Un dominio propio

Una de las más lúgubres maniobras de nuestras democracias es convertir la búsqueda de la verdad en delito y, de paso, hacer creer que las reflexiones que emanan de esa búsqueda sean consideradas subversivas o radicales.


1 comentario

Ya no quedan periodistas

Quiero creer que quienes desarrollan cualquier tipo de trabajo en los medios, defienden, por principio, la libertad de expresión. También quiero creer que la mayoría se desenvuelven en su espacio con la certeza de que todo aquello que escriben forma parte de su amplio espectro de análisis, y de que tienen la inmensa posibilidad de opinar de todo aquello que deseen con absoluta autonomía. Quiero creerlo, pero no puedo. Y hay muchas razones para ello.

La primera razón y fácilmente identificable se observa cuando uno lee todos los periódicos, atiende todos los informativos y regresa a sus interrogantes con la clara convicción de que la pluralidad no existe. La evidencia nos lleva por un único camino en el que se especifica que solo podemos observar el mundo desde un único prisma. Esa opción es, desde luego, contraria a los valores que deberían prevalecer al realizar dicho trabajo.

¿Cómo es posible que todas las portadas dirijan nuestra atención al mismo escenario? ¿Cómo es posible que en dicho escenario haya el mismo número de actores, y cómo es posible que para todo el mundo, uno solo sea declarado enemigo común como responsable de todas las tragedias? Dicha posibilidad, en un entorno democrático y vivencial, sería imposible en nuestros círculos personales. No habría ninguna posibilidad de que todos coincidiéramos. Ello, en situaciones libres y respetuosas. Quienes se dedican a escribir, del mismo modo que quienes se dedican a vivir, deberían abarcar todos los espectros de pensamiento, y deberían ser reflejo de una sociedad heterogénea y diversificada. Deberían, pero cuando vamos interpretando sus mensajes resulta que se posicionan casi sin excepción en una estrecha franja un tanto sospechosa. Estrecha y, lo que es peor, malévola.

La segunda razón que nos lleva a no creer sus palabras viene determinada por la absoluta falta de criterio en sus análisis. Es cierto que un buen número de trabajadores del gremio se dedica a opinar en los espacios que les ceden para ello. Para hablar de las lluvias torrenciales, de la violencia de género, del cambio climático o de aquello que les venga en gana. Pero cuando les da por hablar de política hay una especie de comunión, y una tendencia excesiva a mostrar las mismas credenciales haciendo un flaco favor a la humanidad. Se desentienden de todo análisis, y se sumergen en la fortaleza del discurso dominante como quien no quiere la cosa. Eso sí, pueden hasta llegar a escribir bien, pueden ofrecernos poesía, pueden hasta convencernos de que tienen educación y son buenas personas. Pero irrumpen en nuestra tranquilidad desmontando la existencia de la supuesta libertad de prensa. Una mayoría aplastante siguen el curso del río. Y el torrente nos arrastra con fuerza.

Hay una tercera razón. Esta es la más invasiva para su ego. Tienen la certeza de que sus directores de orquesta, es decir, quienes les pagan, les ofrecen absoluta libertad para que escriban sin ningún tipo de trabas. Es decir, viven su trabajo pensando y sintiendo que escriben sus reflexiones incorporando todo su potencial (en ocasiones piensan hasta en su arsenal crítico). Pero claro, olvidan por completo que adolecen de absoluta capacidad para poner, no ya a sus jefes, sino también a sus lectores, contra las cuerdas. De todo ello se deduce algo primordial; el común de los colaboradores de los medios están ahí para entretener, para aliviar nuestras penas y nuestros sueños, no desde luego para alimentar nuestra capacidad crítica y de acción.

Y yo me pregunto. ¿No deberíamos todos escribir para denunciar, escribir para promocionar la verdadera libertad, escribir para dar voz a quienes no pueden, escribir para contrarrestar la desigualdad, escribir para buscar un poco más de justicia, escribir como verdadero acto político? Comprendo que haya otros componentes, incluso puedo llegar a comprender que se escriba para aliviar el dolor interno; yo lo hago a menudo. Pero escribir reflexionando sobre el contexto que nos rodea y ser incapaz de dar un golpe sobre la mesa dice mucho de cierto posicionamiento ante la vida, dice mucho del acatamiento.

¿Tan ardua es esa labor? Parece ser que sí. Ardua, y un tanto ciega. De todas las columnas que he leído este último mes es casi impensable encontrarnos con alguien capaz de detenerse a reflexionar, no vaya a ser que le despidan ipso facto por su osadía. ¿Tan complicado es disentir? ¿Tan laborioso es procurar aproximarse a otras realidades? Dado que estamos criticando el trabajo o las formas de quienes deberían representar la libertad de expresión y, claro está, un mínimo de capacidad de análisis, vamos a exponer con un ejemplo muy sencillo lo que está sucediendo en el submundo del periodismo.

Como ya todo el mundo sabe, Putin es un sujeto que deja mucho que desear. Ha efectuado un ataque sin precedentes, y como reacción del todo comprensible, corren ríos de tinta sobre él y sobre Ucrania. Es decir, escribir sobre ello hasta se convierte en un acto involuntario. La cruda realidad te lleva… Así las cosas, infinidad de “periodistas” se ponen manos a la obra. Pero mira tú por dónde, irrumpen en la sala sin realizar bien su trabajo. Son tan brillantes en sus exposiciones que a nadie se le ocurre poner en jaque, primeramente, a su propio periódico, porque ni se les pasa por la cabeza pensar que quizás, el medio para el que trabajan está mintiendo sin cesar.

Ya expusimos el cuento del bombardeo de las centrales nucleares. Al parecer, no es suficiente para poder llegar a poner en duda el trabajo que realizan sus compañeras o compañeros. Las cosas así, vamos a intentar ponerlo más fácil. Vamos a recordar el episodio de una mujer embarazada que sale de un hospital toda compungida y ensangrentada, y las televisiones de todo el mundo reponen sin cesar esas imágenes, con el único objetivo de constatar la maldad del gobierno ruso. Esa secuencia aparece posteriormente en todos los periódicos, y se hace viral el terrible dolor que se instala en Ucrania por la despiadada acción llevada a cabo por el ejército ruso. Si añadimos a ello infinidad de noticias del mismo pelo que van apareciendo cada nueva jornada, nos encontramos con un panorama un tanto desolador.

Bien. Ese escenario es propicio para que tertulianos, columnistas y articulistas de toda clase se pongan manos a la obra. Pero eso sí, sin dedicarle un minuto a uno de los principios básicos que debe cimentar su reflexión. Un minuto, por dios. Un minuto. ¿No debería ser de obligado cumplimiento poner en duda información que puede ser relevante para movilizar a las masas y con esa movilización crear políticas que pueden alterar el ritmo de los acontecimientos? ¿No debería de ser de obligado cumplimiento no tener la desfachatez de ser altavoz de los perversos usos de la información? Parece ser que no.

Has de saberlo. El periódico para el que trabajas miente, y tú, ni te inmutas. Es más. Sigues el juego, y nos deleitas con tus apreciaciones tan sentidas. Miente, y las consecuencias de esas mentiras construyen guerras, invasiones, e infinidad de muertes y atrocidades. ¿No es todo ello suficiente para que interrumpas tus pasos? ¿No es todo ello suficiente para que, por una vez, acometas el trabajo de investigar un poco antes de escribir? Deberías pensarlo. Y deberías de hacerlo. Porque saber que hay gente detrás que te lee y espera como el agua de mayo tus impresiones, ya solo eso, debería ser motivo suficiente para contrarrestar el asedio del imperio.

