creerían, otros se alarmarían, y los menos, querrían detener mis impulsos). Así que cuando la televisión insista en que en un determinado sitio del mundo hay un presidente asesino del que el pueblo desea desembarzarse, pensar antes que en un determinado sitio del mundo, hay una reunión de liquidadores pensando cómo desempolvar sus intereses y acometer cualquier tipo de acción.

Por increible que parezca la acción, y por increibles que parezcan vuestras reflexiones, casi siempre estaréis más cerca de la realidad reflexionando de ese modo, que escuchando y leyendo las depravadas historias que nos cuentan.

Siria es una nueva escala dentro de un largo viaje. Ese viaje está sembrado por el terror, y solo puede comenzar a detenerse si la población es consciente de lo que sucede. Ninguna “revolución árabe” va a terminar con esta lacra. Bien al contrario, las consecuencias de estas revoluciones estarán perfectamente delineadas. Al igual que en Egipto, al igual que en Libia, pronto tendremos a varios líderes rebeldes sirios (no elegidos por ninguna revolución ni ningún pueblo, sino apoyados e incentivados por quienes están dibujando toda la trama), y uno de ellos guiará el país, pero no camino de la democracia, sino de los intereses de nuestros mandatarios (cuando digo nuestros, hablo en nombre de todo Occidente); mandatarios que nosotros insistimos en darles confianza y nuestro voto, mandatarios que siguen haciendo de este mundo un lúgubre espacio de miseria.

Así que si pensáis que todo lo que está sucediendo en Siria, y todo lo que va a suceder, es por obra y arte de la presencia de su presidente, seguiremos encerrados en las celdas de los premiados informativos españoles. Nosotros podemos vivir ajenos a los acontecimientos que suceden a miles de kilómetros de nuestros hogares, pero no debemos vivir ajenos a nuestra propia estupidez.

No debemos alimentar la razón que abre tantas heridas y asesina a tantas personas. Si no nos esforzamos, estamos ayudando a que la tragedia se propague, y a que el dolor se multiplique y sea un drama incesante.

La ausencia de esfuerzo… también es un daño colateral de este nuevo milenio, y como todo daño colateral, una perfecta consecuencia de una guerra confidencial que no cesa.

—————————————————————————————-

Lógicamente, hoy habría de hacer algunas matizaciones, y debería hacer constar hechos que han sucedido en todo este tiempo que “han obligado” a cambiar de estrategias. Pero el resultado final va a ser el mismo, porque su plan inicial sigue la misma ruta. La ruta más mezquina, arrogante y terrorífica que nunca podremos llegar a comprender.

Colaboración para Iniciativa Debate

 


Deja un comentario

Por Fin, Viernes

Entrevista con Willy Toledo

(Prefiero un millón de veces un gobierno de Podemos que cualquiera de los que hemos tenido hasta ahora)

Pienso que en innumerables ocasiones nos dejamos llevar por apreciaciones surgidas de los impulsos, por algún detonador que todos llevamos escondido, e incluso también por posiciones que muchas veces olvidamos pertenecen a nuestro fuero interno  (a un mundo ideológico que consideramos como un pequeño tesoro que nadie puede o debe cuestionar). Pero a veces, cuando ese mundo particular ha de enfrentarse con el universo que nos rodea, no sabemos calibrar bien cuáles han de ser los posicionamientos y las medida justas de nuestras ideas.  Es más, soy consciente de la inmensa dificultad que nos supone traspasar las propias fronteras para hacerlas reales a través de los demás; ser en otros sin perder la coherencia interna.

Creo más en los largos recorridos que en los choques frontales producidos por causas que a veces se nos escapan. Y deseo dejar constancia de que la disputa abierta hace bien poco entre Willy Toledo y Podemos, y del mismo modo con Paco Bello,  dejará de ser un lastre, y servirá para reorientar las decisiones a través de reflexiones más profundas y sosegadas.

Tal vez no sea yo quién para mediar o tender puente alguno, pero del mismo modo que en muchas ocasiones he tenido la oportunidad de dejar  impresas mis reflexiones en la plataforma informativa de Iniciativa Debate (foro donde se ha suscitado toda la polémica), quiero hacer lo propio con esta aportación que, además (y quizás por ello), cuenta con mi participación en el debate que podréis ver a continuación.

ETB2

ETB2

Estoy convencido que la mayoría no tendreís duda alguna en saber donde se posiciona Willy (en sus postulados ideológicos y políticos). Y si todos somos capaces de olvidar contiendas, rencillas o etiquetas, no nos quedará más que ver un inmenso horizonte donde casi todas nuestras miradas pueden confluir en algún espacio concreto.

Saber cómo se reformulan las ideas en posicionamientos políticos y en apuestas de gobierno (o desgobierno) no está al alcance de muchos. A mí no me cuesta reconocer que tengo grandes dudas para saber cuál es la solución a los graves problemas que nos afectan. Pero tampoco me cuesta afirmar que lo importante es agrupar a personas con capacidad crítica, preocupada por la realidad social, y capaz de manifestar sus ideas.

Y aquí quiero enfatizar mis palabras. No es nada fácil subir a este escenario y ponerse a escribir sobre muchas de las cosas que acontecen en el mundo sabiendo que puedes ser blanco en cualquier momento de todo tipo de críticas, en la mayoría de las veces desmesuradas. Por ello, y por otras muchas cosas que convergen en la vida personal de cada uno de nosotros, valoro a todas esas personas que son capaces de mantener sus posiciones y sus reflexiones. Y valoro aún más la capacidad de dar marcha atrás y alterar el discurso si así procede.

