Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.


3 comentarios

Un verano para olvidar

España es un desastre

El panorama político español es tan vergonzoso y lleva tanto tiempo impregnando el marco social de un hedor tan fuerte, que el olor a mierda… ni se siente.

Aquella llamada transición ya traía consigo un aroma muy desagradable y penetrante y, desde entonces, apenas si se han alterado los modos de “gobernar”.

De puertas hacia fuera, en el inframundo de las redes sociales y el marketing, los partidos se hacen fuertes con unos medios de comunicación que les respaldan y con todo tipo de usureros que reinventan los discursos para seguir promocionando la debacle y el asedio de la impunidad.

El consultor político es una figura muy demandada en comunicación. Su objetivo no es otro que satisfacer los deseos de quien va a pagar los honorarios. Y su trabajo consiste en utilizar todas las herramientas posibles para, a través del engaño, conseguir el respaldo necesario para hacerse fuertes al frente de cualquier causa. 

Desgraciadamente, la causa más solicitada en política es ganar, y no luchar por una gobernabilidad más justa e igualitaria. Y, desgraciadamente, los resultados se pueden resumir en una precariedad democrática de difícil asunción para la ciudadanía.

Esta situación se manifiesta en la agenda diaria de los partidos, de la prensa, y de la televisión. Y, como quien no quiere la cosa, los gurús de turno deambulan de un lado a otro como pedro por nuestra casa. 

Cuando el ilustre presidente de España accedió a acoger un barco lleno de Personas que huyen de la miseria y de las guerras que nosotros provocamos, no lo hizo por humanidad ni, mucho menos, por principio político alguno que guiara sus pasos. Lo hizo, con un descaro absoluto, porque sus estimados consejeros así se lo hicieron ver. Y así se lo pusieron en bandeja para que su popularidad se expandiera por todos los rincones de esta amarga tierra. Fue, con premeditación y alevosía, su primera “medida de impacto”

Este modo de operar responde muy bien al escaso valor ético que la clase política ofrece a sus votantes, a sabiendas de que éstos volverán a pasar por caja con el ánimo renovador de futuribles promesas que nunca llegan. Un valor bajo mínimos, pero que lucra con escaños hasta al más impresentable de los llamados representantes.

Se llama marketing, y todo el mundo ve con buenos ojos la existencia de grandes personajes estudiosos de su realidad social capaces de hacer volar con su inestimable trabajo incluso a un cerdo ibérico.  

No está de más recordar que también el aparato político que rodea a Podemos llegó … a donde llegó, porque tal y como explicó Rafael Cera tras los resultados conseguidos en las elecciones europeas, parte del éxito ha estado en que todo lo que subyace a esta campaña, los mensajes, ideas, propuestas, son del agrado del target objetivo, fundamentalmente gente joven (con cierto nivel cultural), personas indignadas con las circunstancias socio-económico-políticas que se vislumbran y que viven, así como personas que entienden que el sistema no funciona y que necesita de propuestas más “radicales” para solucionar los problemas sociales. Es obvio que han conseguido los votos de muchas de estas personas, consiguiendo dotar de una imagen de credibilidad a sus mensajes y que ha facilitado ganarse la confianza de su target y por ende su voto”. Joven y no tan joven, añado yo, y receptores de rentas medias y altas que complican aún más cierta fe en su horizontalidad.

Estamos rodeados, y mientras una mayoría social de izquierdas obrera y trabajadora (no creo en la “izquierda” funcionarial/culta/proOTAN y proEuropea/hipster y antirusa) no coja la sartén por el mango lo tenemos crudo. Pablo Iglesias y muchos de sus apoyos van muy desencaminados, hasta el punto de que sus bases más exigentes les han dado la espalda, y viven de la contribución y el respaldo de su sector acomodado, por denominarlo de alguna forma.

Otra cosa es que el partido gobernante sea más roñoso y mezquino, pero eso no nos obliga a que tengamos que construir un nuevo modelo de sociedad con quien ya echó por la borda todas las ilusiones a las primeras de cambio. Ilusiones que siguen siendo el asidero del partido, a pesar de que ya es obvio de que se han olvidado de aquellas primeras promesas, como la maravillosa recuperación desde el control público de los sectores estratégicos de la economía (banca, energía, etc.)