El periódico o la revista o la televisión para la que trabajas difundió una y otra vez falsas noticias con el único fin de acorralar a Putin, sancionar a Rusia, y establecer nuevos juegos estratégicos y de poder en base a la mentira. Una y mil mentiras, hasta el punto de que uno ya no sabe por dónde debería empezar.

¿Qué sucedería si supieras que lo que estoy transmitiendo aquí se corresponde con la realidad? ¿Qué sucedería si me leyeras y comprobaras y constataras que trabajas para un medio que no repara en seguir el rastro de la construcción del odio en beneficio de los mismos de siempre? ¿Qué harías? Me temo que nada. O si. Me temo que, sencillamente, me ignorarías, por el bien de no se qué orgullo.

Las imágenes de las consecuencias del bombardeo del hospital, la construcción narrativa de la mujer embarazada, el asedio del ejército ruso y la matanza de civiles en ese edificio (mujeres y niños), fue un complot. Igual que lo es el alarde informativo creado en torno a Mariúpol. ¿Te has preguntado qué narices ocurre en esa planta de Azovstal? ¿Por qué tanta insistencia en comunicarnos sobre la enorme desgracia que supone asestar un duro golpe a un buen número de nazis? Como siempre, es mucho más sencillo de lo que parece. En la acería en donde resisten sin piedad los soldados ucranianos hay muchas cosas preciosas, y diamantes en bruto, que Occidente quiere ocultar y, sobre todo, hacer desaparecer, como quien no quiere la cosa.

Vamos allá periodistas. ¿Vuestro olfato no os dice nada? Hay que ver, que fácil os llenáis los bolsillos para callar nuestras bocas. Tras las operaciones de última hora realizadas por el ejército ruso va apareciendo aquello que ya suponíamos. Entrenadores de guerras internacionales escondidos en los refugios subterráneos. Kilómetros y kilómetros de agujeros negros. ¿Qué hacen allí? Todo apunta a infraestructuras de la OTAN, operando de manera secreta contra Rusia. Ya fue detenido el general canadiense Trevor Cadieu hace un par de semanas. Ahora, parece que un general estadounidense, Eric Olson, el teniente coronel británico John Bailey y cuatro instructores militares de la OTAN le siguen los pasos. Es difícil confirmar este tipo de noticias. Todos a una lidian para que sea imposible poder mostrar nada que interrumpa esta oratoria belicista atlántica.

Pero al final, la lógica entra por la puerta y EEUU sale por la ventana. No olvidemos lo ocurrido en Bucha, la famosa masacre recreada para que odiemos a Rusia y podamos optar así a una parcela celestial. La delegación rusa insistió una y otra vez en la falsedad de las noticias, y repitió por activa y por pasiva que deseaba más que nadie una investigación, y pidió también la reunión del Consejo de Seguridad. Pero la ONU, bajo presión de EEUU y la Gran Bretaña (que preside en estos momentos dicho Consejo) no lo permitió. Ah, lo siento! Y como bien escribieron en France 24… “A pesar de no tener pruebas contundentes, los indicios de la autoría rusa de los crímenes en Bucha han puesto en marcha otra ronda de sanciones”, que es de lo que se trata, sancionar y sancionar, hasta ahogar al enemigo, hasta saciar esa sed llena de maldad y prepotencia.

Ayer todas y cada una de las portadas amanecían con el mismo titular. La evacuación de militares en Mariúpol. Es increíble. A una rendición en toda regla, porque ya no les queda otro remedio, le llaman evacuación. Encima una evacuación realizada por Ucrania. Y así amanecemos todas las mañanas, frente a las trincheras informativas, linchados y apedreados por los mismos que nos quieren hacer creer que tenemos libertad de información.

El delirio se instaló en Occidente y la barbarie está servida. Qué más da que EEUU fuera quien declarara la guerra a la Corte Penal Internacional (rechazan la legitimidad de toda organización que pretenda investigar crímenes de guerra perpetrados por ciudadanos estadounidenses), qué más da que sus bases militares puedan instalarse en todos los rincones del planeta, qué más da que un tórrido calor flambeado por sus armas nos rodee por todas partes. Todo responde a una realidad inalterable. Nada ha cambiado en 50 años, y nada va a cambiar. El periodismo de verdad podría hacerlo, pero si tú también te vendes a cualquier postor, ¿qué nos queda?.

Nos quedan personas, muy pocas personas, que están haciendo una ingente labor para alzar la voz en medio del desierto. Y a esas personas van dedicadas cada una de mis palabras. A esas personas que sin ganar absolutamente nada por ello, nos educan y nos impulsan.

OTAN No, Bases Fuera


2 comentarios

Rusia

Hoy, 27 de enero, se cumple el 77 aniversario de la liberación por parte de las tropas soviéticas del campo de exterminio de Auschwitz. Pero todavía hay quienes alaban la labor de los Estados Unidos y de Gran Bretaña en la segunda guerra mundial, dejando de lado a los verdaderos protagonistas. Cuando menos, es un insulto, un desprecio absoluto por las 25 millones de personas que se dejó la Unión Soviética en el camino. Pero, ¿a quién le importan los muertos en los conflictos (sobre todo los muertos comunistas)? ¿A quién le importan las tragedias que consumen a los pueblos? Es descorazonador llegar siempre a las mismas conclusiones, pero más lo es saber que siempre hay ciertas conductas que se repiten, y por más que lo hagan, observar que todo el mundo sigue mirando para otro lado o…, hacia el mismo…

¿Eres de esas personas que cada vez que escucha hablar de Vladimir Putin le brota un sarpullido y cuando oyes a cualquier presidente estadounidense apenas tienes una contractura en el cuello? ¿Perteneces a ese grupo de televidentes «bien informados» que abrazan a Alexéi Navalni y despotricas contra todo lo que se mueve por Moscú? ¿O, más bien, todo te resulta ajeno porque pasas de la política, pero en el fondo desconfías de Venezuela, Siria, Cuba o China?. Permíteme, en cualquier caso, hacerte saber que eres afirmacionista sin escrúpulos, y que dicha definición, dice mucho de ti.

Lo primero que dice es que tiendes en exceso a no discriminar las noticias y que, por tanto, haces caso omiso de la heterogeneidad y complejidad informativa. Lo segundo, que te sostienes en un criterio personal un tanto precario, y que como le ocurre a una inmensa mayoría de la población, te dejas llevar por las torrenciales corrientes llenas de emoción. Porque muy emocionante tiene que ser todo en la vida si no te quedan ganas de asestar un duro golpe a la conciencia occidental, esa que de la mano de la OTAN lleva aniquilando desde tiempos inmemoriales a media humanidad.

Ya hicimos algunos sacrificios en el pasado para dejar constancia de ello, pero es imposible luchar contra los medios, contra todos, porque los mismos de siempre nos tienen amordazados, arrinconados y señalados, al igual que le está ocurriendo a toda aquella persona capaz de poner en entredicho cualquier discurso oficial. Esa impotencia es la que nos doblega, la que amputa las esperanzas de transformación. Pero hay algo mucho peor, algo que termina por apartar a quienes desean mirar de frente a cada individuo para interpelarle por muchos interrogantes, como los arriba mencionados. Ese algo es el afirmacionista sin complejos.

Después de que la Unión Soviética se dejara el alma en su lucha contra el nazismo, Estados Unidos aprovechó la ocasión para crear una alianza militar capaz de asestar un duro golpe a la soberanía de muchos países. Y fue imponiendo sus criterios y sus caprichos sin que Europa, en su línea servil y vergonzosa, hiciera nada para detener esa ofensiva.