Mi pequeña intervención en la siguiente entrevista buscaba lo que estoy manifestando hoy aquí. Y creo que los resultados serán positivos si todos somos capaces de arrimar el hombro y olvidarnos un poco de nuestros yos para converger en el nosotros.

Desde luego, para mi no hay duda alguna de que hemos avanzado.

Pinchar Aquí Para Ver La Entrevista      (Visionar a partir del minuto 10’40)

Colaboración para Iniciativa Debate


Deja un comentario

Mercenarios

Mercenarios

Se aplica al soldado que sirve por un salario en un ejército extranjero. O bien,  a la persona que realiza cualquier clase de trabajo por una retribución. Si juntamos las dos acepciones posiblemente entendamos mejor el concepto en su etimología más agresiva o militarista. Y así podemos hablar de personas (o estados) que por una buena cantidad de dinero sirven para participar en cualquier conflicto bélico, siendo muy común que éstas carezcan por completo de  consideración moral o ideológica alguna, dado que el objetivo de su lucha se opone por completo a dichas deferencias.  En el lenguaje común se les denomina asesinos a sueldo.

Si seguimos el proceso de liquidación  de los comunistas en Ucrania, o de los palestinos en las franjas de la desesperación, los delitos que se les presupone ni lo son ni responden a la autenticidad de las acusaciones.  Siempre en cómicos rituales de verificación de pruebas, no importa por quienes sean llevadas a cabo, o bien éstas se mantienen en secreto (para “proteger las fuentes y métodos de sus servicios de inteligencia”), o bien falsifican la realidad para retransmitirla cuando procede.

Los ciudadanos sólo tenemos una opción: creer en su palabra. Pero a estas alturas dicha opción representaría el suicidio de nuestros principios.

Photo by Joséluis Vázquez Doménech

Photo by Joséluis Vázquez Doménech

Quiero recordar que no podemos caer en la trampa de callar y amordazar nuestros pensamientos por el mero hecho de que estemos imposibilitados para demostrar la falsedad o no de los argumentos esgrimidos. No necesitamos ser detectives o espías profesionales para aseverar día sí y día también que estamos siendo manipulados constantemente. Y no debemos de preocuparnos por no poder acceder a las evidencias que demuestren lo contrario de lo que nos cuentan. No tenemos las armas y el poder necesario para enfrentarnos a quienes sí los tienen.

No importa. Solo con la memoria colectiva y, compartiendo todos los acontecimientos, podemos avanzar. Con dicha memoria, y con el principio básico del derecho. Dado que tenemos la experiencia de Irak, Vietnan, El Salvador , Chile , Cuba, Venezuela o Sudán (por poner unos ejemplos); no nos creemos nada. Y dado que hemos de apoyarnos en la justicia, exigimos fuentes fidedignas, pruebas fehacientes (y visibles), documentos desclasificados, inspectores neutrales, y una detallada explicación de todo el proceso geo-político diseñado por la Casa Blanca, la O.T.A.N., la Unión Europea, Israel, y el padre que parió a todos  los contingentes invasores.  Mientras no tengamos acceso a la verdad, podemos seguir manifestando libremente que nos están mintiendo.

Si el imparable acoso de quienes no ceden en sus pretensiones prosigue, podremos denominar a cada cual por su nombre. Y si alguien genera un conflicto bélico, y sabemos que como consecuencia de ello fructifica su poder y, además, quiere demostrar ante el mundo que su golpe sobre la mesa… era necesario, sabemos que estamos ante un mercenario.

(Y si cualquier gobierno del mundo no ha generado tal conflicto, pero sus “intereses” amordazan la voz del disidente y calla, sabemos que estamos ante cómplices de mercenarios).

Colaboración para  Iniciativa Debate

*** En recuerdo de un niño palestino, que debía estar jugando al futbol en Donostia, pero problemas burocráticos le impidieron salir, con tan mala suerte que en Gaza recibió junto a otros miembros de su familia el regalo envenenado de los misiles israelíes, quedando inertes para siempre… Y en recuerdo de toda Palestina


Deja un comentario

Una opción para mejorar la actual coyuntura socio-política

La imperiosa necesidad de romper un bipartidismo que ha congestionado desde el propio Estado el proceso democrático

Para ello he de dirigirme en primera instancia a uno de los colectivos que ha de tener la obligación moral e ideológica de revertir una situación amparada y perpetrada por sus propios dirigentes y, en consecuencia, por su propia negligencia.

“Carta abierta a simpatizantes, militantes y votantes del Partido s o Español”

Se requiere de auténtica paciencia y cierto empaque emocional  para sentarse a reflexionar unos minutos y procurar dirigirse con tranquilidad  a este gremio. Más amplio de lo que uno quisiera, y más deprimente de lo que una sociedad en estado de regeneración necesita. Viene a ser similar a la tortura que acompaña mantener un litigio con una operadora de telefonía que por razones bien evidentes te mantiene a la deriva sin que importen lo más mínimo ni tus causas ni tus urgencias.