No se atisba la más mínima sensación que pueda dibujar una sonrisa en nuestro rostro. El trayecto recorrido por los pupilos de Ferraz es todo un paradigma de la hipocresía y el despropósito. Analicemos si no, cómo es posible entender que hace bien poco haya tenido la osadía de otorgar  el “collar de la orden de Isabel la católica” (por los servicios prestados a la nauseabunda patria) al Gobierno de Mariano Rajoy. Inaudito. Se supone que los expulsan por corruptos y los premian por el trabajo bien hecho. Es como para acudir en masa a Madrid y poner en evidencia a todos estos artistas.

El PSOE! Siempre fue un fraude (desde 1974, al menos). Y no ha cambiado ni un ápice. Nos quiere hacer creer que exhumar los restos del dictador tras 43 años de su muerte es un acto heroico, precisamente después de que Isidoro se olvidara de ello con un exceso de deliberación.  Un partido, ahora que tanto se habla de acoso a la libertad de expresión, que fue pionero en “democracia” en callar la boca a un cantante. ¿Curioso verdad? En 1986, el aparato represor español, de la mano de TVE y con Felipe González como garante de su imagen, censuró al malogrado Javier Krahe, arrinconándolo hasta tal punto que no tuvo más remedio que crear su propia discográfica para dar luz a sus letras tan temerarias.

Negros nubarrones desde la indecente transición. Vamos a necesitar mucha paciencia.

Photo by joséluis vázquez domènech

Lo que está aconteciendo en Catalunya es una muestra de todo ello. El espacio político más oscuro y denigrante, heredero de dicho proceso (aún inacabado por mucho que nos digan), y de la mano de numerosos agentes proestatales se echa a la calle para impedir de cualquier manera uno de los “grandes logros” de la Constitución, la indivisibilidad del territorio español. Y contra los lazos amarillos vale todo, hasta poner en ridículo el papel de la justicia. Como acontecimiento social puede darnos muchas razones para la discusión y la posibilidad de poder confrontar muchas ideas. Pero ya se han encargado de dinamitar todo y hacer que estalle por los aires cualquier posibilidad de reflexión política. La cárcel, la indecente presión de los medios, el resurgir de las banderas rojigualdas en los balcones y todo tipo de manifestaciones (algunas hasta con águilas), y ver a Ciudadanos avanzando a paso militarizado con menos vergüenza que un ladrón robando sin ocultar su rostro, España estalla en su delirio más español.

!Cómo están las calles últimamente! A modo de “recurso instrumental para la transformación social”, son muchas las voces que quieren hacernos creer que se divisan cambios en no sé qué horizonte, por la existencia, por ejemplo, de un movimiento feminista transversal que está al alza. El batacazo que se van a llevar va a ser igual que el que vivieron con los amigos de Pablo Iglesias. Uno, porque en esa transversalidad está la trampa para no lidiar con una lucha mucho más profunda y eficaz contra el sistema que, lógicamente, no la van a realizar desde todos los estratos de la sociedad. Y dos, porque el impulso y el detonador de ese movimiento viene generado (y respaldado) por la no menos irrisoria agrupación feminista de actrices de Hollywood y otras estrategias al uso, a las que creo menos que al telediario.

Unos datos curiosos para observar cómo fue el punto álgido de la promocionada necesidad de un feminismo envolvente. En un espacio reducido de tiempo, y a golpes de televisión, nos van llegando perlas sobre las reivindicaciones. Abre el portón del gran teatro la mismísima princesa Megham Markle, difundiéndose por todo el mundo sus impresiones de “marcado carácter feminista”, ofrecidas en el foro del auditorio de la Royal Foundation. Poco más tarde, en una “primorosa” entrevista de Susana Griso al otrora presidente popular, éste se declara afín a la lucha. Y por si no fuera poco, lo mismo prescribe la presidenta del Banco de Santander (“Por qué me considero feminista y tu también deberías serlo”). Y el broche final lo pone nuevamente un elenco de actrices en el escaparate del festival de Cannes. Son solo algunos ejemplos del engranaje. Y no me cabe la menor duda de que el adjetivo incorporado (como esos lemas que circulan vía pedagogía de las redes y los medios), transversal, le viene que ni al pelo.