En ese largo y triste proceso, que no ha terminado, las violaciones de la Carta de la ONU han sido constantes, pero también han ido ocurriendo muchas otras cosas importantes que estaría bien que tú, pro Obama, o pro yanqui, o pro Kamala o todos los pros que se nos puedan ocurrir en relación con los perfiles “suaves” de la política internacional se nos ocurran, deberías saber.

Deberías saber que Helmut Khol, o François Mitterand, o James Baker (secretario de estado de Bush padre) conformaron acuerdos con declaraciones muy importantes en las cuales se manifestaba la no expansión beligerante de la OTAN hacia territorio ruso. Había un acuerdo tácito para no alterar el mapa geopolítico, pero el incumplimiento continuado ha sido una constante. Es decir, la amenaza persistente a la que se ha ido sometiendo a Rusia desde entonces no solo no se ha detenido, sino que con la incorporación de los países bálticos a la Unión Europea y la re-construcción de una Ucrania fascista (con un fondo de 5.000 millones de dólares que tuvo a bien llevar Victoria Nuland, una mujer de la que es preferible mejor no sepas nada), se ha incrementado hasta el punto de dejar a Putin contra las cuerdas.

También deberías saber que el 18 de noviembre la ONU aprobó una resolución para combatir la glorificación del nazismo, el neonazismo y otras prácticas que ayudan a alimentar las formas contemporáneas de racismo, entre otras cosas. 2 países votaron en contra: Ucrania y Estados Unidos. 53 se abstuvieron; todos los miembros de la UE y socios de la OTAN. (Solo esta noticia es suficiente para resumir cómo funciona el mundo).

Y también deberías saber que lo acontecido en Kazajistán no es una revolución de colores (otra más), contra su presidente, porque su población esté al borde del colapso, sino una ofensiva más para debilitar a Rusia y atacarla desde todos los frentes. ¿O acaso crees que grupos coordinados y francotiradores armados en las manifestaciones son capaces de asaltar cuarteles como por arte de magia?. Parece muy importante recordar que también fue atacada la cárcel de Taldikorgan, que fruto de la casualidad estaba llena de presos islamistas. Informes de seguridad kazajos estimaron que más o menos 20.000 amotinados se dieron cita con el nuevo festín del imperio. Y entre ellos, claro está, unos personajes a los que denominamos yihadistas.

Esta embestida va, además, acompañada de la desestabilización de Transnistria, otro territorio pro-ruso que hay que desmantelar, que hay que impregnar de odio y guerra hasta diezmar al enemigo. ¿Nunca oíste hablar de Transnistria? Eso también dice mucho del afirmacionista consagrado a los medios. Estados Unidos va a por todas, y movilizó a la Unión Europea para formalizar aquello que mejor sabe hacer: un bloqueo económico contra este pequeño estado, que tuvo la idea de decidir en referéndum separarse de Moldavia. Estados Unidos es una apisonadora, y está intentando debilitar a Rusia obligándola a movilizarse en muchos puntos diferentes.

Yo, ya estoy cansado de tener que exponer argumentos, de tener que mostrar documentos, de tener que traer a colación vídeos o instantáneas que respalden todas y cada una de mis reflexiones. Sencillamente, porque ya estoy herido de apoplejía social contaminante.

Así que paro por hoy y te dejo una foto, la foto que acompaña este texto. Y si esa foto no te dice nada, no es que seas afirmacionista, es que además, necesitas, con urgencia, cambiar de hábitos de vida, porque tu vida en su conjunto, ha colapsado bajo el fuego y los medios imperialistas.

P.D.: Hace bien poco, el 24 de enero, pudimos saber por boca de nuestra querida representante Ursula Von der Leyen (otra mujer de la que también es preferible huir), que la Unión Europea a través de su Comisión ha propuesto “un macropaquete” de 1.200 millones de euros para ayudar a Ucrania a afrontar sus necesidades. Tiene mucha gracia. Unas necesidades impuestas por nosotros. Y así todo… Desde 2014 la Unión Europea y sus instituciones han otorgado a este país unos 17.000 millones de euros en préstamos y ayudas. Ya sabéis, para comprar magdalenas y, de paso, hacer una revolución de todos los colores. Que nuestra propia estupidez nos pille confesados!

A cuidarse

OTAN no, bases fuera


¿Quién dirige la Organización Mundial de Nuestra Salud?

La ignorancia sigue creando. Y ya ha publicado un nuevo volumen (lleno de bulos)…

Revista La Ignorancia

Ésta es mi colaboración: Juegos biopolíticos

Hoy ha habido 0 muertos en España. 0 killers. OK. Por covid-19, se entiende. Mañana, dios dirá…, que los que cerraron los ojos fueron muchos más, y que avecina tormenta en el mundo de la confusión. Las matemáticas no engañan, nos lo dijeron para no rechistar. Yo aprendí que dos y dos son cuatro, pero perfectamente pueden ser cinco. Que se lo pregunten a Radiohead, en los cuales creo más que en el evangelio según san Mateo. Nos están vacunando desde hace mucho, pero ahora, además de inyectados nos quieren ecologistas sin acción.

Todas las respuestas, al final serán las mismas. Porque todos, pasarán por el aro, y no precisamente el olímpico. Hay planes para todos los gustos, parece ser, pero solo uno se incorporará a nuestra vida cotidiana. En el reverso de todas las monedas está la cruz de nuestro destino. Y por mucho que queramos ver, el miedo y la rutina serán nuestra prisión, al menos los barrotes de nuestros pensamientos.

¿No se nutren de huéspedes los parásitos de la economía neoliberal? Pregúntate cómo te tratan, y adivina si eres uno de ellos. Blindado como estás de pensamiento único, y surtido de las mejores galletas del mercado, quizás olvides que ya te amputaron las alas. Y, en el fondo, te preguntarás…, ¿para qué quieres volar, si Ryanair ya te puede llevar hasta la saciedad?

La saciedad es un habitáculo creado por los economistas mejor pagados, y difundido por los periodistas más aclamados. Eso sí, siempre, hasta que llega la tormenta. Y estamos en medio de ella. Mentira. La saciedad es una tormenta continua, la conozco desde el día que hice la primera comunión.

Saciedad, sociedad y suciedad. Quién lo iba a decir. Van de la mano tan bien que hasta sorprende. Toneladas de residuos se deslizan por nuestros poros hasta acabar en tierra de todos. El mundo es un lodazal, fértil para unos pocos y como arsenal lleno de municiones a controlar para el resto. La última vez que supe de vosotros anidaban en los tejados las primeras escarchas del invierno. Harry “el sucio” sabe muy bien de lo que no hablo.

La familia Rockefeller, experta en todo tipo de ayuda deshumanitaria, nos lleva años de ventaja. Y como quien no quiere la cosa, nos acecha hasta ponernos de rodillas ante ella. Pero lo hace como solo lo pueden hacer los grandes. A golpe de talonario y organización no gubernamental. Porque para ello tiene a sus científicos, sus gobernantes y sus informadores.

Estaría bien que nos preguntáramos quién dicta sentencia en, al parecer, este enorme desaguisado. Nos confunden no solo con datos estadísticos, también con la Estadística de los datos. Esta es extraordinaria, fiel inquisidora del poder. Pero, ¿qué pinta el poder en todo esto? Ya estamos con las conspiraciones. Qué tedio. Menos mal que estamos acostumbrados a la letra pequeña de los contratos. Y leemos, no solo atendemos la televisión.