Pero sabiendo que las mismas compañías de telecomunicaciones pueden actuar así por la indignante permisividad de los gobiernos y la estrecha relación existente entre ellos, hemos de ir, obligatoriamente, hacia arriba, a la cúpula cristalina desde la cual se reflejan las más atinadas estrategias de esclavización.

Antes de dejar constancia de los atropellos que este partido ha considerado oportuno realizar, no solo con los habitantes españoles sino también con los de medio mundo (dadas las asociaciones y alianzas estratégicas de las que forma parte), debería precisar que es mi primera intención dirigirme a todos para interrogarnos sobre una posible corresponsabilidad con los desastres que atenazan al mundo y ante los que tú mismo puedes ser  capaz de clamar dadas sus lesivas consecuencias.

Así tenemos, en primera instancia, que hay que reflexionar sobre la importancia que tiene un voto. Y, por tanto, sobre las fatales consecuencias que puede acarrear. Posteriormente, me veo en la obligación de recordar que ese voto, no solo participará de la gestión de la reconstrucción del parking donde guardarás tu coche, sino que también tendrá una implicación directa en la  vida de millones de personas que te rodean. Es decir, la sola aproximación a dicho partido, será un lastre que traerá consigo daños irreparables en el devenir de muchísima gente que nada te ha hecho para que tú propicies sin remilgos su miseria.

Ha llegado la hora de que os desabrochéis vuestras camisas y os presentéis ante el público (como hacían vuestros primeros referentes en la lucha). Casi todos los “acontecimientos políticos” que se van sucediendo a lo largo y ancho del planeta están patrocinados por entidades, organizaciones o poderes fácticos que saben muy bien lo que están haciendo. Y todos ellos necesitan del aval de quienes nos gobiernan, para así justificar con sus sistemas políticos intervenciones pre-cocinadas que luego se saldan con supuestas revoluciones populares.

Bien, te sondeo entonces sobre ciertos detalles anecdóticos (porque representan una nimiedad en relación con todo lo que puede llegar a hacer un aparato de Estado). Y una vez terminado, te miraré de frente, para que oses decirme que sí, que en la próxima convocatoria electoral vas a ofrecerles tu confianza, porque tu inteligencia emocional así lo considera.

Photo by Joséluis Vázquez Doménech

Photo by Joséluis Vázquez Doménech

Empezar  con ello es tan sencillo que puedo encender un cigarrillo mientras busco un poco de información y, sin esfuerzo alguno,  encontrar un poco de arena  para cubrir la inmensa playa donde reposan tus neuronas. Pero ello, no es nada en relación con lo que se podría escribir sobre él (Felipe González). Si no deseas descubrir o interrogarte por qué ese señor vive como vive, ya nos lo has dicho todo. Nos lo has dicho, porque somos miles quienes estamos esperando tu reacción.

Listas  donde poder encontrar las representaciones más burdas de la ignominia  o acciones políticas que rayan la desvergüenza, son tantas, que con todas ellas puedes construirte un chalet de papel. Le dedicas un jornada de tu vida a examinar el recorrido de tu partido, y o bien te sale un sarpullido o, peor aún, podrás llegar a  formar parte de sus artes florales (representadas perfectamente en un bonsái).

Mi periodo de lactancia informativa respecto de los acontecimientos que van sucediendo en el mundo desde que tuve la opaca idea de ir a descorazonarme a la universidad, me puede ayudar a traerte a colación trepidantes historias de saqueadores  y especuladores sin escrúpulos, o inverosímiles actitudes presididas por personajes a los que eres capaz de tener en estima.

Y así desde el ostracismo de la transición, que aun aniquilando tus libertades, te hace seguir ahí, imperturbable, dando de comer a quien te procura hambre.

Mi tiempo no me permite poder lanzar a tus pies la injustificable cantidad de barbaridades que han cometido. Pero por si piensas, como muchos, que ahora están cambiando las cosas, pregunta a tus dirigentes qué está ocurriendo en Ucrania, por qué no cuentan la verdad, y qué relación tiene ello con las estrategias geopolíticas en las que tu partido está involucrado (por ser fiel cooperante de la Unión Europea). Estrategias entre otras tantas que no osará decirte ni en público ni en privado, no vaya a ser que el sarpullido te reconvierta en un zombi sin rumbo.

Tus aliados no dejan títere sin cabeza, si éste se mueve contra sus intereses (Unión Europea, OTAN, Estados Unidos), y si hay que intervenir, no se duda, si hay que demoler, se derrumba, y si hay que golpear, se apalea. Por si te queda alguna duda, y aún puedes pensar que les apoyas porque defienden tus intereses, deberías saber que tu futuro les importa tanto como el de un cliente a un banquero.

Así es el Partido Español, una reliquia de la latente degradación del sistema, a la que contribuirás si menosprecias a la gente humilde del mundo, a quienes ven frente a sus casas guerras que no comprenden, a quienes les arrebataron sus vidas por las decisiones de unos pocos que negocian con el planeta sin pudor alguno. Y en el planeta, has de estar al corriente, viven personas, que como tú, tienen el derecho a consolidarse camino de la felicidad.

Hay unas órdenes que acatar, para que este feroz capitalismo inunde hasta el retrete de quienes no lo tienen. Y el PSOE forma parte de ese grupo, de esa tendencia aniquiladora que ha rebosado en acontecimientos que ocultan para que no quede constancia. Pero la Historia nos devolverá, no solo los cadáveres que dejó tras de si el paso de los hombres, sino también la maldad de sus dirigentes.

