Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.


Deja un comentario

Soñando

Mi Photosfera

Esta noche he soñado que dios venía a mi (vete tu a saber por qué) y me preguntaba qué tal estaba el mundo. No sabía cómo responderle y me he hecho una postal, para que tengan bien claro en los cielos cómo están los tiempos aquí bajo sus efluvios.

(Me da que está haciendo una encuesta, y espero que cuando te pille, no se te ocurra tergiversar la historia y hacerle creer que todo va bien para que te de una parcela cerca del refugio donde descansa).

Photo by joséluis vázquez domènech


1 comentario

El Azar

La Ignorancia Crea

Photo by Joséluis Vázquez Domènech

Photo by Joséluis Vázquez Domènech

El azar se estremece cada vez que el hombre incinera su vida cotidiana, con sus horas de trabajo eclipsadas sin remedio
Exige salir a flote en intervalos intempestivos, como en los lapsos que solo saben amarrar los forasteros
Apenas hay distancia entre su despunte y los sueños más confusos y, tal vez por ello, desborda hasta los límites que nos escoltan
No podemos detallar su presencia porque dejaría de ser para convertirse en duda…
Aun así nos sostiene más que la razón pragmática de cualquier amor  que perdura, porque imprime en su textura la emoción más fracturada y repentina 
Cada vez que viene atropella, y todos los suspiros dejan de bostezar parea convertirse en vida.
Si alguien sabe de sexo es el azar, porque es el único momento que vuela.


1 comentario

Sueños

Mi Photosfera:

En los sueños ocurre esa extraña sensación de desubicación, que puede ser tanto espacial como temporal. En la fotografía, la luz es quien comparte esa técnica, que siempre estará presente entre nosotros, diluyendo la realidad por cada mirada. 

joséluis © Azkoitia, mayo 2015

Photo by Joséluis Vázquez Doménech

Photo by Joséluis Vázquez Doménech


Deja un comentario

Toto el héroe

¿No sabes qué hacer este fin de semana? Te invito al cine

Totó, le héros

Arthur Rimbaud: “Llegamos a ser lo que pensamos que nunca deberíamos ser, y lo que pensamos que nunca deberíamos hacer”

Aceptarse a uno mismo parece ser el primer paso para protegernos del desencanto. Y antes de morir es probable que estemos inmersos en esa necesidad de reconciliarnos con nosotros mismos. ¿Habremos desperdiciado nuestras vidas? Mantengo un recuerdo excelente de ésta película, cargada de esa necesaria seducción e ingenio para ser guardada en la memoria.

Google Images

Google Images

https://www.youtube.com/watch?v=CPQcn1CowGg  (original en francés)

Título original, Toto le héros
Año, 1991
Duración, 90 min.
País,  Bélgica
Director, Jaco Van Dormael
Guión, Jaco Van Dormael, Laurette Vankeerberghen, Pascal Lonhay, Didier de Neck
Música, Pierre van Dormael
Fotografía, Walther van den Ende
Reparto, Michel Bouquet, Jo De Backer, Gisela Uhlen, Mireille Perrier, Sandrine Blancke, Peter Böhlke, Didier Ferney, Pascal Duquenne, Thomas Godet
Productora, Coproducción Béligica-Francia-Alemania
Género, Drama | Infancia
Sinopsis
Thomas Van Hasebroeck tiene ocho años y está convencido de que al nacer fue confundido con su vecino Alfred. Como consecuencia de ello, está viviendo la vida de Alfred, y éste la suya. Sueña con llegar a ser agente secreto para vengarse de su destino. En vez de eso, sin embargo, se hace topógrafo. Un día encuentra a Evelyne. Podría llegar a amarla tanto como amaba a su hermana cuando era pequeño, pero alguien está viviendo ese amor en su lugar. Sesenta años después, el anciano Thomas se pregunta si no habrá desperdiciado su vida. Eso le lleva a recuperar los sueños infantiles, y a lanzarse en busca de Alfred, para recuperar lo que éste le había robado: su propia vida.
Premios

1991: Festival de Cannes: Premio de la Juventud

1991: Nominada Premios BAFTA: Mejor película de habla no inglesa

1992: Premios César: Mejor película extranjera


Deja un comentario

Volar

Mi Photosfera:

Surcar las alturas siempre me resultó agradable. Hacerlo por encima de las nubes, todo un privilegio. Es una forma de saldar deudas con la tierra y poder observarla de frente, y darte cuenta de que en el cielo no habita dios alguno, sino tu soledad plagiando el vuelo de tus sueños.

Photo by Joséluis Vázquez Doménech

Photo by Joséluis Vázquez Doménech


Deja un comentario

La infancia de Ivan

¿No sabes que hacer hoy? Te invito al cine

La infancia de Ivan

La belleza de la niñez  frente a las estancias oscuras  de la existencia sin ella. Un retrato del horror refugiado en un niño; antibelicismo integrado en la poesía. La posibilidad de amar en tiempos de destrucción, o de cómo el ser humano puede dejar de ser, aunque siga existiendo. Tarkovsky reflejando una realidad, de la que sólo se puede escapar en sueños. “Somos ocho jóvenes de dieciocho años. Dentro de una hora nos llevarán a matar. Vénguennos”. La humanidad persiste en los mismos errores.

http://vimeo.com/groups/35mmandrisdamburs/videos/22746155 

Google Images

Google Images

Título original, Ivanovo detstvo
Año, 1962
Duración, 95 min.
País,  Unión Soviética (URSS)
Director, Andrei Tarkovsky
Guión, Vladimir Bogomolov & Mikhail Papava
Música, Vyacheslav Ovchinnikov
Fotografía, Vadim Yusov
Reparto, Nikolai BurlyayevValentin ZubkovYevgeni ZharikovStepan KrylovNikolai Grinko,Valentina Malyavina
Productora, Mosfilm
Género, DramaBélico | II Guerra MundialEspionajeInfanciaNazismo
Sinopsis, Segunda Guerra Mundial (1939-1945) Frente Oriental. Iván, un niño ruso de 12 años, cuyos padres murieron durante la invasión nazi, trabaja espiando a los alemanes. 
Premios, 1962: Venecia: León de Oro

 


1 comentario

Más allá

Poemario Disidente.

/sin principio ni final/

(recostada -a mi lado-

Mi consciencia habita más allá del cuerpo

y me derramaría, si no fuera capaz de reconocer que de nada me sirven tus cúspides y tus simas

si eres incapaz de orientarme por el laberinto de tus sueños.

tus pechos opioides perturban  mi inconsistencia)

Photo by Joséluis V. Doménech

Photo by Joséluis V. Doménech