Durante la pandemia, como todas y todos sabéis perfectamente, cada país ha seguido su propia evolución, hasta tal punto que la ciudadanía se ha hecho experta en la materia, y nos habla con total fluidez de que ahora mismo, Brasil está en el pico de la curva. También nos puede hablar sin miramientos de qué es lo que se debe hacer en cada fase, y más pronto que tarde, nos dirá cuan importante fue la militarización de la vida. “Es que necesitamos este exhaustivo control, porque en general somos unos descerebrados”. Y ahí te las den, porque lo dice la ciencia.

Mi ciencia es observar, a cada rato, hasta el imperceptible movimiento de los intelectuales de la retaguardia. Qué banda de uniformados! Desde politólogos hasta epidemiólogos al alza. Nunca es tarde para la publicidad de la bonanza. Porque nos hacen creer que buenos son todos aquellos que quieren hacer el bien. Pero buenos de verdad, son los que hacen el bien. Y de ellos apenas sabemos nada.

Sabíamos perfectamente que Italia lideraba el grupo de cabecera. Que luego vinieron España, y luego Francia, y luego Bélgica, y así hasta 180 países, cada cual con su progresión, y cada progresión con su hacinamiento particular. Y se llenaron los balcones, para aplaudir la estupidez y no sacar el hacha de guerra a las calles. La bonanza engañosa y la emoción. Vaya dos. Te descerebran de un plumazo.

La lógica. Ese inestimable método que nos ayuda a dar cohesión a los hechos, o a la sucesión de manifestaciones que se van dando por doquier, va a darse de bruces con alguien. Y ese alguien no soy yo. Desde cualquier punto de vista, tal y como han ido sucediendo los acontecimientos, la lógica venía a decir que cada país tendría que recorrer su propio camino, claro está, y que cada frontera tendría su propio cerrajero para abrir la puerta que quedó trancada. Pero he aquí que todo, de la noche a la mañana, y sin sentido común que lo avale, ha de volver a su cauce y, a ser posible, el mismo día. Punto y final.

La Comisión Europea recomendaba hace unos días “encarecidamente a los Estados miembros que todavía no lo han hecho que finalicen el proceso de eliminar las restricciones al libre movimiento y los controles fronterizos dentro de la UE”. Hay quien manifiesta su estupor ante la noticia (lógicamente), pero en breve, será así (escribo esto el 18 d ejunio). Y aquellas pequeñas historias que nos contaron ya no nos sirven para vendernos su final. Y tendremos otra historia, que otra vez por arte de magia, será la triunfadora en cada pantalla plana, y como anfibios sedientos de agua, acudiremos a beber hasta indigestar tanta mente extraviada.

Encarecidamente. La UE apremia a todos sus miembros. No importa. Nunca importa. Porque la política trata del arte de mentir con convicción, y del desastre de empañar la verdad con los bolsillos llenos de injurias. La gripe española, por ejemplo, no se originó en España, sino que se propagó en la primera guerra mundial a través de las trincheras y de las lamentables condiciones en las que se encontraban (y había “orden”; los militares de aquél entonces impusieron restricciones de lo que la prensa podía publicar y que pudiera tener impacto en la guerra).

(La lógica también me lleva a escuchar a Snowden, perseguido por EEUU por desnudar sus secretos o, lo que viene a ser lo mismo, por rasgar las vestiduras al imperio. Como él dice: “en lugar de tener una política basada en la ciencia y en hechos reales, la revelación de información empieza a convertirse en decisiones políticas”).

Tenéis el resumen del plan de acción de la fundación Rockefeller en su propia página, así no tenemos que andar con simulaciones, ni creencias ni proyecciones inverosímiles. Dice así, desde hace un tiempo: 1- Lanzar un plan para expandir drásticamente las pruebas Covid-19. 2- Lanzar un cuerpo de atención médica comunitaria de Covid para pruebas y rastreo de contactos (¿os suenan los rastreadores de los que ya nos hemos olvidado?. 3- Crear una plataforma digital y de datos comunes de Covid-19. Y, por último, recomiendan el camino a seguir, donde podemos leer…”La coordinación de un programa tan masivo debe tratarse como un esfuerzo de guerra” (ya lo repitió Pedro Sánchez casualmente).

Apenas hay distancias políticas y de re-acción, porque todas beben de la misma fuente. Nuestra salud mundial está dirigida por multimillonarios de pacotilla que por un lado venden armas y se inventan guerras y, por otro, nos hacen creer que con sus donaciones millonarias nos libran de los males de la humanidad. Es una parodia que nos digan que todas las propuestas gubernamentales vienen por el asesoramiento de expertos, y no nos digan que esos expertos están respaldados por auténticos déspotas insaciables.

Como bien sabe todo el mundo a estas alturas del cuento, la OMS es la que dicta el camino a seguir, y quien determina cómo se ha de proceder ante estas catástrofes epidemiológicas. Pero desde el sofá de nuestras casas, sobre todo en tiempo de confinamiento, recibiríamos de buen grado otro tipo de informaciones, y ya decidiríamos nosotros si son o no…, MENTIRAS.

Photo by Joséluis Vázquez Domènech

Biopolítica global y la salud de todos los habitantes.

La filosofía de la mentira congrega en cada noticiario a periodistas a los que no les importa trabajar para los delincuentes. Cierto es que quizás casi todos trabajemos en algún momento para algún delincuente, pero lejos queda la posibilidad de corroborarlo con nuestra franqueza, y admitir los deterioros de nuestros actos. Aunque lo más importante sería admitir el daño causado por nuestros actos. El daño…

El papel geopolítico y estratégico que juega la fundación Rockefeller es, quizás, uno de los grandes debates que deberían ponerse sobre la mesa en este convulso periodo que estamos viviendo. ¿Por qué? Porque descaradamente dicha entidad participa de los intereses globales de EEUU. Debemos recordar que el espacio biopolítico de la “salud mundial”, más que una construcción fruto del acuerdo entre estados, es la resultante de una estrecha canalización de intereses donde los Rockefeller toman la iniciativa, amparándose en su profusa y discutible “ayuda humanitaria”. Esta familia, implicada en muchos asuntos alejados completamente de la filantropía, llegó a hacerse cargo de un tercio del presupuesto de la Organización de Salud de la Sociedad de Naciones (de la que EEUU no formaba parte), y a día de hoy sigue siendo el referente mundial. ¿A qué responde ésta truculenta donación bondadosa? ¿Qué intereses aglutina?

Sus prácticas monopolistas, sus alianzas para promover guerras y vender armas y un largo etcétera, no hablan muy bien de los defensores de nuestra salud. Yo, desde luego, me lo pensaría. Su poderío y capacidad de financiación deslumbra, pero oscurece la legitimidad con la que se pavonea por el mundo. El 11 de diciembre de 1946, John D. Rockefeller Jr. “donó” a la ONU la inmensa cantidad de 8 millones y medio de dólares para comprar los terrenos de Turtle Bay, donde actualmente se encuentra su sede. ¿Cómo no nos va a extrañar su capacidad para guiarnos por el mundo? Es descorazonador pensar que estamos en manos de estos generosos benefactores. El responsable de la división de salud de la FR, Wickliffe Rose ya marcó una estrategia deliberada en el periodo de entreguerras, y dejó constancia de ello con sus palabras: “Existen determinadas funciones sanitarias que tienen un carácter internacional, los gobiernos nacionales no pueden llevarlas a cabo; dichas funciones resultan esenciales para la salud de las personas de todos los lugares”. En la diana.