Si por el más mínimo instante eres capaz de pensar que el Partido Popular, el Republicano, el Laborista, o el próximo que invente  Berlusconi merecen tu reprobación porque esos sí han realizado actos que van contra tu generosidad, por favor, date la vuelta y ve con ellos, a amarrar en su embarcadero tu osadía y tu estoica y paranoica justificación.

No deberíamos dirigir la mirada a ningún lado para limpiar nuestra conciencia. Votarles es perpetuar una razón de Estado inquisitoria, permitir la agonía de un mundo que late con dificultad y, retenlo a fuego  en tu memoria, es otorgarles la posibilidad de que sigan maltratando la vida y la esperanza de seres indefensos, de seres sobre los que no deberían tener ni la más mínima autoridad o dominación.

Tú decisión no es un juego de dardos, es una pequeña ruleta rusa, donde sin darte cuenta puedes ser capaz de disparar contra tus propias creencias.

Photo by Joséluis Vázquez Doménech

Photo by Joséluis Vázquez Doménech

No les votes, y comenzarás a colaborar en beneficio de una posibilidad de alterar el desorden de este siniestro.

Quiero precisar que a este texto le deberían seguir miles de páginas explicativas aclarando con precisión cómo cientos de partidos y dirigentes han colaborado sin vergüenza alguna en la degradación de nuestras vidas, y que mis reflexiones no se detienen ante este partido. Pero me resulta ineludible remarcar mi deseo de colaborar en la medida de lo posible en constreñir a un partido que de llamarse socialista y obrero pasó en un brevísimo instante de tiempo a encabezar el nuevo colonialismo europeo, y a participar en denigrantes acontecimientos que están sucediendo a lo largo y ancho del planeta. Y por ello, he de pedir a todos sus simpatizantes, militantes y votantes, que hagan lo posible para regenerar su propio espacio, antes de regresar de nuevo a la escena política. Y se me ocurre, que bien podrían ellos también, hacer lo mismo que piden a otros.

01- Arrepentirse de todos los actos cometidos; de las guerras sucias del  Estado, de los ultrajes cometidos con sus políticas invasivas, de la instauración de una oligarquía desde la que han fundamentado sus intereses,  de la explotación ejercida en la aprehensión de los nuevos mercados, y entre un millón de cosas más, de su exitosa participación en la construcción de las concertinas.

02- Pedir disculpas a todas aquellas personas a las que han engañado y sometido, Y, sobre todo, a aquellas sobre las que han recaído con fuerza las consecuencias de sus temibles decisiones a lo largo de todos los periodos de su gobernanza. Es decir, pedir perdón a sus víctimas.

03- Y por fin, entregar sus armas, todo ese poder por el que han luchado sin pereza alguna y redistribuirlo en cheques-regalo entre la población. Lógicamente,  liquidar de sus siglas toda alusión al socialismo y al movimiento obrero, y  desmoronar el partido. Pero eso sí, sin olvidar que en su reconstrucción no podrá formar parte de él nadie que hasta ahora haya podido llegar a ser protagonista de esta bella historia.

Por vuestro bien, y el bien de todas las personas que os rodean, deteneros un momento. Tal y como nos quiere hacer ver Bauman, no rehuyamos de las responsabilidades colectivas concentrándonos en nuestra prospección individual y personal.

Publicado en Iniciativa Debate

http://iniciativadebate.org/2014/03/12/carta-abierta-a-simpatizantes-militantes-y-votantes-del-partido-socialista/


Deja un comentario

Contra tu soberbia (y II)

02- Entre tú y yo (Historias para no olvidar)

Tú puedes ser un banquero, un tirano, un político, una reina, un empresario, un juez, un policía, una periodista, un alcalde, un  verdugo, un obispo o incluso un esposo receloso. Yo, puedo ser una niña, un balsero, un pescador, una mariscadora, tu esposa, un agricultor, cualquier ciudadano anónimo y hasta tu propio profesor.

Entre tú y yo hay infinidad de acontecimientos difíciles de olvidar. Historias que te delatan, y que es preciso recordar.

Llevamos siglos viéndonos las caras, y por muy difícil que parezca entenderlo, sigues ahí…, amenazando todas mis demarcaciones y perforando mi cerebro sin complejos. Eres el rey que te has atribuido la potestad de hacer amigos que te cubren de dinero, y yo un desorientado ciudadano al que le cuesta comprender la razón de ser de este macabro juego. Santo Tomás defendía tu figura, como gobernante y pastor, como la mágica unión entre el Estado y la Iglesia, y por obra y gracia de dios tu semen no para de engendrar nuevas coronas y nuevas tropelías.

A tu lado se sientan muchos acreedores. Dos de ellos son el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, que rápidamente se convierten en organismos de destrucción masiva. Desde mi cabaña he visto como han llegado a nuestras selvas compañías petroleras y de gas, mineros y empresarios, apoderándose de hasta las semillas de las tierras que lloran. Habéis dinamitado nuestros campos y nos habéis obligado a endeudarnos. Soy un pobre campesino, desterrado y humillado, y sin ningún tribunal que avale ni tan siquiera mi existencia.