Si alguien piensa que éstas aportaciones son fruto de la casualidad, olvida uno de los protocolos esenciales de los que hacen gala los ínclitos amigos del establishment: cada vez que se atisba una respuesta social brusca o posibles revueltas, o cada vez que hay un interés para dirigir a las masas a un punto de encuentro concreto, se movilizan todas las artes de la persuasión y todos los elementos necesarios para distorsionar el origen primigenio de una realidad que exigía el cambio. Ocurrió el 15M y sucede ahora. Y de éste modo, el cambio…, no llega. Sencillamente porque ya ha sido alterado el verdadero objetivo y lo que se pone en juego son otros artificios para caldear el ambiente con jugadas de marcado perfil perverso. En esta ocasión, de un modo exquisito, se consigue incentivar cierta belicosidad de la mirada social de un buen número de mujeres hacia los hombres, sin la sospecha de que hay una clara adecuación de los sucesos a un interés concreto. 

Michael Haneke se ha desmarcado de este tipo de diatribas: «Como artista, estoy empezando a sentir el temor de esta cruzada contra todas las formas de erotismo. Una película como “El Imperio de los sentidos”, una de las más profundas reflexiones sobre la sexualidad, no podría filmarse hoy. Este nuevo puritanismo que odia a los hombres, me preocupa».

Un movimiento social desafía, por norma, las interpretaciones dominantes sobre la mayoría de aspectos de la realidad. En el caso que nos ocupa, se supone que es el machismo lo que debemos destronar, pero me temo que el mercado está haciendo muy bien su trabajo y está acogiendo en su seno ciertos modelos de comportamiento con los que proseguir su marcha y su musicalidad. Lo que está ocurriendo con los vientres de alquiler forma parte también de ese abanico de acciones que, procurando mostrar un lado reivindicativo y progresista, lo que esconde es una herramienta más del capitalismo más ruin, incorporando al diccionario términos como “maternidad subrogada”, cuando de lo que se trata es de puro mercantilismo y compra de niños a la carta sin el más mínimo rubor, pero eso sí, aderezado de sentimentalismo paternalista ante la imposibilidad de poder traer hijos al mundo. Alquilar a una mujer no creo yo que pueda considerarse una nueva técnica de reproducción (por mucho que haya una altruista entre cien).

El interés concreto del que hablábamos un poco más arriba no es otro que seguir mareando la perdiz, y hacer creer que hay una lucha indispensable en el seno de nuestra sociedad, pero desviando la atención del verdadero problema. Y llegados aquí, nos preguntamos; ¿y cual es el verdadero problema?…

El verdadero problema eres tú, y soy yo, invalidados cada vez más para gestionar y hacer valer el triunfo del anticapitalismo y de la revolución.

 

Anuncios


Deja un comentario

Homenaje a las víctimas

Otra Alternativa

Se supone que el mejor homenaje que se podría hacer a las víctimas es aquél que propiciara que no volviera a haber un atentado nunca más. Éste y, lógicamente, el que consiste en acompañarles en su dolor.

Hasta aquí es probable que abraces estas líneas porque los humanos, a veces, muy pocas veces, nos dejamos llevar por el sentido común.

Pero cuando nuestros actos están filtrados para que sean nuestras emociones las que tomen buena nota de lo que va sucediendo, lo que en realidad acontece es que nos convertimos en esclavos de una maquinaria mediática que golpea incesantemente sobre nuestra capacidad de reacción frente al miedo y la tragedia.

Desgraciadamente, el mismo modus operandi es utilizado por los políticos para que ahora sí, abraces su causa y no por ejemplo, la mía. Recuérdalo, todos los políticos. Su fuerza reside en su capacidad de persuasión, en su maestría a la hora de lidiar con el engaño, y en sus magníficos equipos de marketing y sociología de la comunicación.