Quizás deberían informarnos de que la configuración de los sistemas de salud de muchos países vino alabada y determinada por esta portentosa fundación. Y tampoco sería nada desdeñable que nos contaran cómo crearon un “cordón sanitario” para preservar Occidente de los diversos “contagios soviéticos”.  La influencia política, social y económica de EEUU a través de engranajes de este tipo es y ha sido una constante. La FR, especialmente por su estrecha relación con la aclamada Escuela de Salud Pública de Hopkins, y gracias a sus programas de reforma sanitaria, se ganaría la simpatía de las élites izquierdistas, apartándolas de la influencia soviética. Y así hasta nuestros días, subrayando el incuestionable respaldo que ofrecieron a las políticas de sexualidad y reproducción que han extendido por medio planeta, e incorporando la ya conocida “planificación familiar”, cuyas dolorosas consecuencias fueron tristemente conocidas.

Mucho daño por el mundo, como para dejar en manos de estos tiburones nuestra salud. Otros planteamientos son posibles y, al menos, permitir escuchar otras voces sería un pequeño detalle de nuestros gobernantes. Pero como siempre, la noria gira en el mismo sentido, y su conductor es un piloto que esconde sus maniobras. Me trae sin cuidado cómo ha llegado el Covid-19, pero exigiría de inmediato estudios, investigaciones y otras colaboraciones de científicos, sociólogos y todo tipo de colaboraciones alejadas completamente de la órbita de la Organización Mundial de la Salud. Por nuestro bien, y por un intento de limar asperezas con la verdad o con tanta mentira, que viene a ser lo mismo.

La historia nos dice que con cada crisis, las emergencias que se implantan nunca terminan, sino que se normalizan. Y ahora mismo se ha normalizado contabilizar de tal modo que quien escucha, nada sabe sobre lo que se le informa. O tal vez sea que lo que se ha normalizado es informar de tal modo que quien escucha, nada sabe sobre lo que se le cuenta. Parece mentira… Pero así es…

Cuidaros!!!

P.D.: podéis ver el artículo también en Iniciativa Debate


2 comentarios

Impotencia y desolación

¿QUÉ PODEMOS HACER CON LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN? SIRIA, DE NUEVO EN LA DIANA

Los vientos se dirigen de nuevo hacia Siria, para agitar las lágrimas de millones de sus habitantes, desnudos ante la intimidación continua a la que les someten los medios de comunicación, inquilinos del terror y de la más mísera de las actuaciones televisadas sin el más mínimo de los escrúpulos.

Cazabombarderos israelíes F15 bombardearon hace unos días el aeropuerto militar de Homs, matando a 15 personas y elevando sin complejos su lista particular de odio y desvergüenza. Paralelamente, un nuevo cuento sobre el uso de armas químicas se difunde sin prueba alguna para volver a asir con una magna soberbia la sartén de su guerra por el mango. Cada vez que el estado sirio avanza en su lucha por liberar a su pueblo de terroristas y mercenarios, los dirigentes occidentales le someten a todo tipo de vejaciones, incluyendo las historias más sobrecogedoras para que asumamos sin fisuras la llegada de nuevos ataques.

Francia y Estados Unidos dibujan en cada esquina del país un nuevo mapa que solo pretende arrebatar los recursos naturales, instalando en suelo que no le pertenece bases militares desde las cuales seguir maltratando a millones de personas que ya no tienen donde habitar ni dejar guardados sus rotos zapatos de invierno.

Su territorio, sin quererlo ni beberlo, es un campo de batalla donde las impotencias occidentales juegan a lo único que saben hacer; saquear nuestra tierra apadrinados por la organización de naciones más lamentable que jamás se ha parido, desangrándose el mundo con rastro de un parto mezquino e irritable.

Ya no queda hueco para la diplomacia periodística, y tenemos que someter a juicio intransigente a quienes manipulan por un puñado de dólares toda información y, por consiguiente, todo rastro de veracidad. Estamos rodeados, y con España liderando la lucha contra las democracias, uno se vuelve no incrédulo sino espoleado para lanzar piedras a los verdugos de nuestra nueva era.

Photo by joséluis vázquez domènech

Wikileaks reveló parte de las tramas que tenían como objetivo la invasión de Siria. Alemania vende tanques a Turquía que se adentran en Siria sin contemplaciones, y luego invierte millones para impedir movimientos migratorios.

La coalición liderada por EE.UU. negoció un pacto secreto con el Estado Islámico para que cientos de yihadistas pudieran abandonar el país con sus posesiones y armamento (para seguir incordiando con sus entrañables matanzas). Y los Cascos Blancos siguen dando testimonio de su farsa, como viene siendo habitual desde su puesta en escena, para que la escalada deliberada de tensiones termine como el rosario de la aurora.

No ya como periodista, sino como curioso observador, cualquiera debería darse cuenta de que las palabras fluyen para que el lodo nos entierre. La desobediencia informativa debería ser primera causa de resistencia, pero albergar dicha esperanza resulta ardua en tiempos de insaciable control social.

Rusia sigue denunciado el incesante acoso al que nos vemos sometidos, pero sus fundadas impresiones se pierden bajo las montañas de occidente, donde se esconden miles de tanques de guerra dibujando en la línea de sus fronteras gruesos trazos de odio y muerte. Y como señuelo, nos informan sin cesar de que espías, hackers y otras delicias procedentes de las estepas siberianas controlan las elecciones catalanas y hasta la receta de la salsa boloñesa.

Si no fuera por las tristes y dolorosas consecuencias que tiene cada noticia que nos llega de Siria, podríamos publicar un comic narrando todas las injerencias promovidas por las balas nunca perdidas del capitalismo. A falta del sometimiento, chantajes, guerras comerciales, asedios, drones y otras calamidades, y viendo inoperantes tantas brabuconadas, sabotean la vida con más atentados y la partición del futuro en infinidad de destellos de oscuro y melancólico brillo.

Siguen rumiando contra el presidente y sus gentes, y no pararán, hasta que pierda el último soldado su mirada, y sea entonces cuando los intrépidos habitantes europeos comiencen a ver que nuevamente se la han metido doblada, y lo que había no eran ni armas químicas ni apóstoles en quienes creer, sino una miserable banda de periodistas haciendo de las suyas en beneficio de un imperio destronado que ya no sabe ni cómo crecer.

¿Alguien me puede abrir los ojos, y hacerme ver cómo es posible que si Ghouta Oriental está siendo recuperada, para qué va a lanzar Bashar Al Assad ataques con armas prohibidas sabiendo que como respuesta le van a fulminar?. ¿Alguien me puede ayudar a comprender cómo es posible que en su infatigable intento de defenderse de los terroristas, y cuando ya había doblegado hasta el espíritu impaciente de los mandatarios de la OTAN, va el presidente a cometer semejante estupidez?.

Los aviones comerciales ya no atraviesan el espacio aéreo de Siria. Una propuesta de investigación para que antes de la condena y el bombardeo podamos ir descubriendo qué ha sucedido, ha sido neutralizada por Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Polonia. La situación es insostenible.

Los tambores suenan en los despachos del gran poder, y en sus oficinas de papel couché, miles y miles de vendidos iluminarán nuestras pupilas con el rastro que dejan los misiles en un nuevo viaje hacia el salvajismo y la barbarie más cruel.

Estamos abonados al fracaso. La percepción social está completamente bloqueada; profesores, intelectuales, lectores, políticos, ciudadanía en general y abanderados de sus causas justas están ciegos. Y en esta coyuntura, donde la realidad siria está siendo destronada por los algoritmos de las redes y las franquicias de las guerras, la posibilidad de hacer frente a tanta fechoría se desmorona. Una impotencia tremenda se adueña de mí cada vez que intento buscar una flor entre tanta mierda.

Te abrazo Siria, en nombre de la paz y escapando del delirio. OTAN no, bases fuera.