Te vi  hace poco en una rueda de prensa. Yo estaba en una camilla, con ambas manos crucificadas por tus concertinas. Una herida abierta en mi brazo izquierdo, y un corte en la planta de los pies. Dos dedos han perdido toda movilidad. Yo estaba malherido, pero podía escuchar tu discurso sanguinario; tomando medidas disuasorias contra mí, y pidiendo informes para saber si las cuchillas tenían efectos en las personas. Estoy internado en un centro para extranjeros, pero antes de caer rendido puedo oirte decir que “en la defensa de los derechos humanos, nadie nos va a ganar”.

Google Images

Google Images

Con un fuerte golpe sobre la interminable mesa de madera has dictado sentencia. A mi pequeño pueblo de Palestina nos ha llegado la noticia de que una Corte Internacional ha constatado que el levantamiento del muro y los asentamientos son ilegales. Cada mañana cuando despierto, una interminable valla custodiada por varias torres de vigilancia me impide ir a jugar con mis primos, que están al otro lado. Bajo el único olivo que quedó en pie guardé la chaqueta que llevaba mi padre cuando dos tiros le sesgaron la vida.

Acabo de salir del túnel. Trece horas después de dibujar mis pulmones con mercurio y picar la pesada piedra que trasladé sobre mis espaldas con un martillo de cuatro kilos. Me lo dijo hace dos años mi madre; ya no podrás ir al colegio y acompañarás a tu padre a la cantera. Cada año mueren 38.000 niños como yo en accidentes de trabajo. También sé que Colombia es uno de los países más minados del mundo (y con más víctimas de esas minas antipersonas). Y así es, ya consiguieron que dejáramos de ser personas, mientras tú inviertes en bolsa depreciando el valor del maíz, y compras lingotes de oro que eran polvo de muerte en la aldea que me vio nacer, y ya a nadie puedes ver.

He dado un portazo y me he encerrado en la habitación. Mi cuerpo es legislado como si yo fuera suelo a expropiar. Mujeres de todo el mundo somos despreciadas sin complejos, ignoradas en la coexistencia y cosificadas hasta doblegar nuestra intimidad y nuestros cuerpos. Acabo de regresar de una habitación “clandestina”, y no hago más que mirarme en el espejo y auscultar mi presencia con la mirada. Estoy difuminada. Apenas si tengo capacidad para darme significado, para comprender tanto veneno. Tú querías obligarme a ser madre, violando mi autonomía y mis derechos, plegado a tu jerarquía ministerial, y orgulloso de tu corrupta ideología.

Por hoy ha terminado la jornada laboral. Hemos estado recogiendo gravilla con las manos para después meterla en contenedores de plástico que, al final, transportamos sobre nuestras cabezas. Mi marido no sé donde está. Se lo llevaron por carreteras asfaltadas con mi gravilla en una furgoneta llena de soldados armados. Tú, hombre religioso donde los haya, y tal vez por ello elegido Ministro de Defensa, sabes mucho de venta de armas. Estos días de guerra te tengo muy presente, cada vez que mi espalda se contrae para erguirme por mi vida; cada vez que de regreso a ninguna casa la sangre mancha mis pisadas.

Con cada letra del abecedario podríamos empezar miles de historias que nos pondrían los pelos de punta y, achatada por los polos, el alma. Así es nuestra Tierra. Somos ya muchos quienes coincidimos en la necesidad de cambiar. Nos queda la protesta; salir a las calles y dibujar más que pintadas de amor y libertad. Las ofensivas han llegado ya a las puertas de nuestras casas. Y por todo ello, además de gritar, queremos ir hacia ti, y mostrarte en persona las consecuencias de actos tan vejatorios, tus actos. Sabedores de las “indecorosas” consecuencias que ello tendría, tú, y todos los que son como tú, respondéis con la nueva Ley De Seguridad Ciudadana. Y sumamente agradecidos, nos instituimos en tu enemigo.

Con tu soberbia y tu maldad congénita has inundado de piedras la distancia que nos separa. Entre tú y yo solo queda la grieta. No podemos cruzarla, ni trasladarnos a los confines del universo para esquivarla y atravesarla por su esquina más remota. Entre tú y yo el deshielo ya es un hecho, y la glaciación ha comenzado. No preguntes por mí en ninguna de tus próximas reuniones. Es posible que me haya levantado, mientras veo como se tiñen de miedo las suelas de tus zapatos. Eleva un muro allá donde estés, porque el sufrimiento necesita detener su soplo, y cuando el malestar supere al miedo, no solo comprenderás tu inquebrantable acto de mala fe, sino que podrás ver miles de yos acudiendo a derribar tu muro, y tu infame procacidad. Porque entre tú y yo, has planificado perfectamente nuestra venganza.

Publicado en Iniciativa Debate

http://iniciativadebate.org/2014/01/22/contra-tu-soberbia-ii/


Deja un comentario

Contra tu soberbia (I)

01- Buscando a nuestro adversario

El Estado español es el primer enemigo de sus habitantes. Ir contra él no es ya un derecho, sino un deber de todos los ciudadanos. La ilegalización del PP debería ser el primer paso. El segundo, la ilegalización del PSOE… Han manifestado sin complejos su animadversión con la soberanía popular, y han decretado la injusticia como su forma de gobierno.

Respetar todas las decisiones judiciales procedentes de las escombreras es como admitir el hedor que irradian y propagar su validez y, lo que es peor, las dramáticas consecuencias que de ellas se derivan.

