Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.


Deja un comentario

Imágenes para el recuerdo

Los chalecos amarillos

Surgen brotes verdes, y se expandirán, como lo hacen los poemas en las estanterías, como lo hacen los besos en tus labios.

A la inmensa mayoría de seres humanos nos gustan la música y la paz. Tan solo se ha de señalar el camino, y todo se andará.

Los chalecos amarillos están abriendo un surco, y en las calles de París comienzan a bailar las esperanzas apedreadas por el neoliberalismo y el gran capital.

Y sonreímos al verlo. Porque a la inmensa mayoría de seres humanos nos gustan la música y la paz.

Anuncios


3 comentarios

Soledad

Poemario Disidente

Todos los paneles dejaron de emitir su luz hacia tu cuerpo.

Las lagartijas corren sin cola y la única nube que vaga en el cielo acaba escondiéndose lejos del alcance de mis manos temblorosas. Ya sin caricias, el agua dejó de ser. Los besos en barbecho, surcos, ni tan siquiera huesos de aceituna en el plato.

Un carro pasa sin caballo. Chirrían las ruedas, los últimos latidos son incapaces de inyectar sangre a esos ojos que buscaban. El mármol siempre frío. Los sonidos del otoño no pueden amortiguar un nuevo capítulo, en caída libre.

Cada dentellada, infiel reflejo poblado de espejos que distorsionaban la vida.

He de no recordarte, y labrar clavos en la dehesa que va desde tus hombros hasta las últimas letras que pronunciaste.

Sin fuerzas, dejo caer las cenizas, que pesan más que el júbilo que siempre te acompañó. Amor y muerte. El viento lo lleva todo.

… Menos mi soledad.

Photo by joséluis vázquez domènech


Deja un comentario

Dentro

Poemario Disidente

(Ocurre dentro. Fuera pro-curamos)

A veces me explosiono tanto que me siento incapacitado para buscar un trozo con el que pueda llegar a decir que me pertenece. Y me siento una tarde sin brisa, una verbena sin música o un menú sin vino. No llego a ser capaz de intermediar con el aullido que llevo dentro. Y es probable que precisamente en ese momento necesite vaciarme para volver as empezar, aunque sea para volver a detonar.

En el transcurso de ese proceso puede que esté muy mutable, ausente, poco locuaz y a veces expectante…mente en silencio, sin saber muy bien si busco algo o a alguien, si he de transgredir y permitir que todo sea. Definitivamente el armazón no está bien construido, porque como un soldado he de ponerme un uniforme para ir preparado a una nueva batalla.

Photo by joséluis vázquez domènech


Deja un comentario

Bestiario

Poemario Disidente

Colaboración para La Ignorancia Crea

Cuando me sonríes un poema suelto moja todo mi cuerpo y a dentelladas te comería sin pensar en resultado alguno ni consecuencias post-traumáticas porque en ese preciso instante bulle en la distancia que no nos separa el espíritu de proximidad que algunos llaman atracción pero que a mi me conmueve y me deja expectante para revivir ese momento que golpea mi puerta y abre los sentidos a un nuevo acontecimiento que no entiende de armaduras porque de eso se trata cuando irrumpe sin cesar y luchar contra ello es una necedad en un mundo que necesita más amor y menos opresión controlada por los mismos de siempre haciendo artimañas que bloquean el principio de solidaridad de los cuerpos que tienen mentes que si se liberaran otro gallo cantaría y todo sería más plácido y armonioso lejos de ese malestar generalizado que pervive porque nos excluyen en vida para propiciar el abandono…

 

Cuando me sonríes así y resulta que no voy corriendo porque yo también estoy despistado en la tela de araña no explores la opción del razonamiento y contempla la posibilidad de cambiar de piel para que la serpiente que llevamos dentro se camufle perfectamente en un contexto donde no hace falta saber pensar para arremeter contra la incapacidad de sabernos felices por haber compartido un instante de vida que hace de las nubes lluvia y de los prados hierba que invita a tumbarse en silencio escuchando solo el fluir constante de la nueva sinfonía porque como bien sabemos la música es el arte que nos ayuda a comprendernos cuando más lo necesitamos y eso es mucho en un mundo un tanto desolado donde cada vez menos pájaros cantan cuando despertamos…

Cuando me sonríes comprendo perfectamente en qué consiste el bestiario de mis emociones.

(y me aproximo mejor a la simetría de la belleza)

Photo by joséluis vázquez domènech


Deja un comentario

Primer Amor

Poemas Narrados

Y de repente, el pasado se ocultó. Apareciste descalza y en cada huella mi silueta se amoldaba a todos y cada uno de tus movimientos. No eran pasos de baile. Era algo mucho más etéreo, intransigente con el ritmo cansino de la vida, pero a la vez revolucionario en su aprehensión del mundo a bocanadas. Era pura ilusión, lo sé, porque sin darnos cuenta hacíamos pompas de jabón con nuestros labios, y que más daba, si de lo que se trataba era de apaciguar el sentido de supervivencia. Qué más daba, si incluso la torpeza y los dedos temblorosos eran capaces de dibujar un volcán allí donde habitaba un lunar en medio de cualquier experiencia.

Picture “Ciudadela, Pamplona, Exposición”. Photo by joséluis vázquez domènech


Deja un comentario

Biografía Ficticia

Poemas Narrados

Yo me declaro culpable de nacimiento, tergiversador de verdades anquilosadas, preguntante por curiosidad, vigilante y, por tanto, de mal dormir. Acoplador de voces esquivas, admirador de bares sin estética y en desuso, dibujante del laberinto social, compromisario de mi asamblea particular, incapaz de creer en tu destino, educado en el accidente de la vida y vehemente en la razón política del ser. Reflexiono a destiempo (que no fuera del tiempo), y ansío como mínimo reconocerme en el espejo de alguna amistad. Colaboro con las catástrofes para abrir grietas en el poder, pensando (ingenuo de mi) que mi acusación puede ser un aparcamiento para quien no puede lanzar sus piedras una y otra vez. Pero soy culpable, y no se darle un sentido a todo este desorden y así aniquilar los malos presagios de mi ingravidez. No tengo espuelas para ningún caballo, solo un poco de cal para pintar la fachada cuando el óxido amenaza sin saber por qué… Click!

Photo by joséluis vázquez domènech