Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.


Deja un comentario

Sistema Político

Breves: 

Cuestión de elegir

La actualidad política define una situación que no nos sitúa ni contra la espada, ni contra la pared. (Precisemos, ni a nosotros, ni a los poderes fácticos).  Más bien sostiene sin despeinarse que estamos en medio de un juego, ante el cual solo caben dos opciones. Aceptarlo como tal, o abandonar antes de que todos los sueños se demoren.

Muchos de nuestros enfados o sobresaltos provienen del punto de partida. Esto es, al aceptar la Política como una posibilidad realizable a efectos prácticos y plurales, damos por sentado que siempre es posible. De ese modo, al cabo de un tiempo y al comprobar que nunca sucede, aireamos nuestras protestas. 

Por un lado es culpa nuestra. Porque precisamente dicho punto de partida es erróneo, y si de avanzar en política se trata, deberíamos tener claro que todo es mentira y, por tanto, que todos mienten. Así, es otra cosa. Y al admitirlo desde un inicio, el enojo siempre pasaría a buen recaudo.

Por otro, lógicamente, nos enfrentamos a una serie de sujetos que pasan olímpicamente de todo el mundo. Y ahí poco podemos hacer, a excepción de que cualquier día decidamos que tenemos la opción de enjaularlos en un zoo y darles de comer como merecen, esto es, unas cuantas papeletas cada cuatro años y agua de lluvia para que se refresquen.

Sé que en medio de todo este tinglado sois un ejército quienes pensáis que, con todo, hay que saber diferenciar, entre quienes mienten y roban más, y quienes lo hacen porque no cabía otra posibilidad. Me parece muy bien que en dichas circunstancias optéis por el mal menor, pero yo, prefiero plegar las alas y escuchar crecer la hierba. Requerirá toda mi paciencia, pero al menos me acompañará un poco de poesía.

Photo by Joséluis Vázquez Domènech

Photo by Joséluis Vázquez Domènech

 

 


Deja un comentario

El fin

Poemario Disidente.

Cuando te vi por primera vez supe que podías convocar cualesquiera de las nubes para que lloviera sobre mí toda la in-certidumbre. Congestionaste cada una de mis posibles direcciones, para que mi único norte fuera tu sur; ese humedal que te acompañaba entre tus piernas y estremecía hasta a los vecinos más incrédulos.

Ahora, la línea que se dibuja en tu espalda hasta perderse entre las nalgas me lleva como un peregrino caminando descalzo presto a crucificarse (clavado a su dios ardiente). Y es entonces cuando reafirmo con ningún género de dudas, que toda religión necesita su propio guía.

Picture - Normunds Brasliņš

Picture – Normunds Brasliņš

 

 


Deja un comentario

Poesía y Tiempo

Poemario Disidente.

Poesía y Tiempo

 

Photo by Joséluis Vázquez Doménech

Photo by Joséluis Vázquez Doménech

Me desvelo sin tu presencia

y eso me procura más tiempo para escribir.

Y entonces pienso que me viene bien,

distanciarme de tus pechos 

para echarte de menos con mis palabras.

 

Así hasta acabar el último poema,

tan lejos de ti

que puedo acariciar hasta el primer recuerdo.


Deja un comentario

Rang-e khoda

¿No sabes qué hacer este fin de semana? Te invito al cine

El color del paraiso

“Drama de abrumadora sensibilidad, repleto de matices directos a las emociones, poético, un viaje sensorial y espiritual que enseña, desde el alma de un niño invidente, a percibir el mundo de una forma que, quienes transitamos con otro tipo de ceguera que no es la de los ojos, no sabemos apreciar.”

“Llego a preguntarme a veces si las formas superiores de la emoción estética no consistirán, simplemente, en un supremo entendimiento de lo creado. Un día, los hombres descubrirán un alfabeto en los ojos de las calcedonias, en los pardos terciopelos de la falena, y entonces se sabrá con asombro que cada caracol manchado era, desde siempre, un poema.” (Alejo Carpentier)

Google Images

Google Images

Título original, Rang-e khoda (The Color of Paradise)
Año, 1999
Duración, 88 min.
País,  Irán
Director, Majid Majidi
Guión, Majid Majidi
Música, Alireza Kohandairy
Fotografía, Mohammad Davoodi
Reparto, Hossein Mahjoub, Salime Feizi, Mohsen Ramezani, Farahnaz Safari, Elham Sharifi, Behzad Rafi
Productora, Varahonar Company
Género, Drama | Infancia. Familia. Discapacidad
Sinopsis, Mohammad es un niño ciego iraní de ocho años. Tras acabar su curso escolar en Teherán, regresa al pueblo con su padre para reencontrarse con su abuela y sus dos hermanas.
Premios

1999: Festival de Montreal: Mejor película

1999: Festival de Gijón: Premio especial del jurado

1999: Fajr International Festival: Mejor película

 

 

 


1 comentario

Veme

No me mires a los ojos de la gente

Mírame a tus ojos

Revuélvete en tu interior

Y diagnostica qué ha sido de tí

Con los tropiezos de la vida

 

No me mires a los ojos de la gente

Acaríciame con tu memoria

Hospédate fuera de cualquier hogar

Y tantea desde la soledad

Si la querencia muestra alguna herida

 

No me mires a los ojos de la gente

(me dan miedo, mienten siempre)

 

Veme, nutrirme incansable de cada mano

De los accidentes por los que te llevo

Temeroso (como un niño) al silencio del destello.

 

Photo by Joséluis Vázquez Doménech

Photo by Joséluis Vázquez Doménech