Cuando unos pocos incautos establecen unos parámetros sociales y políticos que constriñen la vida de las mayorías y sólo benefician a quienes suplantan la democracia por la autoridad encallada en el absolutismo, sus afluentes han de ser taponados, en defensa de los principios básicos de todos nuestros derechos.

Quizás debamos de ir olvidándonos de las estrategias que se hayan de utilizar para conseguir tales objetivos. Imposibilitados como estamos de alterar el curso de los acontecimientos, esto es, sin recursos jurídicos ni participativos que apoyen la causa justa de nuestras vidas, estamos obligados a validar las revueltas y las protestas como ejercicios legitimadores de la defensa de nuestros intereses.

No existen herramientas para que la voluntad popular pueda ver reflejada su mirada en ningún espacio de decisión. El desmembramiento de cualquier proceso democrático quedó colapsado desde que el capitalismo y los hilos conductores de sus objetivos se enemistaran voluntariamente con la capacidad de elección de la ciudadanía. Son nulas las posibilidades de atravesar las tierras enfangadas sin pavimentar los caminos; no podemos alcanzar ningún sueño porque nos arrebataron las llaves de la puerta de entrada al escenario político. La polis no nos pertenece.

Conscientes de toda posibilidad de intervención, reinventaremos la política fuera de esta democracia, la justicia al margen de este poder judicial, y el gobierno al margen de este Estado. Dicho trabajo ha de ser el punto de partida de una verdadera transición y el germen del nacimiento de una nueva estrategia: la aniquilación del sistema que nos colapsa.

Rodeados de mentiras como estamos, la mayoría de términos políticos instaurados en nuestra memoria colectiva se borrarán por ineficientes, y se invalidará con ello la Historia manipulada. Reescribir desde la experiencia, desde el daño y desde el sufrimiento de los amordazados es una posibilidad de construir un nuevo modelo de sociedad. Probablemente, la única posibilidad de exterminar del trono la arrogancia y el desafío de los poderosos miserables que interceden por nosotros sin contar con nosotros.

Dirigir y diseñar el futuro hablando de mayorías absolutas, de acatamientos constitucionales o del cumplimiento de las leyes ha de ser una mínima secuela del pasado. Porque sabemos que tales mayorías ni existen ni nos representan, que sus constituciones solo propagan la chispa de la desesperanza, y las leyes nunca son reflejo de nuestros intereses, más bien barreras infranqueables para alcanzar ningún logro. (las espinas que vigilan sus frutos)

Photo by Joséluis V. Doménech

Superados todos los límites, cada cual ha de suplir su transigencia por la rebelión llegado el momento oportuno, y cada cual actuará en consecuencia consciente de la opresión sufrida, sabiendo que sus actos son la respuesta a la negligencia, al despropósito, y al más vil de los secuestros.

El ciclo de la reflexión termina cuando no hay más que reflexionar, y se saben ya los mecanismos que han procurado los ricos para defenestrar a sus contrincantes, los herederos del infortunio.

Quien insiste en hacernos creer que va a solucionar los problemas miente, porque solo el pueblo puede resolver sus propios dilemas. Dejar en la conciencia de otros el camino que has de trazar con tus pasos es contravenir tus ideas y volatilizar tus sueños.

Las cartas están marcadas desde antes de  que nacieras. Un entramado pedagógico seductor de pacifistas desea mostrarte el camino, para que sientas nauseas de ti mismo ante la sola idea de dejar libre el camino de la desobediencia. Cada institución, gobierno o corporación que te rodea viste trajes de armadura, diseñadas para que no puedas ofrecer la mínima resistencia. Y el discurso de la no violencia, prolifera desde sus cloacas para mantener impolutos sus cofres llenos de hurtos y raterías.

Todo está diseñado para que reviente tu estómago antes que la justicia valide su existencia. Solo puedes avanzar insignificante a la desgracia ajena. Avanzar por los senderos ya marcados, donde tu mirada se vuelve niebla, y comienzas a olvidar la razón humana. Un día despertarás y te verás rodeado, en medio de una sociedad claudicada, amortajada y sin rumbo. Millones de ciudadanos oprimidos y desvalidos ejecutando la siniestra marcha de la resignación. El dinero en tus bolsillos o la ilusión infame de tu inocencia o bondad fortalecen tu concordia,  del mismo modo que fortalece  el deseo de negar la lucha.

Pero escucha. No existe ninguna posibilidad de alterar el orden sin ella. Solo existe el sistema opresor para defender sus intereses, que está a mil leguas de tu mínima esperanza.

Puedes proseguir tu camino en paz, pero cuando todo se derrumbe,  no vuelvas la cabeza para observar los restos del saqueo. Tu propio Estado, te habrá devorado.

P.D.: Yo también sugiero Mover Ficha

Publicado en Iniciativa Debate

http://iniciativadebate.org/2014/01/15/contra-tu-soberbia-i/


Deja un comentario

Contra el optimismo incendiario

ContraCorriente (buscando nuevas miradas). 

En excesivas ocasiones se está arrinconando al individuo en un espacio en el que con sus propias armas y desde su soledad, ha de mantener una lucha abierta para poder lograr, no ya algunos objetivos que van más allá de los necesarios, sino incluso esos objetivos básicos de la vida cotidiana (como puede ser el de una supervivencia digna).