Colaboración para «iniciativa debate» y «ojos para la paz»


Deja un comentario

Movimiento BDS

Boicot, Desinversiones y Sanciones

 

Google Images

Google Images

Ahora que vienen el sol y los viajes, tiempos de comprar y gastar, piensa. Hay movimientos, formas de solidarizarnos, acciones comunes que pueden ir más allá. Puede que algunos hasta se pongan nerviosos, e incluso te tachen de todo menos de pacifista. Hay campañas, y también posicionamientos personales llevados a cabo con reflexión y análisis crítico. Cada vez que el dinero se mueve beneficiamos a alguien. Solo se trata de redirigir esos beneficios, para contrarrestar mil y una violaciones que suceden cada día.

El Movimiento BDS se lanzó el año 2005, y no hay mucha información al respecto. Enfrente, tiene a todo un imperio que Occidente pone sobre un pedestal y que tiene manos libres para hacer uso del bien y del mal como el gran justiciero universal.

Tal y como señala Omar Barghouti, cofundador del movimiento, «El BDS es un movimiento no violento de derechos humanos que aspira a la libertad, la justicia y la igualdad para el pueblo palestino, basado en el derecho internacional y los principios universales de derechos humanos. Su lucha no violenta nunca ha sido contra los judíos o contra los israelíes en tanto que judíos, sino contra un régimen injusto que esclaviza a un pueblo con la ocupación, el apartheid y la negación de los derechos de los refugiados, reconocidos por la ONU.

Se necesita una desobediencia civil generalizada contra ésta y todas las demás leyes draconianas de Israel, como hizo el movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos y el movimiento antiapartheid sudafricano. Las leyes injustas y contrarias a la ética no deben obedecerse. Las personas de conciencia deben desobedecerlas colectiva y activamente, y eventualmente repudiarlas».

Necesitamos tantas cosas… Pero estamos abandonados, sin fuerza, sin respaldo, sin los medios… Mientras Palestina continúa desplazada, al otro lado del muro, programada para desintegrarse lentamente, muy lentamente…

Es inconcebible tanta desidia y tanto respaldo institucional al opresor. Nos debemos a la paz, pero para ello hemos de luchar por la justicia y tenemos que ser conscientes de la importancia de estar en movimiento…

Colaboración para Iniciativa Debate

 


Deja un comentario

Alepo zona 0 (Mikel Ayestaran)

Análisis de una charla de un reportero de guerra (que no contempla las políticas bélicas de quienes las diseñan)

O periodismo de baja intensidad

Maxixatzen

Maxixatzen

 

Anteayer tuvimos la oportunidad de asistir a una charla que ofreció el periodista Mikel Ayestaran en Azkoitia (Gipuzkoa). El título de la charla y que acompañaba al cartel, que él mismo decidió, era «Alepo Zona 0», bastante elocuente.

La sala se abarrotó para escuchar sus impresiones. Hay que decir, antes de nada, que si alguien quería averiguar o saber más sobre las claves que conforman toda la tragedia que está sucediendo en Siria, el resumen es muy sencillo. Uno; están los rebeldes por un lado, que ante el acoso del presidente se levantan para exigir cambios y hacer la revolución, dos; que hay dos bandos que tienen sus propios amigos, y tres; que hay dos países un poco más malos que los demás, como son Rusia e Irán.

Hubo claras justificaciones del comportamiento del Imperio, ataques al bloque de Putin, e incluso respuestas paradigmáticas para hacernos creer que las guerras no se realizan siempre para luego ser dueños de los recursos naturales, y un claro ejemplo, dijo, era que en Irak los Estados Unidos y los países que declararon la guerra no son los más beneficiados. Se le olvidó decir (es muy olvidadizo) que el Ejército estadounidense otorgó sin licitación a una división de Halliburton, la sociedad Kellogg, Brown & Root, el principal contrato para luchar contra incendios de pozos de petróleos iraquíes. En cuanto a la explotación de crudo, y siguiendo la hipótesis de una victoria de Estados Unidos sobre suelo iraquí, el predominio angloamericano –si no monopolio– aparecería como el horizonte más probable. Otra cosa es que posteriormente las cosas no salgan como uno quiere, pero los planes originales eran claramente para favorecer la explotación del crudo iraquí. También se le olvidó decir que antes de la invasión y ocupación de Irak, Estados Unidos y otras compañías petroleras occidentales (excepto Francia) estaban totalmente excluidas del mercado iraquí del petróleo, razón por la cual, no hay ningún motivo para que Estados Unidos tuviera que salir beneficiada, a no ser, como ha ocurrido, que tras la invasión hayan sacado su tajada. 

Y así, toda una serie de razonamientos difíciles de asimilar. 

Es sorprendente que a estas alturas todavía no se haya asumido que Estados Unidos exporta lo que vienen considerando «su democracia», como una mercancía del mundo capitalista que se desea imponer vía intervención humanitaria, porque antes, según ellos, había ausencia de ella. Y si hay que matar, se mata. La milicia norteamericana (o los esbirros que mandan para que les hagan el trabajo sucio) sirve para mantener el control estadounidense sobre las materias primas mundiales, y tan cierto es que en el «Informe Kissinger», el plan diseñado en 1974 por el que entonces era Secretario de Estado de los EE.UU., Henry Kissinger,  aprobado en el Congreso como ley, se marca dicha política, dejando bien claro que el ejército de los EE.UU. está al servicio de su economía y que en los lugares donde estos «minerales críticos y estratégicos» se encuentren, los intereses económicos de los EE.UU. coincidirán con las consideraciones militares. La milicia norteamericana es experta en las injerencias (reconvertidas las más de las veces en «guerras civiles» para esconder los planes originales) que, casualmente, siempre giran alrededor del acceso a recursos naturales y a consolidar socios comerciales para expandir los efectos «colaterales» de la globalización. Las demás teorías son una forma clamorosa de aproximarse a la justificación partidista o al paroxismo.

Una de las cosas que más atención (y miedo) me suscita es comprobar como el mundo occidental ha parecido olvidar quienes son los Estados Unidos y como se posicionan en todos los tableros del juego. La propaganda anti-rusa es tan apabullante, que las mismas personas que lo tenían claro al señalar a los norteamericanos como imperialistas implacables en América Latina, ahora, siguiendo la misma política y los mismos métodos, parecen estar cegados para poder observarlo. Es todo un acontecimiento que nos traslada a una realidad inquietante.

Pero para hacer un trabajo exhaustivo de lo que sucedió ayer con la charla, voy a mostrar cuál fue mi interpelación, y cual la respuesta, para observar qué incidencia puede llegar a tener en un auditorio completo que se prestó a escuchar.

Esto es lo que intenté trasladar, con el único fin de hacer ver que en el periodismo actual se oculta información relevante, en claro beneficio de los Estados Unidos, Europa, Israel y la OTAN. Y mi deseo de hacer ver que Mikel Ayestaran no tomó en consideración asuntos de primer orden para hablar sobre lo que está sucediendo en Alepo.

——————————————————————————————————————————————

Photo by joséluis vázquez domènech

Photo by joséluis vázquez domènech

Sabemos que la mayoría de las veces no es importante lo que se cuenta, sino aquello que se esconde y se falsea. Hoy, hemos asistido a un nuevo capítulo donde el periodismo queda bloqueado por una información sesgada y, además, una información que cuadra perfectamente con los intereses de EEUU y de la OTAN. Preocupante y del todo desesperanzador…

Si hoy entrara por esta puerta Hilary Clinton y nos ofreciera su visión sobre Alepo, casi coincidiría plenamente con lo que aquí hemos escuchado. Claro, Hilary es la suministradora de armas para los rebeldes terroristas, del Frente Al-Nusra, Jabhat Fateh al-Sham o Jabhat al-Nusra.