Es probable que aún permanezcas atento a éstas líneas porque sigas considerando que encierra un discurso con parte de razón. Pero el discurso ya ha terminado…

Sulafa Hijazi‎‏ – Syrian ilustrator

Solo me queda anunciar cual es la mejor acción que podemos realizar para espantar el terror de nuestras vidas. Es tan sencilla que a mi me da pánico pensar (yo también caigo en las redes de las emociones) que para tanta gente resulte tan extraña. Lucha y exige la retirada de todas las bases militares y, sobre todo, lucha y exige la desmantelación y la desaparición de la OTAN, padre del terrorismo internacional y avanzadilla del imperialismo y de todas las guerras.

Hay un partido en España que ha conseguido amansar la indignación y retirar del sentido común una de las claves para poder alterar, de una vez por todas, el funcionamiento del sistema. En dicho partido, sus simpatizantes han sacado notas altas en perfiles educativos y culturales (en relación siempre, claro está, con los perfiles de los simpatizantes de los otros partidos), y hasta me atrevería a decir que tienen una apreciación muy buena respecto de su sentido crítico y de su capacidad de análisis de la realidad.

Pues bien, y ahora ya te puedes desmarcar de mi sentido común y de mi planteamiento;  este partido también ha trabajado a destajo la capacidad de convertir en emoción (la esperanza del cambio) un ideario político que ha sufrido más recortes que los salarios en España los últimos 10 años. Y nos encontramos con la deleznable noticia de que miles de españoles cultos, con carrera, conocedores de mundo e infatigables luchadores del cambio acepten sin que se avergüencen por ello el psicodélico arte de la transformación de la OTAN desde dentro.

No tengo tiempo ya para hacer ni tan siquiera un resumen de lo que representa esta organización en el devenir del mundo y, lo que es más importante, en las vidas de millones de personas.

¿Quieres de verdad hacer un homenaje a las víctimas y evitar que el terror se propague por doquier? Es muy fácil, no votes jamás a ningún partido que respalde ninguna organización militarizada  presta a abanderar su intromisión en el mundo. Jamás.

Es probable que pienses que algunos lo que quieren es entrar en el atlantismo y lanzar churros desde los aviones, para dar de desayunar a los países “en conflicto”. En este caso, te recomiendo la lectura más detenida del tercer y cuarto párrafo.

OTAN no, bases fuera

colaboración para Ojos Para la Paz e Iniciativa Debate


Deja un comentario

Elecciones País Vasco

Primer análisis fundamental

Desde un aspecto sociopolítico, hay una cuestión que, indudablemente, debemos poner sobre la mesa (entre otras cosas porque no lo van a hacer los demás, no al menos del mismo modo).

Estamos ante la constatación de un proceso selectivo en el que la ciudadanía vasca considera innecesaria la presencia de los partidos estatales como representantes de sus deseos. Este hecho forma parte de un largo proceso que habita en el imaginario colectivo, como respuesta a las políticas y discursos beligerantes que hemos sufrido en el País Vasco desde Madrid con excesiva asiduidad, tanto por parte de los populares como por parte de los socialistas. Recordemos, por ejemplo, el año que Julio Medem presentó el documental La Pelota Vasca (La piel contra la piedra), un año de ataques constantes y de vejaciones continuadas, a la que prosiguieron otros acontecimientos que culminaron en 2009 con la lehendakaritza en manos de Patxi López de un modo un tanto rastrero e ilegítimo.

El desplome del PSOE viene además respaldado por una abierta indisposición social hacia un partido que está completamente secuestrado por las élites y el poder (representados por los que han dado en llamar Barones), y que se refleja muy bien en la figura de un Felipe González arrogante y dispuesto a hacer saltar por los aires los deseos de una amplia base social del propio partido, cada vez más lejos de sus verdaderos dirigentes. Y si sumamos a ello las políticas liberales y su alineación con Bruselas y los designios de la OTAN, queda un poso difícil de olvidar.