Con el fin de conseguir dicho fin, y envuelto con una aureola de sacrificio y de la reivindicación de la lucha interna, se nos sitúa en el centro del problema, para de ese modo hacernos ver que está en nosotros mismos la solución a la mayoría de dificultades que podemos arrastrar a lo largo de la vida. Esta visión, está respaldada por una amplia literatura, y promocionada desde círculos de pensamiento cercanos al liberalismo más extremo, en el que se puja por la pugna entre los ciudadanos, en lugar de promocionar la cohesión social y la solidaridad. Hablamos del Pensamiento Positivo…

Photo by Joséluis V. Doménech

Photo by Joséluis V. Doménech

Contra el optimismo incendiario

Lo que más puede atormentar a un sufrido ciudadano que está procurando alzar su voz, su rabia o su voluntad de recuperarse de una calamidad, es todo un grupo de pensadores intentándole convencer de que en sus propias reflexiones está la trampa de su destino.

No importa que la aflicción que podamos padecer en algún momento de la vida sea producida por un acontecimiento externo a nuestra voluntad (bien por una enfermedad cancerígena, un atropello en un accidente de tráfico, o la muerte de un ser querido), o sea debida a una decisión propia que no se ha sabido reconducir (como puede ser enamorarte de un fascista, sobrevivir a una intoxicación etílica, o formar un  tandem con una tuna que en sus comienzos fue el grupo de boy scouts más activo del barrio).

Todo es perfectamente posible en la nueva filosofía del milenio. El pensamiento positivo no solo nos puede salvar de las calamidades ajenas, sino que del mismo modo, posee una inusitada fórmula para hacernos emprendedores de la feliz conquista de nuestras vidas. Todo es superable desde el momento en que nada es cierto y nada es real. Porque el mundo, es lo que tú piensas. Así que el mundo…, está a tus pies.

La inquina voluntad del individuo (aquella que procura atarearse para aproximarse a la realidad) es un obstáculo, una trasgresión que va a impedir alcanzar los buenos objetivos. Éstos, por buenos, deben estar en contacto permanente con los buenos pensamientos, y éstos, harán perecer la triste letanía de los acontecimientos.

En línea directa con estos argumentos hay un hecho que no podemos dejar pasar de largo. Al igual que nuestra pasión positiva puede ayudarnos en nuestras metas, la de todos juntos puede ser como sentir la mano de Dios. Acción social directa contra el enemigo. Nuevas estrategias revolucionarias con la llegada de un nuevo siglo.

Pero, ¿quién es el enemigo? No es la bolsa de New York, ni las reformas laborales, ni un ejército de células malignas, ni el Banco Central, ni las guerras devastadoras, ni el coche que se te vino encima a doscientos por hora circulando en dirección contraria. No. El enemigo eres tú. Porque posees tu propio imán. Tu poder de atracción es descomunal. E incluso hay momentos que cuando despliegas toneladas de pensamientos positivos, alteras la fuerza gravitatoria de la tierra, y Newton resucita para recomponer su fórmula, y considerar que la aceleración de la gravedad es inversamente proporcional a la fuerza mental de un grupo de positivistas haciendo control mental en la Alpujarras.

No es ninguna broma. Puede llegar a ser incluso insultante. Si nuestros pensamientos encierran la posibilidad de generar transformaciones efectivas pueden, lógicamente, reconducirse hacia perversas manifestaciones de la realidad.

Rhonda Byrne es autora del libro “El Secreto”, un best seller con protagonismo indiscutible en las estanterías de los libros de auto-ayuda. Su notoriedad se hizo patente  al ser  invitada al programa de Oprah Winfrey por partida doble. Preguntada por el tsunami de 2006 sobre cómo podía haber sucedido, llegó a decir que las víctimas debieron de haber enviado esas vibraciones, y que atrajeron el maremoto porque no nos pasa nada que nosotros no atraigamos. Punto y final.

Estamos obligados a desterrar de la faz de la tierra estas sórdidas interpretaciones. “Nos impiden convivir con el sufrimiento de forma natural, y nos imposibilitan poder poner en común experiencias y discursos que no estén programados desde ese forzado optimismo”*. Los sentimientos que podemos asociar con la ira, la tristeza o el desconsuelo han de ser arrojados al precipicio, dado que solo una actitud positiva puede liberarnos del malestar. Hasta tal punto puede llegar esta psicosis que el hecho de padecer un cáncer se llega a considerar un “don”, porque estamos ante la oportunidad de convertirnos en personas mejores, ante un regalo de la vida que hará que podamos apreciarla y disfrutarla más.

Mi sistema inmunológico se está debilitando. Asistimos al desembarco de los gurus del nuevo positivismo, de la filosofía constructora del sujeto activo, capaz de alterar su situación adhiriéndose al sensacionalismo más pueril. No importa que te hayan despedido del trabajo, eso significa que ha llegado el momento de superarte a ti mismo, para buscar y rastrear en tu interior esa fortaleza que siempre has tenido, pero que hasta ahora no habías podido acreditar. No importa que tu marido haya muerto y dispongas de una pensión que apenas puede sujetarse con pinzas, porque ha llegado el momento en que has de empezar a comprender que la edad no es barrera para empezar de nuevo. Y no importa que te despiertes con un tipo loco por la música de Bisbal. Ahora sí que no importa nada, es el gran momento para darle un vuelco a tu vida.