He de explicar por tanto, qué es lo que hoy ha escondido Mikel, y qué es lo que no quieren que sepamos.

Del mismo modo que en Libia los rebeldes salieron a las calles para protestar por su presidente Muamar el Gadafi, en Siria hay también una «revolución» de la que el propio periodista ya nos está dejando constancia en su blog. En él nos cuenta muy bien cómo celebraban en las calles el asesinato del líder libio. Yo tengo muchos vídeos de Alepo, con los sirios celebrando la liberación de su ciudad y la expulsión de los terroristas. Pero Mikel no ha colgado ni un vídeo de esos, ni lo va a hacer. No es importante.

¿De quién es Alepo? ¿De los occidentales imperialistas que quieren derrocar a Bashar Al Assad, o de sus habitantes?

Pero sigamos con Libia. Allí también había rebeldes, como le gusta constatar a Mikel. Pero lo que no nos ha contado, ni a nosotros ni lo ha escrito en su blog, es la existencia de un informe muy importante. 5 años después, y Libia ya destrozada y Gadafi fuera de combate, sale, este septiembre, el Informe del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de los Comunes sobre la intervención en Libia. El Informe es demoledor: el exprimer ministro británico David Cameron (y su amigo Sarkozy) es “responsable” en buena medida de la debacle de Libia y el ascenso del Estado Islámico. Es más, dice que el gobierno británico “no identificó a las facciones islamistas radicales existentes en el seno de la rebelión”.

Pero Mikel, está con los rebeldes, y pone sus vídeos en su blog, para celebrar el asesinato de Gadafi. Y del mismo modo, al principio de las «contiendas» tampoco identifica que en la oposición moderada hay cosas que huelen mal, muy mal (es decir, injerencias planificadas).

Así, tenemos que los rebeldes germinan con facilidad en Libia y ahora también en Siria, brotando de la tierra con una facilidad asombrosa, pero en vez de con flores salen ya con armas.

Prosigo. El año 2007 se revelan unos datos sorprendentes, que Mikel, ha vuelto a esconder.

Donald Rumsfeld, antiguo Secretario de Defensa de Estados Unidos, confiesa al general Wesley Clark, que su país va a invadir Irak, Libia, Siria, Sudán, Somalia, Líbano, y por último Irán. Esto no significa que lo vayan a hacer en el tiempo deseado, o que sus planes tengan éxito, pero sí que lo van a intentar, y en ello están. Los hechos comienzan a suceder en 2001, después de los atentados de las torres gemelas.

Wesley Clark es un militar retirado del ejército de los Estados Unidos, fue Comandante Supremo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte durante la guerra de Kosovo, donde dirigió el bombardeo de la OTAN sobre Yugoslavia. En el año 2003 se postuló como precandidato del Partido Demócrata a la presidencia de los Estados Unidos.

Así, sabemos desde el año 2007 que EEUU tiene la clara intención de destrozar Irak, Libia y Siria. Sucede, pero Mikel no le da importancia, es una casualidad, porque lo importante, son los rebeldes que luchan contra Bashar Al Assad.

También sabemos, por filtraciones de wikileaks, que Hillary Clinton tiene maravillosos planes. Pero créanme, para un periodista de guerra son una nimiedad. Lo primero que podemos leer en un email de dicha filtración es lo siguiente. «La mejor manera de ayudar a Israel a lidiar con la creciente capacidad nuclear de Irán es…, tachín…, ayudar al pueblo de Siria a derrocar al régimen de Bashar Assad».

¿Alguien puede creerse que por nacimiento espontáneo surge una rebelión allí donde hay claros signos de premeditación y alevosía, y claros movimientos estratégicos para que así suceda? Si, Mikel Ayestaran y gran parte de la población contaminada.

Otro  ejemplo de lo que nos esconden. Un ejemplo en el que además, él (Mikel Ayestaran) es el protagonista.

El 15 ó 16 de diciembre, si creo recordar bien, está cubriendo los acontecimientos desde Alepo, y es el momento de darnos noticias sobre la evacuación y la victoria del presidente sirio. Ocurre un hecho fundamental; y me llega esa misma noche información de que el Ejército Libre de Siria ha detenido a unos agentes internacionales. Al día siguiente o a los dos días, no puedo precisar muy bien, entra en directo para EITB, pero se olvida por completo de dicha noticia, y los telespectadores vascos nos quedamos sin parte importante de lo que acaba de suceder.

¿Era importante ésta información? Para Mikel no, para el mundo importantísima. Hasta tal punto que en apenas unas horas se convoca una reunión urgente de la ONU. Francia presenta una primera resolución que no es aceptada por Rusia, pero la jornada del domingo día 18 se reúnen a puerta cerrada, para más tarde, en una reunión del «Grupo de los 15» votar a mano alzada unánimemente a favor del proyecto de resolución 2328, que añade nuevas precisiones. ¿Por qué tanta urgencia? Porque esa resolución está relacionada con las detenciones arriba mencionadas.  

Bashar Jaafari, representante de Siria ante la ONU lo confirma y da sus nombres en una rueda de prensa. “Oficiales extranjeros de inteligencia militar que estaban en Alepo Este con los terroristas son detenidos mientras estaban intentando salir de allí. Un turco, un estadounidense, un israelí, un qatarí, un jordano, un marroquí y seis saudís. Es por ello que hemos vivido escenas de histeria en el Consejo de Seguridad de la ONU, porque el objetivo principal era rescatar a estos agentes” Y no, ayudar al pueblo sirio.

Nadie hasta ahora, y han transcurrido casi dos semanas, ha desmentido esta información, que Mikel Ayestaran esconde, porque no es importante.

Pero más sorprendente es aún para comprender el contenido de la charla, su propia posición y  su propia mirada a lo largo del tiempo. Y expongo, que el 28 de julio de 2010, poquito antes de las multitudinarias protestas contra Basher Al Assad, «porque su pueblo está más que harto de él», Mikel Ayestaran nos regala un pequeño reportaje, que es emitido en el canal vasco de televisión. Dicho reportaje lleva el siguiente titular: “Siria, ejemplo de convivencia entre chiís y sunís”. Entre otras cosas, expresa que «… a diferencia de lo que ocurre en el resto de la región, la buena convivencia entre sectas parece garantizada en este país». Para terminar observando que «Siria es un ejemplo de convivencia en una región marcada por las constantes guerras sectáreas”.

Esto no tendría especial relevancia si seguimos el discurso de este periodista, que actualmente tiene claro que la guerra tiene un importante componente religioso (entre suníes y chiíes), y tiene aún más claro que la vida en Siria era un desastre para la mayor parte de la población, razón por la cual comenzaron las manifestaciones pidiendo más libertad, más democracia, y más apertura.

Y la pregunta, viene por sí sola. ¿Alguien me puede explicar como un país que a mediados de 2010 representa casi un oasis (como deja constancia el propio periodista) en medio  de una zona agrietada por todos lados, y de repente, unos meses después está inmerso dentro de una convulsión social que termina en seguida en una batalla campal?.

La respuesta no deja lugar a muchas dudas. Porque hay una intervención externa, con una inmensa ayuda militar y económica  que hace posible que estallen las revueltas y, con ellas, el caos y la mayor de las tragedias.

Pero no. Tampoco aquí hay respuesta digna de tener en consideración. El silencio solo acompaña al discurso único que planea durante toda la charla. Todo comienza con los rebeldes, que ante la situación que viven, deciden salir a protestar. Y lo dice el mismo periodista que meses antes nos estaba hablando de un lugar al que acudía el turismo religioso en masa porque las cosas estaban muy bien. Es, cuando menos, sorprendente, por no utilizar otros términos. 