No hay que dar muchas explicaciones sobre la “intachable” trayectoria del PP hacia una continuada confrontación que, incluso, pudo maquillar Arantza Quiroga, pero que ya se encargó la cúpula de apartarla del camino.

Por tanto, podemos determinar sin grandes vacilaciones, que ambos partidos son hoy un lastre para la mayor parte de la ciudadanía vasca, y como tal las dos formaciones están recibiendo un “maltrato” acorde con sus propios movimientos. Tardarán unos años en volver a conseguir verdadero protagonismo.

Lógicamente, la aparición de Podemos ha favorecido que miles de electores escaparan de un partido que hace mucho tiempo dejó de tener relación alguna con las políticas de izquierdas. Pero curiosamente, y al mismo tiempo, ese mismo partido ha mitigado la debacle socialista, al no terminar de consolidar el espíritu de la verdadera construcción de un movimiento que exigía una mayor implicación social, y así minimizar el ánimo combativo de un gran colectivo que se ha quedado en casa viéndolas pasar.

Así es, la Historia reciente, pasa factura. Y el país de la lluvia se desprende de la mochila, para caminar más ligero y subir a la montaña sin la España rancia y obsoleta, amiga de la polémica y las más estúpidas de las bravuconadas.

A volar se ha dicho! Bye bye…

P.D.: os dejo un tweet de un socialista; responsable de comunicación del anterior Gobierno de Patxi López (ahí es nada)

Socialistas, os voy a ser franco: estoy hasta los cojones de todos nosotros. No sé si coger el tren en Atocha y no bajarme hasta París.

Photo by Joséluis Vázquez Domènech

Photo by Joséluis Vázquez Domènech


1 comentario

Todos debemos pedir perdón

(y “Podemos”, revisar seriamente su plan de acción)

Obama es incapaz de pedir perdón por la muerte de unas 140.000 personas en Hiroshima.

El 06 de agosto de 1945, cuando estaba a punto de terminar la segunda guerra mundial y la rendición de Japón ya era inminente, una bomba de uranio llamada “Little boy” fue lanzada por un avión que también tenía nombre propio, “Enola Gay”.

El 16 de julio del mismo año hubo un ensayo previo, en el desierto de Nuevo México, y la explosión vaporizó la torre de acero de 30 metros de altura sobre la cual se había colocado la bomba.

Precisamente por ello, y conscientes de las dramáticas consecuencias que tendría esa acción sobre una ciudad, el honorable Harry S. Truman, accionó la orden de lanzamiento.

Todos los presidentes de Estados Unidos arrastran tras de sí las más miserables de las acciones, como lo son la guerra y sus trágicas consecuencias para ciudadanas y ciudadanos indefensos ajenos a su barbarie imperialista.

Son muchos los sobornos, golpes, invasiones e injerencias cometidos por el mismo país, y nunca escucharemos el más mínimo signo de arrepentimiento pidiendo perdón por tanta fatalidad extendida con su pólvora.

Muy al contrario, mantienen las mismas formas incluso con sus propios reclusos, y cualquiera de ellos puede ser sometido al más ruin de los maltratos y ser ejecutado por arte de sus gracias, eso sí, previa confesión ante la instancia eclesiástica penitenciaria.

Son así, diligentes y solícitos con la fuerza y la opresión.

Si bien hasta no hace mucho había un excedente de tramas ocultas y se procuraban guardar bajo la alfombra innumerables actuaciones de dudosa catadura moral, hoy día parece haber hasta una exaltación de la prepotencia, y observamos con cierta amargura cómo los propios medios expanden ese modus vivendi y lo secuencian en los informativos recordándonos que vivimos cautivos de sus obras dramáticas.

Pero no solo ocurre en los medios, también sucede lo propio con los partidos políticos, que diseñan bochornosas operaciones de marketing en función de la víctima elegida, y en función, claro está, del permiso con el que cuenten para arremeter o guardar silencio.

Cuando se trata de juzgar a la Casa Blanca, guardan silencio. Barack Obama ha estado en Hiroshima, y no ha pedido perdón. Y haciendo uso del gen que portan los huéspedes de dicha casa, ha dicho que la bomba nuclear lanzada demostró que el hombre “tenía los medios para destruirse a sí mismo”, y que “la muerte cayó del cielo y el mundo cambió”. No solo no ha pedido perdón, sino que además se erige en un poeta de muy mal gusto.