“La vida siempre espera situaciones críticas para que surja tu lado más brillante” (nos dicen sin cesar)

Así es. Estoy a punto de contribuir a la creación de un grupo paramilitar con el único fin de asestar un golpe al centro del universo, y robar la energía necesaria para distribuirla entre los más necesitados. Y al mismo tiempo, aprovechar para destronar del poder a esa camada de sabuesos teñidos de rosa, y depositar sus restos en un escaparate de El Corte Inglés.

No podemos contener la irritación, sencillamente, porque no podemos permanecer ausentes. El sol sale todos los días, si, pero la oscuridad lo devuelve a su sitio de una patada, noche tras noche, luna tras luna. 

* “Sonríe o muere. La trampa del pensamiento positivo”, Barbara Ehrenreich, Editorial Turner, Madrid, 2012

Publicado en Iniciativa Debate

http://iniciativadebate.org/2013/11/19/contra-el-optimismo-incendiario/


Deja un comentario

Liquidadores en Serie

Si, señor ministro

¿Estás a favor de la intervención aliada en Siria? Si es así, déjame decirte que no voy a tener palabras condescendientes contigo.  A día de hoy me resulta incluso obsceno dar cobijo a planteamientos que integran en su discurso la injerencia imperialista. Y acostumbrados como estamos al noticiario de guerra unilateral, no habrá de resultarte impertinente ser protagonista por un día de la ofensiva de mis palabras.

Tengo un nudo en el estómago. Llevaba mucho tiempo esperando esta jornada, la comparecencia del presidente de los Estados Unidos confirmando el ataque. Un año y nueve meses.  Parece un intervalo suficiente para haber podido amortiguar el dolor, o esa sensación de vacío y honda tristeza que genera una guerra. Pero no es posible. Nunca es posible ausentarse de esa tragedia, y mucho menos, cuando es consentida.

Quizás tú también pienses que se trata de una “intervención”, en respuesta al uso de armas químicas. Créeme entonces, que en mi legislación ética, yo solo voy a hacer uso de mi intervención en respuesta a tu barbarie.

No puedo hacer nada para pararle los pies a Obama, a Netanyahu o a tu presidente, pero necesito interpelarte, y necesito adivinar tu rostro y tus intenciones. ¿Eres consciente de que cualquier misil va a arrebatar la vida a una persona, así, como por arte de magia? Una persona como tú, que ahora mismo estará temblando en su humilde casa porque millones de personas al igual que tú, participáis del indecoroso poder de juzgar los límites existentes entre el bien… y vuestro mal.

Photo by Joséluis V. Doménech

Photo by Joséluis V. Doménech

Sigue leyendo


Deja un comentario

España

España

Siempre pensé que las personas debían de tomar parte, ser consecuentes con sus criterios, y valorar el estado de las cosas para poder modificarlas. No puedo esperar a divulgar sensaciones que nos ahogan. España cansa.

Llevo tiempo congestionado, doblegado por un sinfín de actuaciones, espantado por la marcha de los acontecimientos. Y, sobre todo, desubicado.

Retrocediendo cientos de años en su historia, si hubiéramos de describir su rostro, no tendríamos sino innumerables adjetivos para calificar sus ansias imperialistas, de dominio, y ese inagotable deseo de control sobre sus habitantes (y sobre quienes no lo son).

Se pudo llegar a pensar que con la muerte de Franco la paz y la democracia no tardarían mucho en llegar (acostumbrados como estábamos a leer a los grandes teóricos de la transición). La realidad fue muy diferente. Un político llegó a alterar los designios de un país para declararse en permanente estado operativo. Y vestido de socialdemócrata, operó hasta sus principios. Sigue leyendo


Deja un comentario

No hay ningún error

Eliminando Interferencias

Que el Fondo Monetario Internacional haya empujado a Grecia hacia el abismo, no es un error, es el resultado de un almuerzo cubierto de menosprecio y altas comisiones de interés.

Que Obama encadene  al soldado que filtró la matanza de civiles en Irak, no es un error, es su estrategia, diario de la guerra una y otra vez.

Que el director del Banco Central Europeo, lo fuera del Banco Mundial, y vicepresidente de Goldman Sachs International, no es un error, es la lógica, que nadie debe detener.

Que el rey de Holanda contraiga nupcias con la hija de un profanador de los derechos y constructor de las políticas agrarias y comerciales del mundo, no es un error, es la recta tangente que nos ayuda a resolver la ecuación.

Que el anunciante de tu mágico fútbol sea un Emirato, o su vecino de Qatar, no es un error, es la forma de prorrogar tu reflexión.

Que el Parlamento Europeo atienda a las grandes empresas de nutrición, no es un error, es el fundamento de las cadenas de distribución, para que tengas en cuenta tu próxima indigestión.

Sigue leyendo


1 comentario

Sobre el uso de la violencia

Ley o Crimen.

En toda forma de Estado, se define a éste como única entidad autorizada para ejercer la violencia en el territorio que lo conforma. Esta teoría ha de contemplar la legitimidad necesaria, otorgada lógicamente por los habitantes que se integran en dicho territorio.

Ello significa que el monopolio de la violencia recae en manos del Estado; y por tanto, nadie más podrá hacer uso de él sin que sea penado o criminalizado. La excepción vendría de la promulgación de leyes autorizadas para tal fin, es decir, de la posibilidad de utilizar la violencia para defenderse uno mismo o para defender sus propios bienes (entendiendo siempre que dicha autoridad es ofrecida, claro está, por el propio Estado). Sigue leyendo