Destruida la convivencia que había en pocos meses, se constata que los humanos somos así, nos gusta matar y guerrear y no perder el tiempo en tonterías como vivir la vida. Lo mismo sucedió en Panamá, Yugoslavia y en Libia. Pero no importa. Lo que importa es aquello que nos dicen todos los medios y  Mikel Ayestaran, insistiendo en los rebeldes, seres idolatrados a los que pronto subirán a un altar.

Para terminar abro un interrogante manifestando que para comprender lo que está sucediendo en Siria es poco probable que atinemos si solo nos quedamos con la teoría de las primaveras árabes y las revoluciones de colores. Y por si fuera poco todo lo expuesto, insisto en que es fundamental considerar otras opciones y otros análisis (como las de Nazanin Aramanian) para comprender un poco más todo.  

Deseo terminar haciendo una pregunta, aunque ya en mi exposición hay muchas que se pueden entender como tales, pero todas ellas, acaban sin respuesta alguna. Un vacío absoluto cubre mis palabras, y me quedo encogido, con ganas de salir de allí e incluso pensando que no debería haber ido.

Después de mi intervención, en  el debate con el público no cambiaron mucho las tornas, y al hablar de la complejidad para saber qué está ocurriendo, nos hizo ver que información hay de sobra, que también hay material con teorías conspiranoicas, pero que hoy en día no hay censura. Eso, tampoco lo sabe… Casi me da un síncope y doy este resumen por terminado.

Aplausos, y cierta desorientación. La mayoría allí presente cree haber llenado el zurrón con noticias frescas y se va a casa comentando las mejoras jugadas.

Creo que la presión de cómo funciona el proceso de desinformación y la propagación informativa de un discurso único dificulta sobremanera cualquier posibilidad de ser bien escuchado y entendido. Tengo claro que yo no tengo la razón, y de que estoy incapacitado para llegar a comprender todo lo que sucede en el mundo. Pero creo que hay algo que ayer quedó huérfana, la información. El ponente no hizo mención alguna a todos mis interrogantes, y ni tan siquiera se alteró porque él mismo dijera que en Siria se vivía bastante bien, y al poco tiempo eso fuera un infierno.

A mí me cuesta enormemente comprender todo ello. Tengo mi propia opinión al respecto, pero yo no estoy aquí para meter el dedo en el ojo de nadie ni boicotear la labor de ninguna persona. Solo procuro dejar sobre la mesa información que creo se oculta deliberadamente (bien por ideología, bien por miedo a perder el trabajo, bien por presiones, bien por cualquier otra circunstancia). Es más, invito al propio periodista y a todas las personas que estuvieron allí a que puedan leer este artículo y cada uno de los enlaces que lo acompañan, y me hagan ver que mi postura está muy alejada de la realidad, o en su caso, que no me atengo a los hechos que han ido sucediendo.

Gracias, y hasta más ver!

Colaboración para Ojos para la Paz e Iniciativa Debate

No a las Injerencias, No a la OTAN, No a las bases militares


Deja un comentario

Resumen Geopolítico (Cuba)

Breves:

(Noticias escondidas…, estrategias descubiertas)

Si nos detuviéramos a observar y analizar todos los acontecimientos que no se narran, descubriríamos la razón de ser de las noticias que sí nos llegan. Cuba estaría en el frente de muchos de los estudios que podríamos incorporar en una titulación como Periodismo. Este último año, por ejemplo, ha protagonizado dos eventos importantes para la prensa internacional: el deshielo (o restablecimiento de relaciones) con Estados Unidos y la visita del Papa. Casualmente ambos también se unen, y en realidad la isla queda relegada a un segundo plano. Son Barack Obama y el enviado de Dios quienes acaparan la ovación y el lucimiento. 

Paradójicamente, casi todas las televisiones del mundo anuncian el milagro de esa aproximación y lanzan a los cuatro vientos la buena nueva. Pero los mismos que nos abrieron sus puertas para acceder a dicho espectáculo, nos niegan qué sucede de puertas adentro, e invisibilizan acontecimientos tan importantes como la de una nueva resolución en la Asamblea de la O.N.U. para condenar el bloqueo económico a Cuba.

Fue el 27 de octubre, y la votación es también para guardarla en los manuales de estudios universitarios. De 193 países que votaron, 191 lo hicieron a favor, es decir, pidiendo el levantamiento del bloqueo comercial. Solo dos países lo hicieron en contra. Apuesto a que una mayoría abrumadora da con la tecla en menos de diez segundos. ¿Qué dos estados se negaron a aceptar dicha propuesta?

Google Images

Google Images

La respuesta nos remite al encabezamiento de esta entrada, porque es el resumen perfecto de cómo se las gastan quienes dirigen la estrategia geopolítica de un mundo que va a la deriva, y de cómo nos avasallan y engañan un buen puñado de periodistas a los que no les importa tanta desidia.

/Recordatorio: el histórico embargo fue impuesto el año 1962 después de cristo por el ilustre presidente de los estados unidos john fitzgerald kennedy/

http://www.martinoticias.com/content/eeuu-mantuvo-su-voto-sobre-le-embargo-a-cuba-onu/107795.html


Deja un comentario

El Circo de la ONU

Breves: 3

1- Faisal bin Hassan Trad, embajador de Arabia Saudí en la ONU en Ginebra, fue elegido en junio presidente de un grupo de expertos independientes en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Este cargo le otorga el poder de seleccionar candidatos de todo el mundo allí donde las Naciones Unidas tienen mandato en materia de derechos humanos. 

2- A Israel, pero esta vez en junio de 2014, le fue asignada por 74 votos la vicepresidencia del Comité especial de la ONU encargado de la descolonización. Con un apoyo absoluto del grupo de países occidentales y con la abstención de otros 68. 

3- Hace tres días, 28 de septiembre de 2015, en la Asamblea General de la ONU, Barack Obama descarta promover una alianza internacional para acabar con el terrorismo (Estado Islámico o ISIS), y propone a Irán y Rusia diplomacia, para tratar de alcanzar una solución «política» al conflicto en Siria y para «resolver las tensiones en Ucrania».

Estos acontecimientos no hay que tomarlos como graves excepciones que tienen lugar en los despachos y reuniones de esta organización. Son la esencia misma que brota de cada asamblea. Una envenenada agrupación de Estados que propician el desaliento y la impotencia en quienes asistimos a sus maniobras, que jornada tras jornada proyectan la crueldad que les caracteriza. Veamos sino la lectura que subyace en ellos…

1- La coalición liderada por Arabia Saudí acaba de bombardear Yemen y deja un reguero de sangre, matando «por error» a muchos civiles que estaban celebrando una boda. 

2- Israel bombardea al ejército sirio en la frontera con los altos del Golán. El Consejo de Seguridad de la ONU considera los Altos del Golán como un “territorio ocupado” por Israel.

3- Barack Obama y sus amigos repudian el terrorismo y nos bombardean con las imágenes de decapitaciones y macabras actuaciones de los integrantes del Ejército Islámico, pero ante la propuesta de Rusia de unir fuerzas para luchar contra ellos le contestan que eso no es posible sin antes derrocar al presidente sirio Bachar Al Asad.

Tan solo tres noticias con sus verdaderos destellos, que muestran claramente que estamos gobernados por una serie de psicópatas que una vez que llegan al poder se permiten desvalijar el mundo en honor a su alter ego y sus lucrativos pensamientos.

(Frente a un muro que estamos obligados a derribar)

Photo by Joséluis Vázquez Domènech

Photo by Joséluis Vázquez Domènech