La prensa y los dirigentes políticos callan. Nadie hace referencia a que el hombre tiene los medios para destruir al “otro”, y que nada cae del cielo salvo la lluvia. “Little boy” se llevó por delante 140.000 almas, y hay que ver, con qué respeto tratan al niño insolente…

ETA dejó en el camino a 829 personas. En el estado español son una inmensa mayoría quienes piden, exigen, y esgrimen la necesidad de que Arnaldo Otegi, por poner un ejemplo, se ponga de rodillas, haga un triple salto y se crucifique, y enclavado al lado de Jesucristo se sincere con su arrepentimiento.

Desde que me inicié en la ardua tarea de comprender el mundo tuve siempre la necesidad de adivinar dónde se escondían los culpables. Rápidamente me di cuenta que estaban recostados, rodeados de mujeres y armas, y esnifando un poco de poder, aislados del mundo terrenal y dando órdenes vía mercantilización y globalización para que la recomposición de su universo continuara con ese complemento que tuvieron a bien llamar…, sociedad de consumo.

España es un país que conocí degradado. Ahora es un apéndice peligroso del neoliberalismo y todo lo que ello representa. Muy peligroso. Sus canales de televisión y la prensa escrita han llegado a tal grado de desinformación, parcialidad y desacato a la democracia que necesitará muchos años para recuperarse de tanta incultura y brutalidad. Y es muy difícil encontrar en todo su territorio una persona (conocida o popular), capaz de elaborar periodismo de calidad. Es decir, capaz de escribir una columna y dejar temblando al jefe, al editor, y al socio inversor.

Por ello y porque todos callan, es más urgente y necesario que nunca el aullido del oprimido, el despertar rabioso de quien se sabe maltratado, y ese paso adelante para distanciarse del hombre de hierro. Y porque ningún periódico va a exigir en su titular el mismo trato al presidente de Estados Unidos que a los pobres titiriteros (fíjense, que bajo han caído), necesito que un partido político, uno, sea capaz de decir lo que muchos queremos oír.

Ni tan siquiera la cúpula de Podemos se aproxima a la cuestión principal. Debería, sin complejos, hacer verdadera pedagogía social y política, y ayudar a comprender mejor a la población que su lucha es la lucha por la justicia universal. Pero no lo es. Su lucha jamás llevará a su líder a decir bien alto y bien claro que Barak Obama representa a la perfección la comunión entre la sinrazón y la barbarie (ahora que pronto visitará España estemos atentos al discurso que expondrán). Y en absoluto exigirá a ningún presidente de los Estados Unidos que pida perdón por ningún ataque o incursión, porque su general en jefe ya es un eslabón entre sus aspiraciones y la claudicación. José Julio Rodríguez no es un fichaje estrella. Es la prueba del algodón, la apuesta por seguir los acuerdos de la OTAN, y la puerta de salida a cualquier otra estrategia de nueva incorporación.

Sobre una imagen de Spencer Tunick

Sobre una imagen de Spencer Tunick

¿Quién necesita a un máximo cargo de la cúpula militar, a un experto en política de seguridad y cerebro de la guerra y de las alianzas sin par? ¿Quién?

Sé que la política es un juego, y que es predecesora de la atonía social necesaria para que perviva y se eternice en nuestras democracias de pacotilla. Lo sé, pero lo necesito. Necesito que quien dice dirigirse al centro de la cuestión para alterar las reglas del juego, lo haga o deje de incordiarme.

Barak Obama ha ido a Japón, setenta y un años después de que el país al que representa acribillara a miles de personas, destrozara una ciudad, y colapsara la sonrisa de todo el mundo. Y es incapaz de pedir perdón, porque forma parte, al igual que muchos que dicen ser “demócratas” y muchos que se sienten inquietos con este artículo, del deleznable e injusto funcionamiento de nuestra sociedad.

¡Es diferente! ¡Era una guerra! Dirán algunos mediocres empatizando con el doble fondo de sus bolsillos. Aun siendo guerra, fue un estremecedor crimen de guerra, y carta abierta para las futuras matanzas indiscriminadas de civiles.

El 15 de agosto de 1945 Japón anunció su rendición incondicional, terminó la guerra y empezó un malintencionado debate con las siguientes palabras de Truman, gran jefe blanco por aquél entonces: “La usamos para acortar la agonía de la guerra, para salvar las vidas de miles y miles de jóvenes estadounidenses”.

Ya antes habían matado a medio millón de personas, bombardeando ciudad tras ciudad, aniquilando la isla sin concesiones. Y en realidad la bomba era un aviso, dirigido a Stalin, para que la Unión Soviética no se involucrara.

Hoy las cosas no han cambiado. Avisos del mismo calado han dejado en Ucrania y lo seguirán haciendo en cualquier otro rincón. Y os lo subrayo: si sois incapaces de poner los puntos sobre las íes, no habléis (por favor) de reparación democrática ni de lucha alguna por la paz social. Si sois incapaces de tratar a todos por igual, olvidaros de pedir el voto y de la verdadera lucha horizontal.

Que alguien sea capaz de tratar a Obama con respeto, acaricie su cuello de cisne blanco y nos quiera hacer ver que es un infatigable luchador por la democracia, cuando menos, miente. Y si calla y oculta, se alía. Y de aliados, estamos hasta los intestinos.

Un líder político es aquél que es capaz de hablar y hacer una grieta en las Montañas Rocosas. Un guía y perfecto coordinador para movilizar a sus seguidores por el camino de la verdadera transformación.

No a la OTAN, no a las Bases Militares, y no a ninguna simulación.

———————————————————————————————————————

*Yo le pido perdón a las nuevas generaciones, por no saber hacerles llegar la temible realidad que les asedia; la convivencia continua e indiscriminada con el uso de la violencia. Violencia bien organizada.

Colaboración para Ssociologos e IniciativaDebate

 

 

 

 


1 comentario

Intención de voto II

200 en jake

(debate en ETB2)

Templanza, frente a la adversidad… Y aunque parezca paradójico, la adversidad está en nosotros mismos.

“Yo creo que la responsabilidad mayor está en la ciudadanía. Obviamente la ciudadanía vota, vota lo que vota, y vota como vota. Y lo que acontece después es una forma de proseguir el engaño al que nos están sometiendo constantemente. Voy a poner un ejemplo para ver en lo que consiste este tipo de engaño. Se puede ver con las palabras. Hay partidos que dicen… !vamos a hacer un frente de izquierdas con el PSOE para llegar al poder! Pero es imposible hacer un pacto de izquierdas con el PSOE, porque el PSOE no es de izquierdas. Hay otro partido que dice que Podemos es un partido radical y extremista. Y Podemos es un partido Social Demócrata. Y así con todos los términos. Estamos en un laberinto de engaño continuo donde no se nos permite ver la realidad. La responsabilidad, está en la ciudadanía”

Photo by joséluis vázquez domènech

Photo by joséluis vázquez domènech

“Estamos viendo muy bien en qué consiste esta sociedad. Cada vez que habla un simpatizante de un partido político, es capaz de defenderlo a capa y espada como si le fuera la vida en ello, y ello no ayuda en absoluto a entender el contexto. Cada vez que habla la ciudadanía, es cuando se van diciendo las cosas de verdad,  cuando se está viendo el enojo y lo que está sucediendo realmente. Y ese enojo viene precisamente de que la representatividad es falsa, porque la mayoría de los ciudadanos no sienten que los políticos les representan. Y hablando de la ‘bonanza’ del PNV, y del señor Urkullu y de la representativad, voy a decir una cosa muy importante: en una entrevista que hizo hace poco Urkullu con El Diario Vasco  dio a entender que estaba alarmado porque los movimientos sociales tenían la capacidad de alterar la sociedad. Ese alarmismo es romper una de las bases de la democracia, y nuestro lehendakari está alarmado porque no quiere que los movimientos sociales y la verdadera democracia  puedan surtir efecto fuera de los partidos políticos”.  

Lógicamente, mis apreciaciones se entienden mucho mejor en el marco de todo lo que se pudo decir en el programa. Siento no poder expresarme más y mejor.

(la democracia sigue  escondiéndose para que no podamos percibir dónde está la realidad y nos perdamos entre sus sombras)

Mis intervenciones 

Minuto 06’15 – 07’45, y 58’00 –  59’15

http://www.eitb.tv/es/video/en-jake-200-en-jake/5525/115233/200-en-jake/


1 comentario

Intención de voto

200 en jake

Hay que seguir insistiendo, hay que seguir recordando…, a pesar de los pesares…

“Lo más sorprendente de la encuesta es que todavía la gente tenga intención de voto, después de los últimos diez años, sobre todo con la que ha caído en Europa, después de ver claramente en qué consiste la democracia, después de ver en qué consiste el sistema de partidos, después de ver que nadie nos representa, puedo dar los nombres de Dominique Strauss-Khan, de Christine Lagarde, de Rodrigo Rato, Mario Draghi…; ellos son quienes toman las decisiones, y no nosotros. Y está claro que esta democracia no funciona como vosotros queréis que funcione, y por eso lo sorprendente es que la gente, todavía, tenga intención de voto”.

(la democracia se esconde para que no podamos percibir dónde está la realidad y nos perdamos entre sus sombras)

Mis intervenciones 

Minuto 09’25 – 15’30, 01 hora 52 minutos en adelante

http://www.eitb.tv/es/video/en-jake-200-en-jake/5525/114851/educacion/

Azkoitia - Photo by joséluis vázquez domènech

Azkoitia – Photo by joséluis vázquez domènech

 

 


1 comentario

Estrategias

Breves:

Jugando que es gerundio

Cabría pensar en unas nuevas elecciones. Los movimientos desde el principio van a marcar las distancias. Pedro Sánchez se presenta conciliador, a derecha y a izquierda. Ayer hasta parecía sonreír dando a entender un acuerdo (imposible) con Podemos y Cs. Pablo Iglesias no sabe pensar a largo plazo, nunca lo ha sabido, y le va a pasar factura. Marca posiciones que muestran mayores dificultades (eso dirán) para cualquier acuerdo.

Nunca debió embarcarse en esta ruleta que no juega para su fortuna.

Piensa…, habrá nuevas elecciones. Y la mercadotecnia socialista y popular ya está trabajando a destajo. La ciudadanía está contemplando un nuevo episodio. El más importante. Y lo percibe y terminará por creerlo. La investidura fracasa porque Podemos no quiere sumarse a la posibilidad planteada por el PSOE.

Piensa. Hay nuevas elecciones. Ha pasado casi un mes. En el ambiente (los medios de comunicación ya han dado buena prueba de ello), se palpa la noticia. Podemos ha impedido el acuerdo. Los socialistas lo han intentado por hache y por b, con todos, pero no ha podido ser.

PP y PSOE. Cada cual por su lado querían un acuerdo, pero no han podido.  Y los periodistas lo repetirán, y nos inundarán con la noticia. La gente va a votar. Y Podemos, volverá a quedar tercero. Bloqueó el proceso (insistirán).

Este mes no es para elegir al nuevo presidente. Es para allanar el camino y posicionarse en la nueva casilla de salida.

Así es la democracia. ¿Te gusta?. Es en la que participas. La que te vuelve a decir que vayas a votar. Y tú, vas.

P.D. Hay otra posibilidad. Más lejos. Está en Bruselas, y consiste en poner a un sujeto “independiente” (que el rey se encargaría de hacer saber para una nueva investidura) porque estos mequetrefes están tardando y esto se pone feo. Los de siempre se ponen de acuerdo y lo acatan. Es la solución de emergencia por si el castillo de naipes cae. Pero la veo improbable. Pero posible.

 …Porque así es la democracia. 

(que siga girando la noria)

Photo by joséluis vázquez domènech

London Eye – Photo by joséluis vázquez domènech